Charles S. Peirce en Ginebra, Suiza

Primer viaje (1870-1871)

Charles S. Peirce visitó por primera vez Suiza en enero de 1871 en el viaje de regreso de la observación del eclipse en Sicilia. Ya en su carta desde Mesina en septiembre le escribía a Zina que "me apetece mucho ir a Ginebra para ver allí un péndulo que determina la fuerza de la gravedad". En su agenda, comprada precisamente en Ginebra el 13 de enero, anota con cierto detalle las penalidades causadas por el frío y los catarros que le afectaron tanto a su esposa Zina como a él mismo a lo largo del viaje. Así relata Peirce a su hermana Helen en la carta del 22 de enero de 1871 las "desgracias" de la parte suiza de su viaje:

Nuestro tren para Ginebra llevaba también un retraso terrible, así que no llegamos a nuestro hotel hasta las 3 de la madrugada. Ginebra es el lugar más frío del mundo excepto uno en Siberia. Nuestra habitación era permanentemente como la esquina de las calles Winter y Tremont [dos calles de Boston] y mi catarro era horrible. Tuve que prolongar mi estancia por esa causa. Cuando salimos nuestro tren tenía un retraso terrible y perdimos nuestra conexión en Berna. Sin embargo, merece mucho la pena retrasarse en Berna. Una ciudad antigua muy curiosa. El oso es el animal sagrado. Hay osos por todas partes. El hotel magnífico. Partimos de Berna pero no pudimos llegar más allá de Basilea. Nos quedamos allí a pasar la noche y como nos íbamos temprano por la mañana dejé parte de los baúles en la estación de tren, pues en Europa sólo hay normalmente una estación en cada ciudad, pero cuál fue mi horror por la mañana al encontrar que allí había dos y que como consecuencia nos habíamos quedado de nuevo. Salimos otra vez por la tarde y llegamos bien en poco tiempo a Estrasburgo.

Charles S. Peirce y su esposa Zina llegaron a Ginebra el día 12 de enero a las 2 de la madrugada y se alojaron en el Hotel Les Bergues. Del día 13 al 17 de enero estuvieron en Ginebra. El día 16 se entrevistaron con Emile Plantamour, Director del Observatorio Astronómico. Las etapas del viaje fueron:

Ginebra: 12, 13-14, 15-16 y 17 de  enero

Berna: 17 de enero

Basilea: 18-19 enero

En Ginebra, según registra en su diario, pasaron mucho frío y visitaron la catedral, "bello ejemplar de la arquitectura románica". No hemos conseguido localizar el libro de registro del Hotel des Bergues en el que se alojaron, que sigue existiendo en la actualidad. Puede leerse la presentación en alemán "Four Seasons Hotel des Bergues".



Ginebra hacia 1875
[Fuente: Photo Inventory]

 

Segundo viaje (agosto-septiembre 1875)

A finales de julio de 1875 Charles S. Peirce viaja de Alemania a Ginebra. En el informe oficial del segundo viaje se describe así la estancia de Peirce en Ginebra y sus trabajos en esa ciudad:


"Appendix no. 15. Measurements of Gravity at Initial
Stations in America and Europe
",
Report of the Superintendent of
the US Coast Survey, 1876, 206
El asistente Peirce continuó después hasta Ginebra donde, tras el regreso del Prof. Plantamour (que primero estaba ausente), se organizó todo rápidamente para oscilar el péndulo reversible en el observatorio de esa ciudad. De esa manera el asistente Peirce tenía, en el punto de partida de sus operaciones con el péndulo de Bessel, la ventaja señalada de recibir los consejos del distinguido savant que introdujo primero su uso, y que ha estudiado tan cuidadosamente los métodos de su manipulación. Los experimentos actuales se llevaron a cabo durante diecisiete días, entre el 26 de agosto y el 17 de septiembre.
Puede describirse aquí el método para realizar los experimentos adoptado por el asistente Peirce. Ha sido ligeramente modificado de vez en cuando, pero su forma última es como sigue: el primer día se miden la rigidez del soporte y la posición del centro de gravedad del péndulo. El día siguiente se dedica a las comparaciones del péndulo y el estándar de medida. Se comienza entonces con las oscilaciones, y no se hacen medidas del péndulo en los días dedicados a estos experimentos. Durante los balanceos del péndulo la "firma" de Repsold está siempre delante. Cada día se oscila primero el péndulo con el extremo pesado hacia arriba, luego con el extremo pesado hacia abajo, y luego de nuevo con el extremo pesado hacia arriba. Dos series así, de experimentos se hacen a veces en un día, pero esto se considera más bien objetable. Después de cuatro series tales el péndulo se vuelve a medir al día siguiente. Se dedica entonces un día a volver a medir. Se hacen después cuatro series más de oscilaciones. Luego se mide el péndulo de nuevo, igual que antes, y se repiten las determinaciones del centro de gravedad y de flexión. Esa determinación podría ocupar quince días, pero en la práctica es necesario variar más o menos el procedimiento. Los tiempos de la oscilación se determinan observando tránsitos del péndulo a través de un telescopio y registrando el tiempo con un cronógrafo. Se observan cien tránsitos cada vez y en uno de los siguientes órdenes:
1. 25 tránsitos de derecha a izquierda, luego 50 de izquierda a derecha, luego 25 de derecha a izquierda.
2. 50 tránsitos de izquierda a derecha, luego 50 de derecha a izquierda.
3. 50 tránsitos de derecha a izquierda, luego 50 de izquierda a derecha.
4. 25 tránsitos de izquierda a derecha, luego 50 de derecha a izquierda, luego 25 de izquierda a derecha.

[Fuente: R. Gautier y G. Tiercy, L'Observatoire de Genève,
1772-1830-1930, Genève, 1930, 29, fig. 2
Se elige entre estos métodos de modo que las señales no interfieran con las pausas de dos segundos del cronómetro, que afectan al mismo péndulo [pen.]. De modo que se toman cuatro series de tránsitos que en sus tiempos medios respecto a las oscilaciones del péndulo tengan las semi-amplitudes de 2º, 1 1/2º, 1º y 1/2º. Se utilizan distintas lentes con una capacidad de aumento casi inversamente proporcional a las amplitudes, de modo que la velocidad que aparece permanezca constante.
El Observatorio de Ginebra es un pequeño edificio con una habitación principal, abierta por grandes puertas de cristal hacia el norte y hacia el sur. El suelo es de alquitrán, y los instrumentos descansan sobre el suelo. Necesariamente había más o menos gente alrededor, y numerosos visitantes entraban cada día por las puertas de cristal anteriormente mencionadas. El asistente Peirce recibió toda la ayuda y atención posible por parte del Prof. Plantamour y sus ayudantes, pero es necesario señalar el hecho de que el lugar apenas era adecuado para tales operaciones. Las observaciones de tiempo fueron realizadas por los ayudantes del Observatorio.

[El texto del valioso libro de Raoul Gautier y Georges Tiercy sobre la historia del Observatorio de Ginebra entre 1772 y 1930 que incluye 26 planchas y 27 figuras está accesible on-line]

 

 









Arriba a la izquierda puede verse el Observatorio de Ginebra en 1870 [Fuente: R. Gautier y G. Tiercy, L'Observatoire de Genève, 1772-1830-1930, Genève, 1930, planchas VII y XI]. A la derecha pueden verse las fotografías que nuestra colaboradora, Jacin Luna, en una visita a Ginebra en 2017, tomó de la Promenade de L'Observatoire, que fue demolido en 1969 y trasladado fuera de la ciudad a Versoix.


No sabemos dónde se alojó Peirce en esta estancia en Ginebra ni hemos localizado más datos personales salvo los que incluye en su carta del 7 de agosto a su madre muy apenado porque Zina se ha quedado en Berlín con su hermana Amy. Transcribimos un párrafo de esa carta:

He ocupado tanto espacio con todo esto que no he dejado nada para las cosas humanas. El hecho es que durante algún tiempo he estado encerrado en mi habitación todo el día trabajando en este asunto. Como consecuencia, no he visto nada. De hecho, desde que Zina me dejó no he visto nada salvo cosas científicas. Estuve en Munich una semana sin entrar a un museo ni ir a ningún sitio excepto a ver a Seidel, Steinheil y Merz. Me pone enfermo pensar que ella se va a casa, pero evidentemente es lo que quiere. No pude convencerla para que viniese a Suiza conmigo. Podría igualmente no tener esposa. No hablo con nadie aquí. En mi desesperación hice que el camarero me sentara ayer en la cena al lado de una mujer inglesa bastante atractiva que había observado que estaba sola, y esas fueron prácticamente las primeras palabras que he dicho. Pero debo animarme y enfrentarme al hecho de que mañana tengo que ir a Chamonix. Tenía preparado un hermoso viaje, pero Zina no quería hacerlo. Creo que está disfrutando mucho de la compañía de Tom Burgess en Berlín. Pienso a menudo en cuánto me gustaría estar de vuelta en tu casa una vez más. Pienso mucho en todos vosotros, aunque no escriba mucho.

 

Según el informe oficial las determinaciones con el péndulo en el Observatorio de Ginebra se llevaron a cabo entre el 26 de agosto y el 17 de septiembre. Probablemente el 18 o el 19 marcha Charles S. Peirce a París donde asistió a la reunión de la Asociación Geodésica Internacional que tuvo lugar entre los días 20 y 29 de septiembre. El 23 de septiembre desde París envía al Superintendente Patterson su informe sobre sus actividades de agosto y septiembre.

El observatorio astronómico de Ginebra en dos fotografías de antes (izq.) y después (drcha.) de 1879.
[Fuente: Bibliothèque de Genève]

El balance de las observaciones en Ginebra no resultó muy positivo. Así describirá los trabajos en la estación de observación de Ginebra en su informe final (Appendix n. 15, p. 203; W4: 81-2):

1. Ginebra. El péndulo fue oscilado en el observatorio, casi en el mismo punto y en el mismo soporte de madera (véase ilustración nº 26 [véase ilustración más arriba]) usado para ese propósito por el Prof. Plantamour, cuyo consejo sobre la manera de realizar los experimentos fue inestimable. Su péndulo fue montado en el extremo este de la sala principal y el nuestro en el extremo oeste. El suelo de esa sala no está (tal y como yo lo recuerdo) un metro por encima del nivel del terreno que, según el mapa de Dufour, está 407 metros por encima del nivel del mar. Los experimentos allí se hicieron en agosto y septiembre de 1875. Debe decirse que la estación no es favorable para el trabajo pendular exacto, tanto por su exposición a cambios de temperatura como por la poca estabilidad del suelo de alquitrán y del trípode.
Después de los experimentos en Ginebra, el péndulo fue imprudentemente confiado a una compañía de Plainpalais, a la que se le había encargado una cámara de vacío. Como consecuencia sufrió graves daños y fue reparado  por los Brunner en París. De esta manera las operaciones en Ginebra están completamente separadas de las de otras estaciones, y están privadas de mucho de su valor.

Tal como relata Charles S. Peirce en su carta del 23 de septiembre de 1875 encargó una cámara de vacío para el péndulo reversible a la Société Genèvoise pour la construction des instruments de physique a la que confió el péndulo. El contramaestre del taller de Plainpalais era M. Ebersberg. Según indica en este informe, el péndulo se dañó en este proceso y tuvo que ser reparado en París.

En la Biblioteca de Ginebra, Salle Eugénie Droz, se conserva este hermoso volumen de Opuscules Scientifiques, número 41 [BGE P 126/41 (14)] con los principales trabajos de geodesia acerca de la "question du pendule". Entre ellos pueden verse en el índice los de Charles S. Peirce (nn. 13 y 14), además de los de los científicos suizos Émile Plantamour (nn. 18-20) y Charles Cellérier (n. 2).


Proyecto de Investigación "Correspondencia europea de Charles S. Peirce: creatividad y cooperación científica" (Universidad de Navarra 2007-09)
Proyecto de Investigación "Charles S. Peirce en Europa (1875-76): comunidad científica y correspondencia" (MCI: FFI2011-24340)

Fecha del documento: 17 de mayo 2010
Última actualización: 31 de octubre 2017
[Página Principal]