Carta de Charles S. Peirce a su madre Sarah Mills
(Londres, 02/04.05.1875)



Se trata de dos cartas fragmentarias de C. S. Peirce desde Londres, fechadas los días 2 y 4 de mayo de 1875, que envía su esposa Zina el 20 de mayo, intercalando unas líneas suyas.

El original se conserva entre los Charles S. Peirce Papers en la Houghton Library (MS Am 1632, L 341) de la Universidad de Harvard. La reproducción digital de la carta ha sido hecha a partir de la fotocopia disponible en el Peirce Edition Project. Para la transcripción se ha tenido en cuenta la que preparó Max Fisch [VBla(4)#5], accesible también en Indianapolis.
Letter transcription
Anterior/Siguiente

 

Londres 2 de mayo 1875

 

Muy querida Madre,

Tengo que agradecerte la única carta que he recibido desde que desembarqué, y lo afectuosa que era1. Tengo un mamotreto de carta esperando2, que enviaré en unos pocos días. Agradécele mucho a papá sus cartas de presentación3. Pídele a la tía Lizzie4 que me consiga la fórmula del Dr. White para el pelo y que me la envíe, ya que la he perdido. Esperaba grandes cosas de

 

 



ella en lo que a escritura de cartas se refiere, pero hasta ahora no ha llegado ninguna. Todavía no he tenido tiempo de hacer mucho en el British Museum y ahora está cerrado por una semana. Me tomaré por lo menos un día para buscar a los Peirce allí. Pero no veo cómo voy a averiguar quién ostentaba ese escudo de armas5. Veo que la casa de Clarges St. ya no está a cargo de la misma persona que la tenía cuando estuvimos aquí, y ahora es prácticamente un lugar para americanos6. Me gusta mucho Hummel como lugar para camisas. Pero los gastos aquí son enormes. Todos los precios son un tercio más caros que cuando estuve la vez anterior.

_____________________________________________________

Mi querida Madre: La carta Great Eastern de Charley -como la bauticé7- fue enviada hace tiempo, y le envío estos papeles que he encontrado en su carpeta para que vea que ha pensado a menudo en usted, aunque vive en un torbellino tal que no ha terminado ninguno de ellos. Quería haberlos enviado antes, pero enfermé de gripe y no he podido. Acabo de enviar una carta larga a Rose8 y le he pedido que le deje verla.

 



 

Es solo la segunda vez que he escrito desde la llegada, excepto meras notas. Por favor, dígale a la querida Helen que dejé su paquete, correctamente dirigido y franqueado, al encargado del hotel de Liverpool para que lo enviara por correo expreso o transporte de paquetes a Mr. Wright9, y espero que llegue bien. Me alegró tener noticias de ustedes dos ayer. Pronto escribiré más largo. Salimos para Hamburgo el 25 de mayo (ahora es 20 de mayo). Ando ahora con unas prisas terribles por haber estado tanto [tiempo] enferma, y hoy no puedo escribir más. Con el mejor amor para todos, con tanto cariño como siempre 

Zie

 

4 de mayo 1875

No recuerdo qué día fuimos al observatorio de Kew. Fui y arreglé todo para oscilar mis péndulos allí, pero como ahora no están disponibles para mí, probablemente no oscilaré en Inglaterra hasta la próxima primavera, sino que continuaré hasta Alemania en unas pocas semanas. El pasado domingo Zina y yo salimos a cenar a Greenwich. Tomamos nueve clases diferentes de pescado. Un poco demasiado. Primero lenguado hervido y salmón hervido, ambos sin salsa. Después croquetas de gambas y

 

 

 

 

arenques fritos. Después cusk à la crême y anguila con salsa marrón. Después curry de rodaballo y un pescado rojo parecido al salmón pero más pequeño con salsa chow chow, y unos peces blancos pequeños.

Ayer visité al Enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de los Estados Unidos ante la corte de St. James, y como nunca has visto un hipopótamo no sé si podría darte una descripción mejor de uno que decir que se parece al General Schenck, y si alguien hubiese visto un hipopótamo y quisiera saber cómo

 

 

era Schenck no podría darle una descripción mejor que decir que se parece al hipopótamo. Pero si alguien hubiera tenido el privilegio de conocer a los dos augustos personajes, entonces el placer que obtendría de su comparación sería muy grande. El General fue agradable y habló de Bache, y dijo que su hija conocía a papá. Afirmó que la vida en Londres es una existencia de cartón piedra que no era mala. También vi al presidente del Comité de Kew, y me resultó odioso10. ¡Qué burocracia! Él hace gala de su mejor disposición

 

 

para que oscile mis péndulos en Kew, pero como una mera cuestión formal desea que solicite al ministro americano que solicite al British Foreign Office que solicite a la Royal Society que solicite al Comité de Kew que solicite al director del observatorio de Kew las instalaciones que yo desee. Si ellos piensan que saben cómo no hacerlo, encontrarán que yo sé cómo hacerlo. Hoy he ido a los salones de la Royal Society y he estado viendo los retratos, etc., que son muy interesantes, y he recibido una invitación para asistir a las reuniones de la Sociedad.

 

 

Después he ido a ver a Clifford11 y he tenido con él una interesante charla acerca de lógica, etc., y voy a cenar allí el domingo. Esta tarde he recibido una nota de Herbert Spencer12 diciendo que ha conseguido que entre gratuitamente en el Athenaeum Club, que es el primer club en Londres. Así que siento como si el día de hoy compensara por el de ayer.

 

Daré ahora alguna breve explicación de lo que hemos estado haciendo en Londres. Estamos cómodamente instalados en casa de Mrs. Walter13. Tenemos comedor, como llaman siempre al salón de la planta baja, y las "dos habitaciones traseras" con un vestidor. Tomamos las comidas con la familia, que preferiría no hacer

 

 

 

[...] otros son

[...] los

[...] en los

[...] caoba

[...] [il.]


lector en [...] Museo, que está solo a una cuadra de nuestra casa. Me han hecho miembro de dos clubs: el Athenaeum y el Savile. El Athenaeum es sin duda el primer club de Londres. Es un edificio de aspecto suntuoso, pero por dentro parece desnudo y hay demasiados hules y esteras y muy pocas cortinas, o al menos esa es la impresión que de algún modo produce. Al mismo tiempo

 

es muy cómodo, y tiene una gran biblioteca y todos los libros nuevos. La mayoría de los miembros son caballeros de pelo canoso. La mayor parte de ellos escriben toda la tarde y el resto leen. Hay una pequeña sala de fumar en el sótano y una mesa de billar con troneras. Habitualmente no hay mesas de whist, pero muy a menudo hay algún juego organizado en una pequeña mesa redonda de una apartada sala. El club Savile es principalmente social y se sirve una table d’hote a las siete. Es un lugar bonito y muy pequeño. Cené allí la noche pasada y estuve hasta cerca de las diez hablando con

 

Lockyer14. Hemos ido cuatro veces al teatro. Dos para ver a actores americanos: Sothern, que es ahora arrendatario del Haymarket, y J. S. Clarke en Wellington de Boots & Toodles. También fuimos a ver Tom Cobb por el autor de Bab Ballads, que es muy buena y está muy bien representada en el teatro St. James, y fuimos también a ver la horrible Round the World in 80 days. Ayer fuimos a un concierto filarmónico y disfrutamos mucho. Hemos hecho poco turismo, ya que la salud de Zina no ha sido muy buena. Hemos estado cenando con los Spottiswoode15, una casa magnífica. Hoy voy a cenar a casa de Clifford16. También he cenado con Sylvester17. He estado en Cambridge y he visto a Maxwell, quien me mostró su nuevo laboratorio, que es espléndido. Vi allí a Palmer y conocí a un Mr.

 

Gordon, que me invitó a cenar. Tanto allí como con los Spottiswoode toda la cristalería era veneciana, que es ciertamente muy bonita. En casa de los Spottiswoode la mayor parte de la vajilla, etc., era de mayólica. Me han invitado a asistir a las reuniones de la Royal Society y de la Mathematical Society. Mucha gente me ha hablado de mi Lógica de relativos y querían ejemplares, así que le he pedido a Zina que escriba a Rose para que envíe algunos.

 

 


Notas

1. No se ha localizado esta carta que no se conserva entre los Charles S. Peirce Papers en la Houghton Library (MS Am 1632, L 341) de la Universidad de Harvard.

2. Se refiere probablemente a la carta del 24 de abril que no habría despachado todavía, o quizás incluso a la carta larguísima ["a mammoth letter"] y con abundantes fotos de los días 14 y 18 de abril.

3. De la misma manera que en el primer viaje Benjamin Peirce había entregado cartas de presentación a su hijo para los científicos a los que iba a visitar, por ejemplo, Augustus de Morgan, en este viaje debió de darle cartas de presentación para Maxwell, Airy, Spottiswoode y otros. Todavía no se ha localizado ninguna.

4. Se trata de la hermana de su padre, Charlotte Elizabeth Peirce (1804-1888), soltera, experta en literatura francesa y alemana, de la que se conserva abundante correspondencia –con letra muy difícil— comentando asuntos de la familia. Elizabeth era políglota, gran escritora de cartas y cuidadora entusiasta de su jardín. [Fuente: Edward R. Hogan, Of the Human Heart. A Biography of Benjamin Peirce, Bethlehem, Lehigh University Press, 2008, pp. 308-309; p. 331]. Del primer viaje de Peirce por Europa se conserva una carta suya a tía Lizzie desde Roma, escrita el 16 de octubre de 1870.

5. Este comentario, unido al hecho de que en el tercer pliego está cortada la parte superior, lleva a pensar que probablemente el escudo de armas que encabeza esta carta pertenecía a la tradición familiar de los Peirce y la madre le había pedido expresamente que averiguara quién en Inglaterra lo había ostentado originalmente. Quizá Charles S. Peirce cortó el escudo del tercer pliego para llevárselo físicamente al British Museum.

6. En su viaje precedente Charles y Zina se habían alojado, según anota en su agenda del 30 de enero de 1871, en la casa de huéspedes de Mrs. Sharman en el número 1 de Clarges Street. De hecho la menciona en sus recomendaciones para una estancia en Londres en el MS 1560a. El comentario de Charles S. Peirce sugiere que deseaba alojarse en lugares ingleses y no en casas de huéspedes llenas de norteamericanos.

7. Ese era el nombre del barco con el que James Anderson tendió el primer cable telegráfico entre América e Inglaterra en 1865. Como la carta de Charles era larguísima —45 páginas— bien merecía ese nombre.

8. Rose Fay (1853-1929) era hermana de Zina. Se casó en 1890 con el director de orquesta, Theodore Thomas (1835-1905). Era conocida en Chicago por sus colaboraciones en la prensa y su trabajo como artista. En 1904 publicó Our Mountain Garden (MacMillan, Londres), y en 1911 publicó Memoirs of Theodore Thomas (Moffat Yard, Nueva York).

9. En la carta de James Mills Peirce a su madre del 20 de septiembre de 1874 aparece Frank Wright como un transportista que utilizaban para enviarse paquetes.

10. Se trata de Robert H. Scott (1833-1916) quien en su historia del Kew Observatory, escrita diez años después (1885), recordará expresamente la petición que Charles S. Peirce había hecho en 1875 a través del Almirantazgo a la Royal Society para oscilar sus péndulos en el Observatorio de Kew. Una vez que se otorgó el permiso, Peirce pudo hacer sus observaciones en junio de 1876 (Cf. R. H. Scott, "The History of the Kew Observatory", Proceedings of the Royal Society, 1885, 67).

11. Charles S. Peirce había conocido a William K. Clifford (1845-1879), en Sicilia en diciembre de 1870 pues había formado parte de la expedición británica para la observación del eclipse de sol. Probablemente hacen juntos parte del viaje de regreso: el 2 de enero de 1871 están juntos en Roma. Clifford tenía un gran concepto de Peirce como lógico al que consideraba como "el segundo hombre desde Aristóteles".

12. Llama la atención la hospitalidad con Charles S. Peirce por parte de Herbert Spencer (1820-1903), quien desde 1870 era el más afamado filósofo de Inglaterra. No se conserva esa nota de invitación, pero sí la que recibió en 1870 Benjamin Peirce para entrar en el Athenaeum. Como miembro distinguido del Athenaeum, Spencer abrió las puertas a Peirce en ese selecto club de artistas y científicos.

Casi treinta años después, con ocasión de la muerte de Herbert Spencer en 1903, Charles S. Peirce recordará agradecido esta invitación: "Cuando estaba yo en Londres en 1871 [en realidad 1875] era un hombre joven, más oscuro aun si cabe de lo que soy ahora. Spencer se enteró de mi estancia allí y siendo de la Junta del Athenaeum Club, me recomendó como uno de los doce no-miembros que eran admitidos a la vez. No había ningún otro motivo posible para hacer esto excepto su deseo de favorecer a un sincero investigador. Por consiguiente, llegué a encontrarme con él a diario durante aquella temporada. Tuve la oportunidad de verle a él diariamente y a la mayoría de los principales hombres de la ciencia y de la literatura".

13. Max Fisch lee Mrs. Multer's. No hemos encontrado ningún rastro de ese alojamiento.

14. J. Norman Lockyer (1836-1920) había sido el astrónomo jefe de la expedición británica de observación del eclipse en Sicilia en diciembre de 1870. En la agenda de Charles S. Peirce del 13 de febrero de 1871 anota que durante su estancia en Londres visitó a Lockyer ese día. Se conserva una carta de Peirce a Lockyer de febrero de 1871. No se han encontrado hasta ahora otras cartas de Charles S. Peirce a Lockyer.

15. William Spottiswoode (1825-1883) había invitado a Benjamin Peirce en enero de 1871 a presentar su libro en la London Mathematical Society. Sería presidente de la Royal Society entre 1878 y 1883. Convendría revisar en la correspondencia de Spottiswoode si se conservan rastros documentales de su trato con C. S. Peirce.

16. El 7 de abril, esto es, poco menos de un mes antes, Clifford acababa de casarse con Lucy Jane Lane (1845-1929) y se habían instalado en 26 Colville Road, cerca de Notting Hill Station en Bayswater. Según su biógrafa M. Chisholm, invitaban con regularidad a amigos y colegas los domingos por la tarde: se conoce que Peirce fue uno de los primeros en beneficiarse de esa hospitalidad el domingo 9 de mayo [M. Chisholm, Such Silver Currents. The Story of William and Lucy Clifford 1845-1929, Lutterworth Press. Cambridge, 2002, p. 41]. 

17. Karen  V. H. Parshall, autora de James Joseph Sylvester: Life and Work in Letters  y de la biografía reciente James Joseph Sylvester: Jewish Mathematician in a Victorian World no conserva en su archivo documental datos de Sylvester entre febrero y septiembre de 1875 que pudieran contextualizar esta cena con Peirce. Sylvester vivía en 60 Maddox St  cerca de Regent St en Londres y frecuentaba también el Athenaeum. Agradecemos vivamente la ayuda de la prof. Karen V. H. Parshall.

El matemático inglés James Joseph Sylvester (1814-1897) tendrá una dilatada relación con su padre Benjamin Peirce y con Charles S. Peirce, coincidiendo ambos como profesores en la recién creada Johns Hopkins University (Baltimore, Maryland) entre 1877 y 1883. Las relaciones entre ambos científicos merecen también un estudio particular. Sobre Sylvester puede leerse el trabajo de Raymond Clare Archibald, "Unpublished Letters of James Joseph Sylvester and Other New Information concerning His Life and Work", Osiris, Vol. 1 (Jan., 1936), pp. 85-154.

 


Traducción de Sara Barrena (2012)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "Charles S. Peirce en Europa (1875-76): comunidad científica y correspondencia" (MCI: FFI2011-24340)

Fecha del documento: 29 de mayo 2012
Última actualización: 1 de agosto 2017
[Página Principal]