Carta de Charles S. Peirce a Carlile P. Patterson
(Stuttgart, 27.09.1877)



Esta carta fue escrita por C. S. Peirce a Carlile P. Patterson, superintendente del U. S. Coast Survey, el 27 de septiembre de 1877 desde Stuttgart narrándole su viaje desde Plymouth hasta aquella ciudad donde iba a celebrarse el congreso de geodesia.

El original se conserva en
The National Archives, Record Group 23, Assts H-Q 1877, Box 374, (Stack 130, Row 7, Compartment 15, Shelf 4). La reproducción digital ha sido hecha a partir de una fotografía tomada por Karen Needles expresamente para nuestro proyecto. Para la transcripción se ha tenido en cuenta la que preparó Max Fisch, accesible también en Indianápolis.
Letter transcription

 


Stuttgart, 27 de septiembre de 1877


Muy querido Señor,

Llegué a Plymouth el lunes a las once de la noche y fui a Londres en un tren especial que llegó por la mañana. Dejé Londres el martes por la noche1 y llegué a Bruselas a través de Ostende el miércoles (ayer) por la mañana. Me quedé un día para descansar y conocer y tomé el tren a las once de la noche2; vine directamente hacia aquí, a donde he llegado esta tarde a tiempo de llegar tarde a cenar. Al bajar, he visto a un buen número de viejos amigos en una mesa que estaba llena. Me he sentado silenciosamente

 

en otra, no deseando interrumpir la cena con explicaciones. Sin embargo, Oppolzer pronto me ha descubierto y se ha acercado a hablarme, y después han venido los otros y estaban muy sorprendidos de mi repentina aparición. Después de la cena me he encontrado con el General Baeyer, que me ha recibido muy cordialmente, como todos. Hasta ahora he visto a Baeyer, Ibáñez, Plantamour, Oppolzer, Hirsch, Ferrero, Bruhns, Perrier y otros a los que no conozco tan bien3. Las reuniones comenzaban hoy, pero la sesión de hoy era solo formal4. Temo que la reunión no sea tan buena como de ordinario, ya que hay demasiadas cenas oficiales y celebraciones


y gente que no quiere quedarse mucho. Esto es culpa de los Würtembergers5. No creo que vayamos a tener en total tres o cuatro días de trabajo serio. Sin embargo habrá muchas ocasiones para hablar. Todos elogian mi artículo6 y Oppolzer dice que desea retractarse del todo de lo que dijo en contra de mi postura. Ha medido su flexión y encuentra que es casi exacta a la mía, lo que resulta gratificante, ya que nuestros resultados sin corregir en Berlín casi coincidían.

Plantamour también ha estado midiendo su flexión de otra manera, que parece ser extraordinariamente exacta y que tendré la oportunidad de ver en

 

Berlín. Va a oscilar allí (de acuerdo a la propuesta que yo hice en el encuentro de París) en octubre.

Parece que querían enviar una invitación formal a la Coast Survey para que enviáramos un representante a este encuentro, pero cuando lo pensaron se dieron cuenta de que ya era demasiado tarde; sin embargo, se envió una invitación informal dirigida a mí7, aunque yo ya había partido. Ellos habían calculado que probablemente sería demasiado tarde y por lo tanto se sorprendieron mucho al verme.

Nada podría haber sido más agradable que mi recibimiento.

Perrier habló de usted y deseaba que le recordara, y varios amigos de Hilgard preguntaron por él.

Por favor, reenvíe esta nota a mi padre.

Muy respetuosa y sinceramente suyo,

                                   C. S. Peirce

 

Sr. C. P. Patterson
Supt. U. S. Coast Survey
Washington D. C.

 

 


Notas

1. Así describe en su carta del 2 de noviembre a su madre esta breve estancia en Londres y las gestiones y compras que allí hizo: "Tomé un tren especial a Londres que llegaba por la mañana. La ciudad me pareció más fea que nunca. Fui a ver al editor del XIX Century, que combina los oficios de banquero y editor. No me gustó mucho, aunque trató de ser civilizado. No creo que mis artículos vayan a aparecer allí. Le compré a Padre su manta de viaje, que es muy bonita, pero me engañaron con el precio. La compré en la City, pensando que allí sería mejor, y después me encontré con que en el West End podría haber conseguido una mejor y más bonita por menos dinero. A pesar de todo puedo asegurar que es extremadamente cómoda y prefiero quedármela. Costó tres libras. También reemplacé el cepillo de uñas que esa madre mía me robó. No sé dónde aprendió ella esas maneras: desde luego no de mí. También compré media docena de calcetines e hice que me imprimieran cien tarjetas con mi placa".

2. Transcribimos aquí lo que con más amplitud escribe a la carta a su madre del 2 de noviembre: "Esa misma noche salí para Dover-Ostende-Bruselas, a donde llegué la mañana siguiente. Pasé el día visitando la ciudad, que no conocía. Resultó que era el día de la independencia2 de Bélgica y había muchas cosas que hacer. Por la tarde fui al teatro y vi una obra muy divertida, y después del teatro tomé un tren para Stuttgart". Puede leerse más información al respecto en la página "Charles S. Peirce en Bruselas".

3. En la carta a Kehler de 1911 relata ese encuentro de la siguiente manera: "Llegué al hotel por la tarde durante la cena. Sabía que había dos hombres que creían en mí, o más bien uno y un tercio. El uno era el General Baeyer, el líder de la geodesia europea. El tercio era una fracción de Mr. Emile Plantamour, que me había visto trabajar en Ginebra. Me encontré con el General Baeyer y su hija en el pasillo del hotel cuando me iban a mostrar la habitación, y el viejo general, que había estado luchando por mí todo el día pero que realmente no sabía mucho acerca de la cuestión, estaba tan encantado de verme que ¡me rodeó con los brazos y me besó en las dos mejillas!".

4. Puede leerse la crónica de esta primera sesión en el volumen de actas Verhandlungen der vom 27. september bis 2. october 1877 zu Stuttgart abgehaltenen, C. Bruhns y A. Hirsch, eds., Georg Reimer, Berlin, 1878, pp. 85-99.

5. Stuttgart es la capital del reino de Würtenberg y al parecer Peirce quedó inicialmente impresionado por los planes festivos previstos para agasajarles.

6. Puede leerse la traducción castellana en la carta del 13 de julio de 1877 de Charles S. Peirce a Émile Plantamour.

7. No hemos localizado todavía esa invitación informal.


Traducción de Sara Barrena (2018)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "La correspondencia del tercer viaje europeo de Charles S. Peirce (septiembre-noviembre 1877)"

Fecha del documento: 15 de enero 2018
Última actualización: 12 de febrero 2018

[Página Principal]