Carta de Charles S. Peirce a Carlile P. Patterson
(Stuttgart, 29.09.1877)



Esta carta fue escrita por C. S. Peirce a Carlile P. Patterson, superintendente del U. S. Coast Survey, el 29 de septiembre de 1877 desde Stuttgart dándole noticia de su exitosa participación en el congreso de geodesia celebrado allí.

El original se conserva en
The National Archives, Record Group 23, Assts H-Q 1877, Box 374, (Stack 130, Row 7, Compartment 15, Shelf 4). La reproducción digital ha sido hecha a partir de una fotografía tomada por Karen Needles expresamente para nuestro proyecto. Para la transcripción se ha tenido en cuenta la que preparó Max Fisch, accesible también en Indianápolis.
Letter transcription

 


Stuttgart, 29 de septiembre de 1877


Mi querido Señor,

Ayer no hubo reunión de la asociación debido a las carreras, etc. en Cannstatt. En efecto los stuttgartenses han cometido el error de organizar un montón de diversiones que afectan a los negocios y que eran totalmente innecesarias.

Esta mañana, después de los asuntos preliminares, el presidente1 ha leído su carta; todo el grupo se ha levantado y el presidente me ha dado la bienvenida a la asociación, a lo que he respondido agradeciéndoselo en mi nombre y en el de la Coast Survey2. Después de leer los informes habituales de diferentes países (que constituyen los asuntos preliminares

 

de cada sesión y que se distribuyen a lo largo de todo el tiempo) se ha sacado de inmediato el tema del péndulo, aunque no era su turno. Ha comenzado el profesor Plantamour como presidente del Comité especial sobre esa cuestión y ha descrito los experimentos que fue llevado a hacer como consecuencia de mis investigaciones. Estos experimentos tienen una exactitud extraordinaria. El método es que el movimiento del trípode haga girar un pequeño espejo en el que se ve una escala distante a través de un telescopio. De esta manera se obtiene un aumento de 3.000. Resulta innecesario usar una pesa. La misma oscilación del péndulo es suficiente.


La fricción de la palanca que sujeta el espejo ha de ser permitida. Cuando se usan pesas estas han de ponerse y quitarse de forma rítmica y acompasada con el péndulo. El trabajo del Sr. Plantamour, que he examinado en detalle, es muy bonito.

Yo iba después de Plantamour y he dado una explicación de mi trabajo. He expresado la convicción de que el método usado por mí era perfectamente satisfactorio, que la elasticidad no es una "fuerza caprichosa" (como Plantamour la había llamado), no más que cualquier otra, y que solo teníamos que considerar sus leyes y proceder de acuerdo con ellas.

Ha seguido Hirsch. Ha comenzado retractándose sin condiciones de sus anteriores opiniones sobre la cuestión y ha dado ahora resultados de sus propios experimentos, especialmente sobre pilares, etc., mostrando que todos se mueven. Ha dicho que ha sido llevado a esto como consecuencia de

 

leer mi escrito.

Faye ha propuesto después un método para obviar la fuente del error oscilando dos péndulos al mismo tiempo en direcciones opuestas.

Yo he hablado sobre esta cuestión y he mostrado la naturaleza de la influencia que un péndulo tiene en otro, y he expresado la opinión de que tal influencia no sería una fuente de dificultad en la disposición de Faye. Sin embargo yo prefiero usar la palanca con un espejo y mantenerlo durante los experimentos, con el reflejo de un rayo de luz en la pared mostrando si alguna sacudida anormal ocurre durante el trabajo. Ese punto de luz ha de observarse constantemente.

Han seguido Oppolzer y St. Claire Deville. Todo el mundo habla de mi trabajo como muy importante y haciendo época en el trabajo pendular. El lunes por la noche saldrá el trabajo.

Muy respetuosa y sinceramente suyo,

                                  

C. S. Peirce

 

 

 

 

Por favor, reenvíe esta carta a Cambridge3.

He recibido hoy un tratado sobre mínimos cuadrados en el que se menciona mi artículo de la Coast Survey4 y se copian de él algunas cifras5.

 

 


Notas

1. El presidente era el profesor de Stuttgart Paul Heinrich Zech al que Peirce no parece tener singular aprecio. En su carta del 2 de noviembre a su madre dirá que "le detesta", sin embargo, cuando Charles S. Peirce dé instrucciones para la distribución de Photometric Researches (1878) indicará expresamente que se le envíe un ejemplar a él (Kepplerstrasse 19, Stuttgart) y al profesor Hugo Schoder (1836-1884) (Kreuerstrasse 8, Stuttgart).

2. En el volumen de las actas tanto en la edición en alemán (p. 20) como en francés (pp. 100-101), a renglón seguido de la carta de Patterson a Ibáñez se indica: "El señor Zech expresa su bienvenida al señor Peirce, delegado de América, y agradece en nombre de la asamblea al Coast Survey americano por el interés que muestra en los trabajos de la Asociación Geodésica. El señor Peirce agradece al presidente sus amables palabras y testimonia la satisfacción de poder asistir a las deliberaciones del congreso".

3. En la Houghton Library se conserva una copia de esta carta manuscrita por Sarah Mills Peirce. Muy probablemente Benjamin Peirce se refiere a esta carta de su hijo Charles en la suya a Carlile P. Patterson de 17 de octubre de 1877.

4. Se trata de su artículo "On the Theory of Errors of Observations", Coast Survey Report 1870, 200-224.

5. Se trata seguramente de la Esposizione dei metodo dei minimi quadrati (Firenze, 1876) que Annibale Ferrero debió entregarle en Stuttgart. En la página 50 de esta Esposizione Ferrero cita los datos de Peirce de sus experimentos con el cronoscopio de Hipp. Peirce publicará una recensión de este trabajo en el American Journal of Mathematic 1/1 (1878), 59-63. En la carta del 2 de noviembre a su madre dirá Peirce sobre Ferrero: "El coronel Ferrero es un diputado italiano y un hombre muy listo. Es matemático y acaba de publicar un trabajo muy interesante sobre los mínimos cuadrados. Es joven y guapo y lleva un impresionante uniforme. Se puso en contra de Baeyer en un pequeño punto sobre el cálculo de la triangulación, e incluso llegó tan lejos en su terquedad como para decir que las diferentes investigaciones son responsables de la opinión del mundo científico y que no necesitan someterse a la voluntad de ningún individuo. No hace falta decir que fue completamente barrido por las fuerzas de Baeyer. Está profundamente enamorado de una dama cuyo linaje pertenece al Infernode Dante, y recibía diariamente una carta suya y generalmente también un telegrama. Solía venir a leérmelos y a hablar sobre ellos conmigo. Es muy afable y también extremadamente listo. Le gusta mucho hablar y no evita ninguna cuestión por personal que le resulte. Llama la atención sobre la brillantez de sus demostraciones, etc.".


Traducción de Sara Barrena (2018)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "La correspondencia del tercer viaje europeo de Charles S. Peirce (septiembre-noviembre 1877)"

Fecha del documento: 6 de febrero 2018
Última actualización: 13 de febrero 2018

[Página Principal]