Descripción general del segundo viaje de C. S. Peirce a Europa
(3 de abril 1875-20 de agosto 1876)



El segundo viaje de Charles S. Peirce a Europa tuvo lugar entre abril de 1875 y agosto de 1876. Constituye la estancia más prolongada de Peirce en Europa entre las cinco que realizó al servicio del United Coast and Geodetic Survey. Quizá fue también el viaje más significativo a nivel personal, pues supuso el final de su matrimonio con Melusina Fay. Este segundo viaje forma parte de la etapa más activa de Peirce como científico, que no tenía todavía en esos años ninguna posición académica. La intensa actividad científica de Peirce estuvo impulsada por la iniciativa de los responsables del Coast Survey, entre otros de Benjamin Peirce, de dar a la agencia un alcance intercontinental. La actividad científica de esos años supone también una mayor especialización de Peirce, que había dejado de estar dedicado a la astronomía para centrarse en la geodesia.

En la primavera de 1874, Benjamin Peirce renunció a su puesto de Superintendente del Coast Survey y pasó a ser 'consultor geómetra', manteniendo de ese modo su influencia en la institución pero liberándose de la carga administrativa. Benjamin y Carlile P. Patterson, el nuevo Superintendente, decidieron a finales de 1874 que Charles Peirce debería pasar al menos un año en Europa para mejorar la geodesia estadounidense y llegar a poner esa ciencia al nivel europeo.

El naturalista Louis Agassiz, el matemático y tercer Superintendente del Coast Survey, Benjamin Peirce, y el antiguo oficial de la Armada, inspector hidrográfico y cuarto Superintendente del Coast Survey Carlile P. Patterson.

[Fuente: NOAA. Photo Library]

De acuerdo con esa decisión, Charles y su esposa Zina, junto con el ayudante de Peirce, Henry Farquhar, partieron hacia Europa en abril de 1875, donde Peirce debía estudiar técnicas de investigación gravimétrica. Para esa fecha, Peirce había completado la mayor parte de sus Photometric Researches, pero quería todavía realizar un estudio más completo de catálogos de estrellas anteriores. Durante el segundo viaje a Europa, pudo examinar manuscritos medievales y renacentistas del catálogo de estrellas de Ptolomeo en la Biblioteca Nacional de París y en el British Museum. Además, investigó los métodos usados en la preparación de un catálogo más reciente, el Durchmusterungde Argelander y Schönfeld en el Observatorio de Bonn. La versión final de Photometric Researches, publicada en 1878, incluía su propia versión del catálogo de Ptolomeo, así como una carta de Schönfeld respecto a los métodos usados en el Durchmusterung.


SS Adriatic
En abril de 1875, durante la travesía a Europa a bordo del Adriatic, Peirce se encontró con William H. Appleton, editor del Popular Science Monthly, quien le ofreció un buen precio por algunos artículos para la revista. Charles y Zina llegaron a Liverpool a mediados de abril, y pasaron una semana visitando diversos lugares de Inglaterra. Peirce habló de geodesia con varios fabricantes de instrumentos y científicos británicos, entre otros con James Clerk Maxwell en el Cavendish Laboratory de Cambridge, quien estuvo de acuerdo con sus opiniones acerca de las características de la resistencia que afecta a los péndulos. Se reunió también con el matemático William K. Clifford, con quien habló acerca de la lógica de relativos y del libro que se proponía escribir sobre esa materia. Visitó además el Observatorio de Kew, donde comparó sus medidas sobre los péndulos con las medidas europeas.

De Inglaterra, Zina, Farquhar y Peirce se fueron a Hamburgo a recoger un péndulo Bessel reversible, adecuado para determinaciones absolutas de la gravedad, que habían encargado dos años antes a A. & G. Repsold e hijos. Parece ser que este encargo constituía uno de los objetivos principales del viaje. Otro de los objetivos era visitar las llamadas "estaciones iniciales" europeas para el estudio de la gravedad, a saber, las de Berlín, Ginebra, París y Kew, por lo que de Hamburgo continuaron viaje a Berlín. Allí, Zina visitó a su hermana Amy, que continuaba estudiando música, y Charles tuvo varias entrevistas con el general Johann Jakob Baeyer, fundador y presidente del Royal Prussian Geodetic Institute.

En septiembre de 1875, la Comisión Permanente de la Asociación Internacional de Geodesia se reunió durante diez días en París, presidida por el español Carlos Ibánez de Ibero. En uno de esos días también hubo una reunión de la Comisión Especial sobre el péndulo, a la que Peirce reportó sus hallazgos en Ginebra. El Comité Especial informó a la Comisión Permanente. Peirce tomó parte en la discusión de su informe. Se convirtió así en el primer participante invitado de América en las reuniones del Comité de una asociación internacional de científicos.

En julio Peirce se marchó solo a Ginebra, donde había quedado con el Profesor Émile Plantamour, director del Observatorio de Ginebra, para probar su nuevo péndulo. A partir de septiembre Peirce se trasladará a París. Peirce se encontró solo allí, una ciudad que atravesaba un periodo especialmente creativo respecto a la literatura, la ópera, la pintura y el espectáculo. Si el primer viaje de Peirce estuvo marcado por numerosos lugares que le influyeron, en este segundo viaje fue París la ciudad que influyó más profundamente en él. De esos meses en París parece proceder, por ejemplo, su gusto por la literatura francesa. Aprendió allí a refinar su estilo de vida, a apreciar comidas, vinos, etc.

Durante su prolongada estancia en París, Peirce perfiló las ideas finales de la serie de artículos de "Illustrations of the Logic of Science", que aparecerían dos años más tarde. A pesar del trabajo y de su interés por la vida y la cultura francesas, ese periodo parisino está marcado para Peirce por una profunda depresión debida a la marcha de su esposa, a las dificultades económicas, a la rotura de algunos instrumentos durante los viajes y a la negativa de la Academia francesa de permitirle usar los instrumentos de laboratorio necesarios para continuar con sus investigaciones pendulares. En octubre estaba considerando volver anticipadamente a Estados Unidos con el trabajo sin acabar. Sin embargo, Peirce continuó en París y contó, entre otras cosas, con el apoyo del escritor Henry James, hermano de William James.

En mayo de 1876, mientras estaba en Berlín, Peirce, quizá por la presión de tener que estar a la altura de su brillante reputación científica, sufrió un serio colapso nervioso, cuyo principal síntoma fue una parálisis temporal pero completa. A mediados de junio Charles S. Peirce regresará a Londres para hacer las determinaciones gravimétricas en el Kew Observatory. El 20 de junio llegará Zina a Inglaterra para cuidarle y regresarán juntos a Boston en el vapor Marathon que partió de Liverpool el día 8 de agosto y llegó a Boston el día 20.

Regresó a Boston para descansar y recuperar su salud, dejando algún trabajo inacabado pero en general satisfecho por los resultados de la expedición. Había probado el péndulo Repsold en las principales estaciones europeas, y de esa manera había puesto la base para establecer las primeras estaciones americanas. Había atraído el interés y el respeto de las principales figuras europeas de ese campo. El informe de la Coast Survey correspondiente al año 1876 (no publicado hasta 1879) contenía 145 páginas escritas por Peirce sobre "Medidas de la gravedad en las estaciones iniciales de América y Europa". En la segunda página de ese informe decía: "El valor de las determinaciones de la gravedad depende de que se junte cada una con todas las demás que se hayan hecho en algún lugar de la tierra (…) La geodesia es la ciencia cuyo éxito depende absolutamente de la solidaridad internacional".

Durante los meses que Peirce estuvo en Europa tuvo lugar, entre otras cosas, la muerte de Joseph Winlock, amigo de Benjamin Peirce, y jefe de Charles en el Harvard Observatory, del que era director. La noticia, en junio de 1875, pareció afectar bastante a Peirce. A pesar de algunos intentos de nombrar a Charles Peirce como sustituto de Winlock se eligió finalmente a otro ayudante, Edward Ch. Pickering; por otra parte, en enero de 1876 Peirce propuso al nuevo Superintendente del Coast Survey, Patterson, la edición de un Tratado de la determinación de la fuerza de la gravedad en cinco volúmenes, plan que nunca fue completado.

El segundo viaje a Europa, lleno de logros profesionales, estuvo sin embargo marcado por la cuestión financiera: ya desde el principio Peirce gastaba más de lo que podía permitirse. Pasados seis meses de su estancia en Europa, Peirce no había justificado ninguno de sus gastos ni había llevado una contabilidad clara, realizando una mala gestión del dinero con dos bancos distintos, de modo que empezó a sentir gran preocupación por sus deudas. Al parecer había habido una confusión sobre la dirección en la que pudieran localizarle, de modo que durante meses no pudieron entrar en contacto con él desde la Coast Survey. El Superintendente Patterson no logró localizar a Peirce hasta diciembre de 1875, y sus finanzas no se aclararon hasta febrero de 1877, meses después de su regreso a Estados Unidos, cuando se le concedió más dinero para pagar los gastos extras en que había incurrido, en lo que, como ha afirmado Joseph Brent, resulta un caso extremo de la incapacidad de Peirce de manejar los asuntos prácticos ordinarios.

El segundo viaje estuvo marcado también por la ruptura del primer matrimonio de Peirce, que ya parecía estar en crisis antes del viaje. Zina había expresado sus sospechas de que Peirce estaba con otras mujeres durante sus ausencias y pasó gran parte del invierno de 1873-74 con sus padres. Compartió entonces sus sentimientos con su hermana Amy, a quien manifestó entre otras cosas que Charles ya no le amaba, y le habló de la posibilidad de dejarle. Zina regresó a Cambridge con su hermana Amy en septiembre de 1875 dejando solo a Charles en Europa quien estuvo en Ginebra, París y Berlín haciendo determinaciones con el péndulo geodésico. En Berlín, Peirce padeció un ataque nervioso. Zina fue a reunirse con él en junio de 1876 en Londres y regresaron los dos juntos en agosto de 1876 a Boston. La separación de Zina, según el testimonio de Charles S. Peirce, le había afectado mucho personalmente.

Al parecer, Zina rehusó acompañarle a Nueva York donde Charles proseguiría sus observaciones gravimétricas en Hoboken. No volverían a vivir juntos desde entonces.

 



Fuentes


Autora: Sara Barrena (2011)

Proyecto de Investigación "Charles S. Peirce en Europa (1875-76): comunidad científica y correspondencia " (MCI: FFI2011-24340)

Fecha del documento: 4 de octubre 2011
Última actualización: 30 de enero 2015
[Página Principal]