Carta de Charles S. Peirce al general Ibáñez de Ibero
(Stuttgart, 02.10?.1877)



Se conservan tres páginas manuscritas por Charles S. Peirce que parecen formar parte de una memoria más extensa sobre la determinación de la gravedad terrestre, que, probablemente C. S. Peirce entregó al general Ibáñez de Ibero antes de abandonar Stuttgart. Por sus líneas finales Caroline Eysele la dató tentativamente el 2 de octubre de 1877.

El original se conserva en 
Charles S. Peirce Papers en la Houghton Library (MS Am 1632, L 333) de la Universidad de Harvard.
La reproducción digital ha sido hecha a partir de una fotocopia del original disponible en el Peirce Edition Project. Para la transcripción se ha tenido en cuenta la de Max Fisch disponible también en Indianápolis.
Letter transcription
Anterior/Siguiente

 

1

de la memoria de H. Bruhns.

Las superficies del nivel en las montañas y los continentes sin duda se alejan del centro de la tierra. A una cierta profundidad no son desplazadas; a una cierta altura no lo son ya. Por tanto, son de este  modo:

Es decir, la integral de la gravedad entre esos dos niveles es exactamente como sería si la montaña o el continente no existieran, siendo su efecto la disminución de la gravedad por debajo de la superficie de nivel más desplazado y el aumento de la gravedad por encima de esa superficie. Por tanto, la cuestión principal, según me parece, es saber

 

dónde se encuentra el nivel más elevado en virtud de la atracción del continente o de la montaña. No voy a hablar como si supusiese que hubiera una superficie donde la gravedad no fuera ni aumentada ni disminuida en toda su extensión. Eso sería evidentemente absurdo. En una "línea de fuerza" o curva normal con superficies de nivel, una de esas superficies es la que está más desplazada, en otra línea es tal otra superficie. Si se desplaza una partícula de materia, se empuja, por así decir todas las superficies del nivel. Se ve esto muy bien en las tablas del "Treatise on Electricity and Magnetism" de Clerk Maxwell2. Antes del desplazamiento de la partícula las curvas se estrechan, después se abren. Por tanto, la atracción se ve aumentada antes, disminuye después.

De ello concluyo que la superficie de nivel más desplazada está más o menos en el centro

 

 


[Aquí parecen faltar una o más páginas]

la superficie, tal vez sí. Para hacer el cálculo de la figura del geoide, comenzaré a buscar la figura de otra superficie de nivel lo bastante elevado como para contener toda la materia (o todo lo que es necesario tener en cuenta) en su interior. Para eso haré uso de los valores de la gravedad observados, corregidos para llevarlos a esa altura de allí. Naturalmente, las atracciones no intervendrán allí. Tras haber hallado la forma de esa superficie, pasaré a la forma del geoide (que será casi una copia [pédale] del otro) sirviéndome de los valores de la gravedad, y en esta parte del cálculo los efectos de la atracción de los continentes serán por completo insignificantes. En teoría, los valores no deben ser corregidos aquí, en modo alguno, por los efectos.

No obstante, se lo ruego, Señor General, hágame saber si no podré tener el placer de verle antes de su partida. Si no, dígnese aceptar mis saludos más amables y mis augurios de un buen viaje3.

C. S. Peirce

 


Notas

1. Entre los Peirce Papers que se conservan en la Houghton Library [L 216a] se conservan estas tres páginas en francés escritas a mano por Charles S. Peirce que parecen proceder de un informe más extenso sobre la determinación de la gravedad terrestre. Carolyn Eisele fechó esta carta alrededor del 2 de octubre de 1877 y estimó que probablemente había sido entregada al general Ibáñez en los días del congreso de acuerdo con el tenor literal de ese último párrafo [C. Eisele, "A Nineteenh Century Man of Science", en R. Martin (ed.), Studies in Scentific and Mathematical Philosophy of Charles S. Peirce. Essays by Carolyn Eisele, La Haya, Mouton, 1979, 125]

2. En abril de 1875, Charles S. Peirce había tenido ocasión de visitar a Maxwell en Cambridge. Quedó admirado de su laboratorio y de su colección de aparatos científicos. James Clerk Maxwell (1831-1879) es una referencia muy importante para C. S. Peirce como se muestra en su carta del 30 de abril a Patterson dando noticia de la entrevista y en las frecuentes citas de sus obras por parte de Peirce. Por aquel entonces Maxwell estaba comenzando a desarrollar el Cavendish Laboratory: "Report on the Cavendish Laboratory for 1874, 14 April 1875" (The Scientific Letters and Papers of James Clerk Maxwell: 1874-1879, Peter Harman, ed. Cambridge University Press, 2008, vol. III p. 208).

3. El texto de este último párrafo es el que lleva a pensar que se trata de una carta de Charles S. Peirce al general Ibáñez de Ibero antes de abandonar Stuttgart.


Traducción de Javier Laspalas (2018)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "La correspondencia del tercer viaje europeo de Charles S. Peirce (septiembre-noviembre 1877)"

Fecha del documento: 6 de febrero 2018
Última actualización: 12 de febrero 2018

[Página Principal]