Carta de Charles S. Peirce a Julius E. Hilgard
(París, 31.05.1883)



Esta carta fue escrita por C. S. Peirce a Julius E. Hilgard, superintendente del Coast Survey, el 31 de mayo de 1883 desde París. Se trata de su informe mensual describiendo la actividad desarrollada en el mes precedente.

El original se conserva en The National Archives, Record Group 23, Assts L-Q (1883). La reproducción digital de la carta ha sido hecha a partir de una fotocopia disponible en el Peirce Edition Project de Indianápolis. Para la transcripción se ha tenido en cuenta la transcripción parcial que preparó Max Fisch, accesible también en Indianapolis.
Letter transcription
Anterior/Siguiente

 

A cargo de los Sres. Morton, Rose & Co.
Bartholomew Lane
E. C. Londres, Inglaterra

París
31 de mayo de 1883

 

 

Prof. J. E. Hilgard
Superintendente

Estimado Señor,     

En cumplimiento de sus instrucciones, fechadas el 24 de abril de 1883, navegué hasta El Havre en el vapor Labrador, y llegué el 12 de mayo. A mi llegada encontré que la caja que contenía diversos aparatos para la medida de la flexión estaba rota. Me pareció mejor entonces retirar las cajas de la aduana y examinarlas de inmediato. No tenía mi pasaporte y habría tenido que pagar aranceles por los instrumentos si no hubiera tenido la fortuna de contar con amigos influyentes a mano. Examiné todas las cajas y sus contenidos, y aunque no las encontré en una condición tan buena como habría deseado, no

 

pienso que nada sufriera ningún daño real. Estuve necesariamente retenido en El Havre varios días, porque después del viaje el estado de mi higiene —por no decir nada de mi salud— requería que permaneciera en algún sitio. Mi esposa fue reclamada por sus amistades y por lo tanto puede estar seguro de que no me retrasé ni una hora más de lo que era necesario.

El 17 de mayo llegué a París. Durante unos días no pude ver al Sr. Breguet, y no quise llegar a ninguna conclusión positiva respecto al aparato pendular al que usted se refiere en el punto 5 de sus instrucciones1 hasta que le viera a él o al Sr. Faye. Me enteré de que el Sr. Faye estaba en Italia. Fui a ver a los Sres. Brunner y encontré que tenían a mano un aparato pendular para la Bureau des Longitudes, de manera que me vi bastante inclinado a darles a ellos nuestro encargo, especialmente en tanto que parecían deseosos de aceptarlo. Sin embargo, la condición y el aspecto general de su taller



no me animaron. También fui a Bourg-La Reine a ver al Sr. Eichens2, pero encontré que su tienda había sido traspasada al Sr. Gautier, respecto al cual no había tenido en principio muy buenas referencias.

Posponiendo entonces el punto 5 de sus instrucciones, me encargué del punto 63 en relación con el péndulo invertido de Hardy, que era lo más urgente porque debe ser usado de inmediato en Inglaterra. Encontré que el Sr. Breguet tenía en su posesión un viejo instrumento de esa descripción, que dijo que procedía de Suecia. Además lo había aplicado muy ingeniosamente para regular un cronógrafo. Me alegró mucho ver el aparato, pues me mostraba precisamente lo que era y no era necesario en la construcción del nuevo instrumento, y demostraba la viabilidad de aplicarlo a la medida, en contraste con la mera demostración de la flexión. Breguet hizo a partir de mis indicaciones un dibujo que yo rechacé, y luego otro que acepté,

 

y entonces encargué positivamente el instrumento. Lo hice en mi propio nombre ya que el plan es más complicado de lo que contemplaban sus instrucciones, porque no pienso que pudiera pedirles que fijaran un precio por adelantado y porque no comprendo del todo sus instrucciones suplementarias del 29 de abril4 pidiéndome que encargara todos los instrumentos a través de los Sres. Walberg & Co. Estoy obligado por las circunstancias a actuar más allá de mis instrucciones, y solo puedo esperar que apruebe mi acción y que acepte el instrumento. La idea actual es tener una pequeña cámara de vacío para el péndulo invertido y una pequeña bomba de aire que produzca la extinción. El instrumento que tiene el Sr. Breguet, que no tiene tal cámara, muestra que en el vacío oscilará lo suficiente para la aplicación del más simple de los dos análisis que yo proporcionaba en el Informe de 1881. Si mira ese escrito verá que se trata de una simplificación importantísima y no deja duda alguna

 

—o no parece dejar ninguna— sobre la viabilidad del invento. La única cuestión es si podemos averiguar con suficiente exactitud el eje fijado de oscilación del péndulo invertido para convertir la amplitud lineal observada en amplitud angular. La cantidad de fuerza g de restauración de la fuente se determina rápidamente poniendo el aparato al revés y tomando nota del periodo de oscilación en esa posición.

Al acabar este asunto, fui a ver al Sr. Gautier y me agradaron mucho él y su establecimiento. Hemos tenido varias conversaciones sobre la manera apropiada de construir los nuevos cabezales y no hemos llegado a una decisión clara. Pero el Sr. Gautier va a preparar dibujos, que probablemente estarán hechos hoy, de un modo de construcción que no sería aplicable a los péndulos "Peirce", sino solo a los nuevos que él construiría. La verdad es que hay serias dificultades en idear un buen soporte para los péndulos Peirce. El Sr. Gautier

 

ha hecho también algunas críticas sobre los detalles de la construcción de estos péndulos que parecen ser merecedoras de atención. En conjunto, estoy inclinado a pensar que dejaré París sin haber llegado a una conclusión positiva sobre esta cuestión, pues un pequeño retraso es mejor que una decisión mal tomada.

Los puntos 9 y 10 de sus instrucciones5 también han recibido mi atención. Los franceses están trabajando seriamente con el aparato de Villarceau. Lo he visto, pero no puedo entender cómo pueden considerarlo seriamente. Sin embargo, tengo una cita para ir pasado mañana con el coronel Perrier y con el capitán Defforges para verlo de nuevo y examinar las objeciones.

Desde hace tiempo el Survey ha tenido interés en las investigaciones científicas que sus oficiales puedan realizar por casualidad mientras cumplen con sus obligaciones. Mencionaré por lo tanto que me he aprovechado de mi proximidad a una gran biblioteca para copiar un manuscrito de un tal Pedro

 

de Maricourt, el maestro del famoso Roger Bacon, en relación con las propiedades del imán, y que desprende más espíritu de la ciencia del que puede encontrarse en el mismo Bacon. Como hasta ahora no se ha conocido nada sobre este Pedro, y como no se sabía que las propiedades del imán se conocieran en una época tan temprana, y como la existencia de Roger Bacon ha sido un hecho esporádico e inexplicado, este trabajo que estoy sacando a la luz tiene mucho interés para los estudiosos de la historia del pensamiento humano.

6

También me he esforzado por adquirir varios libros de valor sobre los que poco o nada se sabe en América, entre ellos un curso litografiado de Hermite7 sobre la teoría de las funciones de Weierstrass, la primera obra de Cournot sobre economía política8, Serret sobre los métodos de la geometría, etc.

También he escrito para Science una cuidadosa

 

recensión del trabajo del Dr. Craig sobre las proyecciones, un trabajo en el que he empleado una gran cantidad de tiempo9.

El Bureau des Longitudes comenzó su trabajo pendular en 1880, la última vez que estuve aquí. (Mi presencia probablemente les decidió a comenzar en ese momento particular). Hasta ahora han estado del todo ocupados en la experimentación y no han construido todavía ningún aparato definitivo. Eso fue sabio. Vieron por nuestra experiencia y la de los suizos y los alemanes que no se puede lograr mucho en los primeros años. Si nosotros hubiéramos hecho lo mismo en primer lugar, estaríamos más avanzados en este momento. Me culpo a mí mismo por mi impaciencia al entrar en este campo.

Permítame sugerir que un pasaporte oficial podría tener alguna importancia para pasar la aduana en Suiza10.  

 

Además, si lo tuviera, sería probablemente mejor llevar las cajas conmigo a Suiza, lo que sin él sería muy difícil en la práctica: supongo que tendría que enviarlas.

Muy respetuosamente suyo,

C. S. Peirce
Asistente

 

 


Notas

1. El número 5 de la carta del 24 de abril de 1883 indicaba que Peirce debería desarrollar la siguiente tarea:

5. Consultará con diferentes fabricantes de instrumentos y preparará planes para estimaciones de tres nuevos discos pendulares adaptados a los péndulos de "Peirce", junto con dos nuevos péndulos de esa descripción y, si lo considera aconsejable, encargará su construcción por una suma que no exceda los 1.200 dólares. 

2. Eichens había construido un telescopio newtoniano en los terrenos del Observatorio de París en 1877 [Fuente: Alamy]

3. El número 6 de la carta del 24 de abril de 1883 indicaba que Peirce debería desarrollar la siguiente tarea:

6. Encargará que hagan un péndulo invertido de Hardy ["noddy"] de acuerdo con las indicaciones dadas en el Informe del Superintendente de 1881, con un gasto que no exceda los 200 dólares.

4. No hemos localizado esas instrucciones del 29 de abril que debían de complementar algunos aspectos económicos de las del día 24.

5. Los números 9 y 10 de la carta del 24 de abril de 1883 indicaba que Peirce debería desarrollar las siguientes tareas:

9. Consultará con hombres de autoridad científica en asuntos tratados en la Conferencia sobre Gravedad siempre que sea posible llegar a ellos fácilmente, y especialmente con el profesor Stokes en Cambridge; e informará para usted mismo y para mí sobre el estado de las investigaciones de la gravedad en los diferentes países por los que pase, particularmente Bélgica.

10. Informará de cualquier nuevo comparador, micrómetro, péndulo, gravímetro, etc. de los que pueda obtener información en su ruta o desviándose ligeramente de ella.

6. Puede verse nuestra página "The Treatise of Petrus Peregrinus on the Lodestone" que contiene abundante información sobre este manuscrito, la transcripción que hizo Charles S. Peirce en este quinto viaje y su intento de publicación en 1893. Merece la pena en particular la lectura del prólogo incluido en el prospecto —que preparó Peirce para su difusión— transcrito en esa misma página.

7. Se trata probablemente del curso del profesor Hermite durante el segundo semestre de 1881-82 publicado por la Librairie Scientifique A. Hermann en París en 1882 que contiene litografías. Puede verse a la derecha un ejemplare de este libro.

 


8. Cournot –que tan influyente fue en el pensamiento de C. S. Peirce y en tantos otros autores como el español Eugenio d'Ors— murió en París el 31 de marzo de 1877. Quizás el libro suyo que adquiere Peirce en esta estancia en París es Revue sommaire des doctrines économiques (Hachette, París, 1877). Puede verse a la derecha un ejemplar de ese libro. Curiosamente entre la documentación de Charles S. Peirce que se conserva en la Houghton Library, entre las fotografías que se guardan en el MS 1643, hay esta lámina de Cournot arrancada de un libro.

 

9. Como indica Nathan Houser en su "Introduction" a W4:lix, esta "cuidadosa recensión" no llegó nunca a publicarse y se conserva solo una página en el MS 1512. Thomas Craig había sido el autor de A Treatise of Projections, Washington, Government Printing Office, 1882. En la página 132 de este volumen describe la "A Quinquncial Projection of the Sphere" presentada por Charles S. Peirce en el apéndice nº 12 del Coast Survey Report de 1877.

10. De acuerdo con las instrucciones contenidas en la carta del superintendente Julius E. Hilgard a Charles S. Peirce del 24 de abril de 1883, después de su trabajo en Londres y en París, Charles S. Peirce debía acudir a Basilea y Ginebra en Suiza. Al parecer requiere un pasaporte especial para su entrada con instrumentos en este país.





Traducción de Sara Barrena (2019)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "The Cosmopolitan Peirce: Cartas de C. S. Peirce en su quinto viaje europeo (2 de mayo-18 de septiembre 1883)"

Fecha del documento: 10 de junio 2019
Última actualización: 17 de junio 2019

[Página Principal]