Carta de Thomas W. Parsons a su cuñado George Lunt
(Munich, 21.11.1870)



Esta carta, escrita por Thomas W. Parsons desde el hotel Vier Jahreszeiten de Munich el 21 de noviembre de 1870, es un valioso testimonio para completar los datos disponibles del primer viaje europeo de C. S. Peirce. Concretamente prueba que Charles S. Peirce se reunió con su esposa y con su padre el 20 de noviembre en aquella ciudad y prosiguieron juntos su viaje hacia Sicilia.

El original se conserva
en la Boston Public Library (MS C.1.8, nº 16). La reproducción digital de la carta ha sido hecha a partir de una fotografía del original. Para la transcripción se ha tenido en cuenta la transcripción parcial de Zoltán Haraszti en Letters by T. W. Parsons (Boston, MA, Trustees of the Public Library, 1940, pp. 81-83)

 

Letter transcription
Anterior / Siguiente

 

Hotel zu der Vier Jahreszeiten               Munich

                                       Lunes por la noche

                                       21 noviembre 1870

Mi querido Sr. Lunt

Creo que esta es la tercera vez que me he dirigido a ti desde que dejé América, y mi excusa por no haber escrito con más detalle y frecuencia es que nuestros días han estado tan llenos y hemos viajado tan rápido que con frecuencia me he sentido por las noches demasiado cansado como para hacer algo más que pensar y soñar con casa. Muy a mi pesar mañana será nuestro último día en Munich y, como no iremos a Viena —como el Prof. Peirce había planeado— sino directamente a Venecia a través del Tirol, puedo decir también que será nuestro último día en Alemania1.

Munich es el primer lugar que he visto en el continente que me ha encantado. Sabía de antemano que no me gustaría Berlín y la encontré como esperaba, grande y en algunos aspectos elegante, pero sin ningún interés particular para mí.

El Sr. Bancroft2 fue muy atento y

amable. Me encontré primero con él en la ópera "Romeo e Giulietta", y después invitó a todo nuestro grupo a una elegante cena con el Chevalier Bunsen3 y Tokay. No me dio pena partir de Berlín a Dresde, donde ya había estado antes: como sabes es la capital de Sajonia y acudí al palacio real para ver a su Majestad4, con quien tuve una entrevista hace 18 años, cuando él vivía en otro palacio y era simplemente el Príncipe Juan, y no todo un rey. Se ha hecho bastante viejo y parece muy entristecido por los acontecimientos presentes y pasados. Es muy penoso en Prusia ver las pruebas constantes del estado de guerra. El constante ir y venir de soldados —soldados por todos lados, policía armada—, una cierta arrogancia y ferocidad en el tono y, lo más penoso de todo, los prisioneros franceses, sucios muchachos de toda clase: Zuavos turcos a los que vi marchando arriba y abajo hacia su sopa y su trabajo. Sin embargo, los pícaros no parecían lamentarlo, sino que seguían fumando y charlando con esa alegría en la que solo los franceses son invencibles. Desde Dresde pasamos por Bohemia

 

y encontramos muchos bohemios allí peores que los que vi en París. Después de uno o dos días en Praga —muy interesantes—, y por cierto vimos al viejo emperador de Austria (que abdicó) en su ventana cuando se asomó a saludar a la banda militar, seguimos hasta Munich en un día, saliendo antes de que amaneciera y llegando una hora antes de medianoche. Ya tarde por la noche llegamos a Ratisbon, el nombre inglés para Regensburg. Me apeé del carruaje y pregunté qué agua era esa. Vi las luces que se reflejaban en ella: Dies Fluss hier? Die Donau! [¿Este río de aquí? ¡El Danubio!] y entonces sentí que estaba muy lejos de casa. Y ahora desde mi ventana veo los Alpes. ¡Oh, qué hermoso! ¡Otro mundo en marfil cuando el sol ilumina las cordilleras más bajas y las grandes cumbres de arriba están tan mezcladas con las nubes! Estos son los Alpes Réticos al lado de Salzburgo, que vamos a atravesar pasado mañana. El serpenteante río Isar fluye rápidamente justo debajo de esta misma casa. Un torrente de la montaña vierte por la parte de atrás, haciendo girar ruedas y espetones (supongo) y ayuda así a hacer el trabajo de este amplio y admirable hotel: nunca he visto otro que me guste más. Cuántas veces al día me gustaría que Addie5 y tú pudierais estar conmigo y ver todos

 

esos tesoros de arte en los que Munich es tan rica. Siento ahora que estoy cerca de Italia. Esta es una de las capitales más altas de Europa, 1.700 pies sobre el nivel del mar, y soplan sobre ella vientos de las nieves que están a la vista y que nunca se funden, pero todavía no hemos tenido frío. Estoy escribiendo a las once de la noche sin fuego, y las calles están llenas de pájaros. Baviera es mucho más civilizada que Bohemia en su forma de vida. La pasada noche fuimos a la ópera a escuchar la Zauberflöte de Mozart, y la semana pasada vimos ¡Las alegres comadres de Windsor! Espero tener noticias de casa pronto. No puedo escribir en especial para Addie esta noche. Dale todo mi cariño y un beso para Francesca6. Disfruté de una encantadora visita a Fanny en Torquay, aunque fui y volví solo.

Fanny estaba bien y su hija está tan bien como tres niños normales7. He escrito al Sr. Barnard8 [?] para que se encuentre con nosotros en Nápoles y vaya con nosotros al Etna, y espero que pueda hacerlo. ¿Puedo molestarte, Sr. Lunt, con un pequeño asunto de negocios? O, si estás muy ocupado, también Addie puede encargarse. El Sr. Stowell9 tiene que hacer el primer pago del nuevo arrendamiento el primero de diciembre. Fue acordado que él iba a proporcionar a mamá veinticinco dólares por este [mes] y en cada pago mensual, y como ella gasta tan poco, ya que ella no tiene que pagar alquiler ahí en Winter St., pensé que sería suficiente. Pero como ella no

 

ha recibido dinero por un tiempo considerable, excepto la pequeña suma que yo le envié a mi llegada a Inglaterra (¿la recibió?, me pregunto), es probable que desee tener una suma mayor, y ya le he escrito al Sr. Stowell a ese efecto. Por supuesto deseo que no se escatime con mamá, pero estoy igualmente deseoso de que no haya facturas que pagar a mi regreso. Las necesidades de mamá son tan pocas que fácilmente se las puede satisfacer sin endeudarse, ni siquiera con pequeñas deudas. El dinero en mano es siempre más barato y evita todo problema. Si el Sr. Stowell no ha recibido mi carta desde Londres, esta puede autorizarle para aumentar la asignación de mamá, pero me gustaría que o tú o Addie llamarais su atención sobre la necesidad de cargar la suma pagada a

Señores Baring, Brothers & Co

Londres

A cuenta de

Sr. T. W. Parsons (no para T. W. P.)

El Sr. Sturgis (hermano de Henry) se ocupará entonces de ello personalmente, ya que fui a verle con el Prof. Peirce, y después fui yo solo. La Sra. Parsons se entrevistó también con él y le explicó las cosas con mucho detalle, ya que son un poco distintas de lo habitual.

 

Siento molestaros a ti o a Addie con esta cuestión, pero ya que el Sr. Sturgis fue tan considerado y amable quiero que las cosas se hagan muy bien con él.

Sir Frederic Pollock, hijo del difunto Barón P. (cuya posición legal te debe ser muy familiar), con quien nos encontramos cenando en casa de Lord Vernon10, nos invitó después a almorzar y nos llevó a la Sra. Parsons y a mí con Lady Pollock11 a ver los Turners en la National Gallery: un favor especial ya que la galería estaba cerrada por limpieza y no abre "la temporada".

Sir F. P. me dio una copia del Mag. de Fraser de mayo de 1869, que contenía un artículo suyo sobre el gran trabajo de Lord Vernon en el que me hacía grandes elogios: Addie puede encontrarlo en el Athenaeum si te apetece verlo. Yo tampoco lo conocía y es extraño que ninguno de mis [¿buenos?] amigos no me hubiera llamado mi atención sobre él. Estuve realmente encantado con mi estancia en Londres y la gente que encontré allí. El primer día después de llegar de Torquay fui al Athenaeum, vi a Mathew Arnold y al más o menos gran hombre Sylvester, amigo del Prof. P’s [Benjamin Peirce]. Sir F. P. me dijo que debería al menos proponer mi nombre como miembro, si no fuera porque me marchaba tan pronto de Londres. ¡Oh, Sr. Lunt! Si estuvieras en Londres, ¡cuánta más posición y sociedad, y cuánto disfrute social te traería, y cómo se reduciría a la mitad tu trabajo, que está ahora mezclado y fundido con la esterilidad de ese estrecho desierto que el Destino te ha asignado como escenario de tus habilidades!

Justo después de empezar esta última página la Sra. Parsons me ha enseñado una carta de Lord Vernon.



Parece que ella le había enviado (sin yo saberlo) una copia de su bonito libro12 a Lord V. y su señoría escribe lo siguiente:

"Querida Sra. Parsons
Con enorme gratitud acepto la copia de 'Old House at Sudbury'… etc, etc. etc.
Me preocupa mucho ser incapaz (por causa de nuestra marcha, etc.) x x x x x
ofrecerme a recibirles a ustedes en mi "vieja casa de Sudbury", pues aparte de su interés arquitectónico, ofrecería sin duda atractivos tanto a Mr. Parsons como a usted por su Biblioteca y posiblemente por ser el tipo de casa inglesa de ese periodo [Enrique VIII]
x x x x x x x x x x x

Confío en que su expedición al sur de Europa sea tan próspera como seguramente interesante y que a su regreso a Inglaterra pueda tener el placer de encontrarme con usted otra vez, etc. etc."

El Sr. Charles Peirce, cuya esposa ha estado viajando con nosotros desde Londres, llegó ayer desde España. Continuará con nosotros hasta Sicilia. Veo y había escuchado antes que los sabios ingleses están bastante molestos por el hecho de que su gobierno no haya destinado ningún dinero para enviar un grupo de observadores al eclipse. Creo que recientemente

 

se ha organizado un grupo, y el Daily News de Londres dice que de no ser por el nombramiento del Prof. Peirce y el interés que él despertó en Inglaterra, nada se habría hecho. Los ingleses parecían pensar que era una gran cosa que América podía hacer por la causa de la ciencia.

Le ruego me escriba pronto

Siempre a

Baring Brothers & Co
Para T. W. P.

Dale mi cariño a mamá y a todos mis amigos.

Quizá le permitas a Addie que envíe esta carta a Mary Heard13, ya que le interesará mucho.

Leí ayer en el Times de 18 de nov. una carta de T. Carlyle14 que está imbuida de toda su acritud, pero que hay mucha verdad en ella y que es muy instructiva, pero si la vuelves a imprimir entera como merece, espero que le des un antídoto editorial cum magno grano salis.


 

*Agradecemos muy vivamente a Kimberly Reynolds, Curator of Manuscripts de la Boston Public Library, su eficiente ayuda para localizar esta carta y obtener estas imágenes.


Notas

1. Esta referencia corrige el programa de viaje de Benjamin Peirce por Europa. Todo hace pensar que omitieron efectivamente el paso por Viena.

2. Se trata del historiador y diplomático George Bancroft, ministro plenipotenciario en Berlín entre 1867 y 1874. Se conserva la carta de Benjamin Peirce a Bancroft del 11 de agosto de 1870.

3. No tenemos clara esta referencia. Suele identificarse como "Chevalier Bunsen" a Christian Charles Josian von Bunsen (1791-1860), diplomático alemán y académico. Ralph W. Emerson anota en su diario en junio de 1848 que se encontró con Chevalier Bunsen y Lady Bunsen precisamente en casa de Mr. Bancroft en Londres. No parece referirse al hijo de Bunsen, de nombre Maurice, nacido en 1852, pues contaría solo con 18 años. Quizá se refiera a algún vino pues su nombre figura al lado de "Tokay" que era un vino húngaro famoso en la época y que aparece con frecuencia en las cartas de Peirce.

4. En la Houghton Library (MS Am 1179-1179.18 [72]) se conserva la carta que Thomas W. Parsons escribió al rey Juan de Sajonia el 2 de octubre de 1870 desde Boston anunciándole su visita y recordándole la que le había hecho dieciocho años antes.

5. Se trata de su hermana Adeline (Treadwell Parsons), casada con George Lunt en terceras nupcias de éste. Fue autora de Behind the Bars (Boston, Lee and Shepard, 1871).

6. Se trata de Francesca Lunt, posteriormente condesa D'Aulby, que regalaría a la Boston Public Library esta carta de Thomas W. Parsons junto con otras más. Puede verse la crónica de su boda con el supuesto conde italiano Jean Edouard D'Aulby el 8 de marzo de 1895 en el New York Times.

7. Fanny es su hermana Frances, esposa de Luigi Monti, profesor de Harvard hasta 1859. El siciliano Luigi Monti había llegado a Boston en 1850 y trabajaba como profesor de italiano en escuelas privadas de la zona. En 1850 se casó con Frances A. Parsons. En 1857 obtuvo el grado honorario en Harvard de Master of Arts y permaneció allí hasta 1859. De 1861 a 1893 fue cónsul de los Estados Unidos en Palermo [Fuente: Joseph G. Fucilla, The Teaching of Italian in the United States. A Documentary History, reprint 1975, Arno Press, p. 94]. En el verano de 1870 estaban en Torquay para que su hija Nelly se familiarizara con la enseñanza británica (carta de Luigi Monti a Henry W. Longfellow del 20 de julio de 1870). Otra hija de seis años de edad había muerto en Palermo en 1869. De ahí el comentario de Thomas W. Parsons sobre la salud de Nelly, que llegaría a ser Elena di Majo, esposa del General di Majo, ayudante del Rey de Italia entre 1906 y 1910 [Fuente: "The Young Sicilian, Luigi Monti", Characters in Tales of a Wayside Inn, John van Schaick, ed., Boston, The Universalist Publishing House, 1939]

8. El nombre es ilegible porque se encuentra justo escrito en el doblez de la carta que está desgarrada. Pensamos que se trata probablemente de James Munson Barnard (1819-1904), cuñado de Thomas W. Parsons al que está escribiendo. Barnard y su esposa Augusta se encontraban en Italia, eran buenos amigos de Benjamin Peirce y se unirían a la expedición de observadores del eclipse. Sabemos que en marzo de 1871 fue James M. Barnard quien visitó a Mrs. Somerville en Nápoles de parte de Benjamin Peirce para entregarle una copia de Linear Associative Algebra como regalo.

9. Se trata quizá de Alexander Stowell (1821-1895), joyero con tienda abierta en la calle Winter Street de Boston, donde vivía la madre de Thomas W. Parsons.

10. De esta cena en casa de Lord Vernon da también noticia la carta de Benjamin Peirce a su esposa Sarah Mills del 3 de noviembre de 1870.

11. Se trata de Juliet Creed Pollock (1818-1899), esposa de Sir William Frederick Pollock (1815-1888).


11 de julio de 1865, Juliet Creed Pollock
fotografiada por Camille Silvy
[Fuente: Grand Ladies]
 

12. Resulta algo extraño que T. W. Parsons escriba de un libro de su esposa [a copy of her pretty book] mientras que por la respuesta de Lord Vernon se trata del libro de poemas The Old House at Sudbury que Parsons acababa de publicar ese año.

En la Houghton Library se conservan siete ejemplares de este libro, uno de ellos dedicado en enero de 1870 por T. W. Parsons a Mrs. Peirce, probablemente la madre de Charles S. Peirce, con quien tenía buena amistad:

 


AC85 P2566 869oab, Houghton Library

13. Se trata de una amiga de la familia, vecina de los Lunt, con la que Parsons mantuvo correspondencia durante años en sus viajes [Fuente: Zoltán Haraszti, ed.: Letters by T. W. Parsons, Boston, MA, Trustees of the Public Library, 1940, p. 114]

14. La carta de Thomas Carlyle del 11 de noviembre de 1870, publicada en el Times de Londres el día 18 es considerada por John Nichol "una carta decisiva", pues en ella retrotraía las causas de la guerra a los robos de Luis XIV. Se encuentra compilada en las obras completas de Carlyle bajo el título "Latter Stage of the French-German War 1870-71".



Traducción de Sara Barrena (2011)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "La correspondencia europea de C. S. Peirce: creatividad y cooperación científica (Universidad de Navarra 2007-09)

Fecha del documento: 2 de diciembre 2011
Última actualización: 29 de julio 2017
[Página Principal]