Carta de Charles S. Peirce a su hermano James Mills Peirce
(Dresde, 11.08.1870)



Esta carta, escrita por Peirce desde Dresde a su hermano James el 11 de agosto de 1870, proporciona algunos datos sobre su viaje a Alemania y nuevas impresiones sobre su estancia en Berlín. En la postdata Peirce menciona su salud y sus próximos planes de viaje, entre los que se incluye España.

El original se conserva entre los
Charles S. Peirce Papers en la Houghton Library (MS Am 1632, L 339) de la Universidad de Harvard. La reproducción digital de la carta ha sido hecha a partir de la fotocopia disponible en el Peirce Edition Project. Para la transcripción se ha tenido en cuenta la que preparó Max Fisch [VBla(4)#3], accesible también en Indianapolis.
Letter transcription
Anterior/Siguiente

 

Dresde 11 agosto 1870

Mi querido Jem. Amy1 y yo llegamos la pasada noche y no ha encontrado tu carta en el Bellevue, pero probablemente lo haga antes de que acabe la semana. No estamos en el Bellevue sino en el Weber que, aunque no tiene la misma situación que el otro, está en un lugar agradable cerca del Zwinger, donde oímos una banda por las tardes y tenemos las mejores habitaciones de la casa, y la cuenta que nos sacan cada día es tan moderada que actúa como sedante sobre los nervios todo el día, un placer que

me temo que echaríamos en falta en el Bellevue. Sin duda Berlín no está muy de moda en verano. Sus olores son una experiencia única en la vida. Pero el Tiergarten es muy bonito y creo que Sans Souci y Potsdam en general no podrían ser superados. No puedo creer que Versalles tenga más encanto, aunque por supuesto sus fuentes, etc. a su modo no tengan paralelo. Pero sólo vi Sans Souci bajo la lluvia y apenas pude echar un vistazo a las bellezas de los jardines. El famoso palacio de Sans Souci no se enseña a los visitantes porque la reina viuda, una vieja dama en declive de creencia luterana,


ocupa ahora los apartamentos de Frederick. Está ahí singularmente fuera de lugar, lo mires como lo mires. El Neue Palace, construido por Frederick alrededor de 1760, está bien y en algunos lugares tiene un esplendor peculiar. Un gran recibidor hecho de conchas y minerales, algunos de ellos preciosos y todos brillando, fue como hacer realidad uno de los extraordinarios palacios que en el teatro sirven como residencia de Aladino, etc. etc. Tuve un tiempo bastante agradable en Berlín, pero me pareció poca cosa. Amy, a quien leo esto mientras escribo, sugiere que la calle Bellevue es inigualable. Eso es verdad. Aunque esa calle sugiere que pueden existir barrios y algunas cosas mucho más refinadas, aunque nada

 

en una ciudad tan bello como el campo, ni nada en el campo tan lleno de animación etc. y en breve tan parecido a la ciudad. La calle Linden es también bella y realmente insuperable, pero los Linden son meros disparates. El hecho es que les mata la ausencia de Reterader, que el rey no quiere ver ahí2. En conjunto no iría a Berlín excepto para ver allí a tus amigos. Eso por supuesto hace toda la diferencia.

P.S.

Esta tarde Amy recibió tu carta. Me gustaría mucho estar aquí con ella una semana, donde estoy disfrutando de unos días muy deliciosos, pero no puedo decir que crea que mi salud lo requiera realmente3. Pretendo reunir más información respecto a la prudencia de ir al Mediterráneo. No sería conveniente para mí ir primero a España debido a los gastos. Estaría agobiado.

Notas

1. Amy Fay, hermana de la esposa de Charles S. Peirce, estudiaba música en Berlín por aquellos años. En una carta del 6 de agosto a su hermana Zina le contará que Charles parece más desesperadamente enamorado de su esposa que nunca. Había entrado en su habitación, se había arrojado en el sofá y había dicho amargamente "'No me apenaría si recibiera un telegrama diciendo que no era necesario que hiciera este viaje'. '¿Por qué?' le digo. 'Porque quiero ver a mi esposa'". (Cf. Amy Fay Papers; cf. N. P. Atkinson, An Examination of the Life and Thought of Zina Fay Peirce, An American Reformer and Feminist, Ph. D, Ball State University, Indiana, 1983, p. 123).

2. El rey Guillermo quiso vivir toda su vida en un pequeño palacio, construido en 1834, en la avenida Unter den Linden, que —según describe la crónica de Harold Frederic en el New York Times, 2 febrero 1890—"estaba pegado a la acera y parecía más un banco o una biblioteca pública que un palacio". Los aposentos del rey tenían las ventanas junto a la calle y a ellas se asomaba todos los días a la 1 para ver el paso de la guardia, mientras una muchedumbre de berlineses y de extranjeros se congregaba regularmente para verle.

Peirce califica los tilos de "disparatados" [humbugs] aquí y en su carta anterior. No sabemos exactamente a qué se refiere lo de "Reterader". Dinda Gorlée y Franz Heukamp sugieren que Peirce quería emplear la palabra alemana "Retiraden" [retretes], que quizás el rey habría hecho quitar. Puede verse una foto de un "Retirade" de 1850.

Ignacio Redondo paseó con Randall Auxier a finales de junio del 2008 por esta avenida y comprobó que en esta época del año los tilos son árboles muy sucios porque destilan resina que impregna las hojas del suelo. Para la historia de esta avenida puede verse P. Stangl, "Restoring Berlin's Unter der Linden: Ideology, World View, Place and Space", Journal of Historical Geography 32/2 (2006), pp. 352-376.

Adolph Menzel pintó un cuadro de la salida del rey Guillermo I el 31 de julio de 1870 para unirse a su ejército: en él se ven unos grandes tilos. Puede leerse una explicación de ese cuadro en Forging an Empire: Bismarckian Germany (1866-1890).

3. En una carta del 6 de agosto, Amy escribía a su hermana Zina: "Charlie está tan bien como es posible; nunca le había visto tan libre de nerviosismo y en tan buenas condiciones. Me parece que acertó al tomarse este descanso, aunque le haga endeudarse, pues, como él dijo ayer noche, la gran enseñanza de la muerte de Ben [el hermano fallecido de improviso el 22 de abril anterior] es 'Ten cuidado de tu salud'". Debemos gratitud a David Pfeifer por esta referencia de los Fisch Archives en Indianapolis.


Traducción de Sara Barrena (2008)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "La correspondencia europea de C. S. Peirce: creatividad y cooperación científica (Universidad de Navarra 2007-09)

Fecha del documento: 7 de febrero 2008
Última actualización: 28 de abril 2017
[Página Principal]