"Carta de Sarah Mills Peirce a Charles S. Peirce, Cambrige, 05.12.1875

Carta de Sarah Mills a Charles S. Peirce
(Cambridge, MA, 05.12.1875)



Esta carta fue escrita por Sarah Mills Peirce a su hijo Charles S. Peirce, el 5 de diciembre de 1875 en respuesta a la que le había escrito el 17 de noviembre su hijo desde París.

El original se conserva entre los Charles S. Peirce Papers en la Houghton Library (MS Am 1632, L 341) de la Universidad de Harvard. La reproducción digital de la carta ha sido hecha a partir de la fotocopia disponible en el Peirce Edition Project. Para la transcripción de la carta se ha tenido en cuenta la que preparó Max Fisch [VBla(4)#3], accesible también en Indianapolis.

Letter transcription




Cambridge
Domingo 5 de diciembre

Muy querido y adorado Charlie,

Mi corazón está lleno de compasión por tus perplejidades y problemas, por tus disgustos y tu soledad1. Me gustaría ahora tenerte aquí, donde todos te queremos tanto y estamos tan orgullosos de ti. Pero ya que eso no puede ser me gustaría que hubiera, con el Gran Océano moviéndose entre nosotros, alguna manera de darte paz y consuelo instantáneos. Pero debes esperar semanas las cartas que nunca parecen llegarte. Pareces ser la víctima de alguna enorme complejidad de errores y dificultades, para la que alguna vez ha de llegar una solución. Tu padre te ha escrito repetidamente, y espero que haya logrado


algo con sus cartas para aclararte las cosas, aunque parece que o no las has recibido o no han logrado darte el más mínimo consuelo. Recibí ayer tu desesperanzada carta del día 17 (supongo que de noviembre, pues ni siquiera indicabas el mes). No dabas ninguna dirección, aunque hablas de que estás en París, y esto es de lo que se quejan, de que nadie conoce tu dirección. La única manera entonces es dirigirse a tus banqueros, y como tienes dos eso quizá complica más las cosas, aunque debería hacer doblemente seguro que tuvieras noticias. Respecto a tus cuentas, querido Charlie, tu padre dice que tan solo tienes que hacerlas pagaderas en oro y serán pagadas en oro. Se sorprende de que no entiendas esto del todo y no actúes según ello. Esas son las instrucciones que habías tenido del mismo Patterson antes de que te fueras, quien ha tratado, pienso, de comportarse generosamente contigo y que dice tener tu trabajo en la más alta estima. Me pregunto si recibiste una carta suya del 26 de julio, de la que envió una copia a tu padre y que es muy explícita

 

respecto a que se te pague en oro. "El retraso relativo al asunto de si sus gastos han de pagarse en oro o en metálico es nuevo para mí. Todos los gastos serán pagados en oro, los salarios en metálico. He añadido 1.000 dólares a sus estimaciones, de modo que el total para todo el año es ahora de 9.500 dólares. He indicado a Mr. Hein que envíe a sus banqueros 2.500 dólares a cuenta de las estimaciones de este año, y 700 dólares mensualmente a partir de ahora hasta que se alcance la cantidad de 1.500 dólares". En octubre, con fecha 21, P[atterson] dice en una carta a tu padre: "La carta de Charlie contiene la primera dirección directa que hemos tenido desde que dejó Inglaterra. De modo que le telegrafié de inmediato y le escribí extensamente. El dinero que se ha depositado para él en Ward2 desde el 1 de agosto equivale ahora a 4.144 dólares, y se añade a la cantidad de 700 dólares por mes. Estos depósitos se han hecho a petición suya. Sería una gran desgracia para nosotros que abandonara su trabajo ahora que lo tiene bastante avanzado y que los resultados prometen ser tan admirables". Me parece que todo esto es muy claro y explícito, y que tu problema solo puede explicarse mediante la suposición de que no te han llegado las cartas. Cada vez que vemos que tus cartas son tan pesimistas pienso que para el momento en que nos llegan tus ansiedades ya se habrán aliviado, y sin embargo las siguientes cartas no son


mejores. Piensas que te he escrito muy poco, y es verdad, pero desde octubre, cuando llegaron tus problemas, sentía como si tu padre y Jem pudieran hacer más para tranquilizarte de lo que yo podía hacer, y sabía que no te preocupaba recibir demasiadas cartas. Pero he pensado en ti constantemente, y deseo que yo pudiera hacerte el más mínimo bien. Espero que te llegara la carta de tu padre sobre la de William James al Dr. Gilman respecto al puesto de profesor en Baltimore. Incluyo la respuesta3. Aquí se piensa que esos lugares son muy deseables. El salario es de 5.000 y Baltimore es un lugar barato para vivir. Tu padre supone que Sylvester ha recibido un nombramiento allí. Hemos oído que Child, Goodwin y Gibbs han sido también invitados.

Ahora, querido Charlie, algunas noticias de casa. Todos estamos bien excepto tu pobre vieja Madre, cuyo reumatismo está bastante mal y amenaza, me parece, con convertir en algo permanente su hombro y su cuello agarrotados que ya duran tanto. En todo caso se hace vieja deprisa. Se me ha caído casi todo el pelo. Tía L[izzie] y tu padre están muy bien. Jem más floreciente y fuerte que nunca. Los negocios de Bertie son también muy prometedores. Dick Loring4 se ha asociado con él y tienen todas las perspectivas de éxito, lo que considerando el extremo rigor de los tiempos es bastante maravilloso. Will y Helen y los niños están bien,

   

 

pero Will está sintiendo bastante los malos tiempos y su sonrisa se ha apagado este invierno5. Probablemente, en febrero se añadirá un cuarto al encantador trío de niños5. Todavía no se ha producido el nombramiento en el Observatorio. Newcomb declinó el nombramiento, en parte, dijo, porque las ventajas eran bastante menores a aquellas de las que disfrutaba en Washington, y en parte porque Eliot le ofreció la plaza de tal manera que él sintió que no era querido. Fanny Clarke habla mucho sobre ti. Ha tenido una gran pérdida, pues su niña pequeña murió en octubre de fiebre tifoidea, dejando a la madre del todo desconsolada. Siempre quiere saber todo sobre ti. La tía Lizzie vio a Amy Fay en casa de Katy Stone7 el otro día. Estaba allí y con Laura en Newton por unos días, pero yo no la vi. La tía L[izzie] pensó que estaba muy mejorada. El invierno ha llegado con gran severidad. El termómetro ya está por debajo de cero muchas noches. Pienso que probablemente estaré encerrada en casa hasta la primavera. Siento mucho que no te guste París, ya que tienes que estar allí. Querido C.,

 

envía noticias tan pronto como recibas esta. Espero que tus preocupaciones se hayan aliviado para el momento en que la recibas, por la llegada de tus cartas y por la mejora general de la atmósfera en la que estás. Cuídate mucho y no te "pongas malo", como dice la Tía Lizzie. Pensamos que tu nueva regla francesa es muy buena, pero no hemos estudiado todavía tu solitario. Jugamos mucho al whist, como siempre. Tu padre depende cada vez más de él, así que cuando Jem no puede estar en casa y Helen no viene tenemos a Dumerry. Debes de estar cansado de esta larga y aburrida carta, y yo debo dejarte. Escribe de inmediato y cuéntanos algo de tus planes para el invierno. Espero que no necesites quedarte mucho en París. Todos te envían cantidades desbordantes de amor.

Siempre mi muy querido Charlie

Tu madre que te quiere

Disculpa este papel rayado.

 


Notas

1. Esta carta de su madre Sarah Mills Peirce es una respuesta a la penosa carta que Charles le había escrito el 17 de noviembre. Resulta muy ilustrativa para entender bien las dificultades que Peirce tenía en su administración económica.

2. El banco británico Baring estaba representado en Nueva York por la firma S. G. & G. C. Ward.  Samuel Grey Ward y George Cabot Ward eran hijos del bostoniano Thomas Wren Ward (1786-1858) que en 1829 se había convertido en el representante de Baring en los Estados Unidos [Fuente: International Banking 1870-1914, ed. Rondo C. William, p. 243]. En la cuenta de C. S. Peirce en Ward se acumularán sus deudas.

3. No se encuentra entre la correspondencia de Daniel Coit Gilman que se conserva entre los Benjamin Peirce Papers en la Houghton Library. Convendría también revisar el legado documental de Gilman en la Johns Hopkins University y en Yale University. Sobre la correspondencia entre William James y Gilman puede leerse el artículo de Jackson I. Cope, "William James's Correspondence with Daniel Coit Gilman, 1877-1881", Journal of the History of Ideas 12/4 (1951), pp. 609-627.

4. Se trata probablemente de un hijo de Edward G. Loring.

5. Puede leerse el obituario de William R. Ellis y más datos de su vida en Cambridge Tribune, XXV, 49, 7 febrero 1903.

6. Según la carta de Sarah Mills Peirce de 18 de febrero de 1876 el niño nació bien, pero debió de morir al poco tiempo. Helen tuvo nueve hijos de los que solo sobrevivieron seis, tal como anotó Helen en julio de 1891.

7. Se trata de la hermana pequeña de Zina casada con William Stone.

 


Traducción de Sara Barrena (2013)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "Charles S. Peirce en Europa (1875-76): comunidad científica y correspondencia" (MCI: FFI2011-24340)

Fecha del documento: 23 de septiembre 2013
Última actualización: 17 de marzo 2015

[Página Principal]