Carta de Charles S. Peirce a Carlile P. Patterson
(Londres, 27.07.1876)



Esta carta fue escrita por C. S. Peirce el 27 de julio de 1876 desde Londres, Inglaterra, a Carlile P. Patterson, superintendente de U. S. Coast Survey, dándole noticia de la finalización de sus trabajos en Europa.

El original se conserva en The National Archives, Record Group 23, Assistants N-Z, 1876. La reproducción digital de la carta ha sido hecha a partir de la fotocopia disponible en el Peirce Edition Project. Para la transcripción se ha tenido en cuenta la que preparó Max Fisch, accesible también en Indianapolis.
Letter transcription

 

Londres 27 de julio 1876

 

Estimado señor,

Tengo su carta del día 101. Mi trabajo está sustancialmente acabado y bien hecho. Me he retrasado un poco más por algunos asuntos menores pero indispensables. Durante mi campaña europea, he tenido entre 90 y 100 días de observaciones registradas, y alrededor de 250 en total de trabajo real con los aparatos. A eso ha de añadirse mucho tiempo gastado en ver a gente e instrumentos, y organizando cosas. También he dedicado mucha energía al estudio de la teoría de todo el asunto, desde sus aspectos más generales a los más especiales. No he dedicado demasiado tiempo personal a los cálculos. Lo que ha hecho tan duro mi trabajo ha sido en realidad mi libro sobre fotometría. Estaba ya listo para la imprenta cuando me marché de América, pero se publicaron dos libros importantes que hicieron necesario que me dedicara mucho a ello, y después busqué algunos

 

 

manuscritos en Londres y París y compré algunos libros excepcionales que me permitieron hacer grandes mejoras. También me puse tontamente a recalcular sin que saliera de ello ningún resultado, y todo ello supuso una enorme cantidad de trabajo para mí.

Sin embargo, la sobrecarga de trabajo no es la causa principal de mis padecimientos. Es la angustia mental por mis cuentas y por ciertos asuntos privados2. Es cierto que había estado trabajando muy duro y en una habitación oscura durante mucho tiempo en el momento en que mis ataques nerviosos se hicieron tan notorios3. Pero desde entonces me he estado tomando las cosas con más tranquilidad y ahora soy perfectamente capaz de trabajar en mis investigaciones pendulares. Por tanto no quiero vacaciones a mi regreso, excepto unos pocos días. Pero estoy padeciendo de una sensibilidad nerviosa extrema y como consecuencia encuentro muy difícil realizar todo aquello que me altera. Por ejemplo las cartas. Lo que necesito es trabajar tranquilamente si puedo.

Para completar mi trabajo debo oscilar mi péndulo reversible en al menos una estación americana. Mejor en tres, Cambridge, Washington

 

 

 

y Nueva York. Y debo hacer comparaciones de las medidas de longitud y determinaciones de los coeficientes de expansión. Después las reducciones. Y después ha de escribirse el informe. Será muy largo, más de cien páginas de informe del C. S.

Espero conseguir de Mr. Hein 400 dólares más, en efectivo, antes de mi regreso. A menos que ciertos gastos en Kew, de los que no tengo todavía las facturas, sean más elevados de lo que espero, eso debería bastar.

Mis cuentas hasta el 1 de julio de 1876 serán enviadas en unos pocos días.

Este año ha sido muy desafortunado para mí en varios aspectos, pero el trabajo para el que vine al extranjero ha sido realizado con éxito.

Me siento muy agradecido hacia usted por toda su indulgencia ante mis defectos, y voy a ponerme a realizar este trabajo y a terminarlo y dejarlo listo para su publicación tan pronto como pueda, y espero que lo encuentre bien hecho4.

Respetuosamente suyo,

C. S. Peirce

 

 

 

C. P. Patterson Esq.

Supt. U. S. Coast Survey

Washington D. C.

 

 


Notas

1. No hemos localizado esa carta todavía. Quizá se encuentre la copia original en el archivo de la correspondencia enviada por Patterson en los National Archives en Washington.

2. Se está refiriendo muy problablemente a las dificultades con su esposa Zina, quien, aunque en ese momento estaba con él en Londres, ya había informado a Patterson en diciembre del año anterior de sus dificultades matrimoniales.

3. Se trata de la crisis nerviosa que sufrió en Berlín. Puede consultarse su historial médico preparado por David Pfeifer.

4. Impresiona en esta carta el ajustado balance que en ella Charles S. Peirce lleva a cabo: es muy consciente de sus defectos y, al mismo tiempo, consciente también del gran valor del trabajo realizado por él. Llama también la atención su afectuoso agradecimiento hacia el superintendente Patterson que siempre le trató, por así decir, paternalmente, quizá por la estrecha amistad que le unía a Benjamin Peirce a quien consideraba su maestro, y le había precedido en el cargo de superintendente.

 


Traducción de Sara Barrena (2014)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "Charles S. Peirce en Europa (1875-76): comunidad científica y correspondencia" (MCI: FFI2011-24340)

Fecha del documento: 14 de enero 2015
Última actualización: 21 de enero 2015

[Página Principal]