Carta de Melusina Fay Peirce a Carlile P. Patterson
(Nueva York, 15.12.1875)



Esta carta fue escrita por Zina Fay al superintendente del U. S. Coast Survey, Carlile P. Patterson, el 15 de diciembre de 1875 desde Nueva York, hablándole confidencialmente de su esposo.

El original se conserva en The National Archives, Record Group 23, Superintendent's File, 1866-1910, Box 583, Private Correspondence 1874-1877 (Stack 130, Row 7, Compartment 19, Shelf 6). Para la transcripción se ha empleado la publicada por Joseph Brent en
Charles S. Peirce. A Life, pp. 99-100. La reproducción digital ha sido hecha a partir de una fotografía tomada por Karen Needles expresamente para nuestro proyecto
.
Letter transcription

 

No 202 W 23rd St. Nueva York
15 de diciembre 1875

Captain Patterson
Superintendente. U. S. Coast Survey

 

Querido Capitán Patterson,

Llevo tiempo queriendo escribirle y preguntarle si esas fotos nuestras están todavía colgando en la salas del Coast Survey donde las dejé, ya que pienso que nos servirían para hacer más acogedor el alojamiento en el que nos estamos hospedando ahora mi hermana y yo1.

 

El otro día recibí una carta muy triste de Mr. Peirce2. Dice que todavía no ha sabido de usted si su asignación es en oro o en efectivo, y que por lo tanto está del todo perdido con sus cuentas. No puedo sino pensar que hay algún error por parte de él acerca de esto, y escribo, querido amigo, no para intervenir ni para sugerir nada que no me corresponda sino meramente para decir que pienso que, si puede escribir algunas palabras animantes al pobre Charley, le harían mucho bien. En su poder como oficial hacia

 

mi querido esposo, así como por su sincera y larga amistad con él (no lo dudo) y con su padre, usted tiene ahora la capacidad, querido señor, de hacerle mucho bien. No sé hasta qué punto usted se ha podido dar cuenta, pero yo sí he notado durante largo tiempo que él ha estado yendo en una dirección que no podría más que terminar en desastre, si no en humillación.

Sus padres y hermano son del todo incapaces de ver que falte algo en uno de sus hijos,

 

de modo que nunca ha tenido una palabra de consejo o advertencia por parte de nadie más que de mí, y los maridos, como usted sabe, están proverbialmente sordos ante sus esposas.

Finalmente tomé la medida extrema de dejarlo solo en Europa y, volviendo a casa sin él, darle a entender que a menos que cambie no podría vivir más tiempo con él3. Pienso que esto le ha hecho por fin entrar en razón, y pienso que él siente ahora que convertir el deber en el primer objetivo de uno en lugar del último es no solo el único curso feliz

 

y principio de acción, sino también el único seguro. Charley tiene una característica de la que desafortunadamente nadie que tenga autoridad sobre él ha sacado nunca ventaja, y es su docilidad a lo que él reconoce como ley.

Ha sido particularmente desafortunado para su temperamento que el puesto de su padre en el Survey haya sido siempre tan influyente (al menos así lo he juzgado a partir de mi imperfecta observación) que no se le haya hecho rendir cuentas de modo tan estricto como a otros oficiales que ocupan puestos similares.

 

Parece como si en toda su vida desde la niñez todo hubiera conspirado para consentirle con gran indulgencia. Ahora, aunque no sugiero ni aconsejo que se tire repentinamente de las riendas que quizá se han dejado demasiado sueltas, sí esperaría una carta seria, grave y amable por su parte, agrandando sus responsabilidades hacia el Survey, hacia usted, hacia su talento, hacia su Creador, y fortaleciéndole mediante expresiones de confianza en su genio si tan solo actuara con prudencia, precaución y cuidado en todo, en lugar de enfrentarse a las cosas con

 

precipitación, atolondramiento y extravagancia. Esa carta le haría mucho bien.

Él debería ocuparse de las cosas personalmente, no marcharse a la siguiente estación dejando a subordinados que no saben empacar instrumentos científicos tan bien como él la tarea de enviarlos después de él, etc. etc. Por supuesto llegan rotos y eso causa problemas, gastos y retrasos para repararlos4.

Charley está ahora en una gran crisis vital, y si se le anima, se disciplina y

 

se resalta lo bueno que hay en él saldrá de ella como un hombre al nivel de sus maravillosas dotes intelectuales y será un brillante ornato en el futuro de su país.

Confío y espero, querido señor, que usted jugará un papel sabio, noble y paternal para este genio brillante pero errático que está ahora, como si dijéramos, a su cargo. A nadie más que a mi hermana he dicho todo lo que he escrito aquí en estricta confianza hacia usted. Confío a su honor que ni siquiera su esposa del alma, a quien aprecio mucho, sabrá nada acerca de mi carta. Sea

 

 

 

bueno con mi Charley, querido Capitán Patterson, y sea, por encima de todo, sensato con él.

Controlémosle juntos… si podemos. Por favor, queme esto de inmediato5 y créame, por favor verdadera, respetuosa (como toda su amabilidad anterior hacia él merece) y agradecidamente suya.

Zina Fay Peirce

 

 


Notas

1. Se trata probablemente de la dirección en Nueva York que figura en el encabezamiento: Nº 202, W. 23rd Street. En la actualidad corresponde a un gran hospital. Margaret William McCarthy, biógrafa de Amy Fay, escribe: "A su regreso [octubre 1875] Amy fue a Nueva York por unos pocos meses en lugar de instalarse directamente en Cambridge. ¿Por qué Nueva York? Sin duda porque Zina estaba allí, preparando un encuentro de mujeres que estaba organizando para el 20 de diciembre de 1875 en que hablaría de los deberes de las mujeres, la importancia de su trabajo y las ventajas del sistema cooperativo para reducir costes de vida". McCarthy da noticia además de que con ocasión de ese encuentro Amy ofreció en Chickering Hall de Nueva York su primer recital en los Estados Unidos. (McCarthy, Margaret William, Amy Fay. America's Notable Woman of Music, Harmonie Park Press, Warren, MI, 1995, 57-58).

Sin embargo, en las crónicas del New York Times solo ha sido posible localizar el anuncio el 30 de enero de 1876 para la tarde del día 31 de la primera reunión de una serie de encuentros de mujeres que tendrán lugar en Chickering Hall: "Mrs. Zina Fay Peirce lo presidirá. El objeto de estos encuentros, según se dice en el prospecto, es desarrollar consultas mutuas con el propósito de colocar 'el hogar y la sociedad sobre una mejor base moral y económica". Y en la crónica del día siguiente 1 de febrero se decía: "Mrs. Zina Fay Peirce, la esposa del prof. Peirce, del Coast Survey, se dirigió a una gran audiencia de señoras ayer en Chickering Hall. Defendió la mejora gradual tanto del hogar como de la sociedad, y su elevación a una mejor base moral y más económica que la que hasta ahora se ha alcanzado". Parece más fiable esta información que la que aporta McCarthy.

2. Puede tratarse de la carta de Charles S Peirce a su madre de 17 de noviembre en la que habla con detenimiento de estos problemas económicos o de otra similar enviada a Zina directamente en esas mismas fechas.

3. Parecen muy importantes y verdaderos los motivos que aduce Zina para abandonar a su esposo en Berlín y regresar con su hermana Amy a los Estados Unidos.

4. Llama la atención cómo Zina ha identificado bien este problema del transporte seguro de los aparatos científicos que Peirce confía a personal subalterno con desastrosos resultados.

5. Joseph Brent que transcribe entera esta carta en su biografía (pp. 99-100) añade: "A pesar de su discreción, la carta de Zina resulta un análisis notablemente preciso de las debilidades del carácter de su marido. Patterson pensó también esto, guardando la carta en el archivo para referencia a pesar de la petición de Zina de que la quemara".


Traducción de Sara Barrena (2013)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "Charles S. Peirce en Europa (1875-76): comunidad científica y correspondencia" (MCI: FFI2011-24340)

Fecha del documento: 9 de diciembre 2013
Última actualización: 10 de agosto 2017

[Página Principal]