Carta de Charles S. Peirce a su madre Sarah Mills Peirce
(Vapor Suevia, 14.09.1877)



Esta carta fue escrita por C. S. Peirce a su madre Sarah Mills Peirce, el 14 de septiembre de 1877 al día siguiente de haber iniciado su tercer viaje a Europa, describiéndole las condiciones del barco en el que navegaba.

El original se conserva en 
Charles S. Peirce Papers en la Houghton Library (MS Am 1632, L 341) de la Universidad de Harvard. La reproducción digital de la carta ha sido hecha a partir de una fotografía del original.
Para la transcripción se ha tenido en cuenta la que preparó Max Fisch [VBla(4)#6], accesible también en Indianápolis.
Letter transcription

 


14 de septiembre de 1877


Muy querida Madre,

Hasta ahora mi viaje ha sido delicioso1. El barco es bonito, tengo mucho espacio, solo hay cinco pasajeros de primera clase en total2 y el tiempo ha sido perfecto, quitando que es un poco demasiado cálido. Anoche el barco parecía estar infestado de mosquitos, de los que esta mañana he matado unos veinte en mi habitación, pero espero que ya se hayan ido. Una de las grandes cosas de esta línea3 es la comida, que es realmente muy rica y

 

apetitosa. Me sorprende que la cocina alemana sea tan buena como es. Son gente sobrevalorada intelectualmente; su ciencia, filosofía y literatura cuentan la misma historia monótona. Su fortaleza es, con una naturaleza emocional muy recia y verdadera, ingenua, bastante sensual, completamente parcial. Son un fracaso total en pintura y arquitectura, indiferentes en escultura y poesía4, llenos de una originalidad profunda y de alma [Gemüt] en música y cocina. Su cocina no tiene la gracia ni es tan alegremente vistosa como  la francesa, pero tiene una


riqueza emocional propia. Tenemos cinco comidas diarias a bordo. No he contado los platos, pero no sería aventurado situar la media por comida por encima de veinte, así que todavía no me he reencontrado con más de cien de mis platos alemanes favoritos. Puedo mencionar sin embargo la taza de caldo de la mañana, la remolacha encurtida, ensalada de patata de la mejor, las judías verdes, los guisantes (dos cosas nunca probadas en América excepto como una penosa parodia de las reales), patatas cocidas —que no había visto buenas desde hace mucho—, las mismas amarillas

 

(no pienses que me refiero a las patatas dulces), pescado con salsa clara, pato asado con compota, ensalada alemana de lechuga, la misma de pepino, ragú de cordero, chuleta alemana, salchichas (lamento decir que chucrut no todavía), arenque fresco, pumpernickel (pan de cereales), pastel de varias clases, etc., etc., etc.

Hasta ahora las escotillas abiertas y sin olores por el barco. Ni un pequeño tufo de vapor grasiento todavía. Todo tan limpio como una patena.

He intentado penosamente trabajar en mi lógica5, pero hasta ahora no he tenido mucho éxito. He hecho algunos cálculos pero me temo que tengo demasiado calor para la lógica. Si este tiempo continúa, mañana haré un gran esfuerzo. Mi amor para Padre y para todos. Tu hijo que te quiere,

CSP

           

 

 


Notas

1. Charles S. Peirce parte el 13 de septiembre de 1877 hacia Europa en el vapor Suevia con destino a Plymouth a donde llegará el lunes 24.

2. Puede verse a la derecha la lista en el New York Times del 13 de septiembre de 1877.

3. La compañía Hamburg-America Line fue fundada en Hamburgo en 1847. Era la compañía mayor de Alemania y una de las navieras más grandes del mundo, sirviendo en particular para el traslado de inmigrantes de Alemania y de Europa del este a Estados Unidos. En 1970 se fusionó con la naviera de Bremen North German Lloyd. Puede leerse una historia ilustrada de la compañía en "Germany and HAPAG-A Journey thorough History".

4. Llama la atención la escasa valoración de Charles S. Peirce hacia la arquitectura y pintura alemanas desde su primera visita a Berlín. Así se expresaba en su carta del 30 de julio de 1870, siete años antes: "La arquitectura y la escultura tienen una apariencia muy adornada y artificial, generalmente imitaciones del estilo clásico y no tienen ningún efecto real, incluso aunque debas reconocer que es bonito. Lo más bonito es la Victoria sobre la Puerta de Brandenburgo, que hace el efecto de un pequeño bronce. El artista no ha sacado ninguna ventaja del gran tamaño para producir un efecto particular de grandeza o sublimidad 3 Unter den Linden tiene bastante viveza, pero los tilos son absurdos disparates. De forma general la arquitectura de Berlín parece mejor en fotografía que en la realidad." Puede leerse sobre esto el artículo de S. Barrena y J. Nubiola: "Charles S. Peirce in Europe: his 'Aesthetic Letters",14th International Meeting on Pragmatism, Cognitio 14/1 (2013), pp. 13-22.

5. Se refiere muy probablemente a sus escritos anteriores sobre lógica que ahora completará con la "lógica de la ciencia", que es lo que tratará de ilustrar con "How to Make Our Ideas Clear" y con su artículo precedente "The Fixation of Belief". Durante la travesía, Peirce aprovechó para redactar la mayor parte de "How to Make Our Ideas Clear", el segundo artículo de la serie que se publicaría en el Popular Science Monthly al año siguiente, así como la traducción al francés del primero "The Fixation of Belief". Sobre la composición de estos textos, merece la pena leer la introducción de Cornelis de Waal en su edición de C. S. Peirce, Illustrations of the Logic of Science, Open Court, Chicago, 2014, pp. 10-15.


Traducción de Sara Barrena (2017)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "La correspondencia del tercer viaje europeo de Charles S. Peirce (septiembre-noviembre 1877)"

Fecha del documento: 22 de diciembre 2017
Última actualización: 15 de enero 2018

[Página Principal]