Carta de Charles S. Peirce a su esposa Melusina Fay
(Helesponto, 04.09.1870)



Esta carta, fechada el 4 de septiembre de 1870, fue escrita por C. S. Peirce desde el vapor que le llevaba desde Constantinopla hasta Volos, en Grecia. Al igual que la carta anterior carece de encabezamiento, y forma parte de una especie de diario que Peirce afirma estar escribiendo en esta parte de su viaje. Peirce recoge nuevas impresiones sobre su estancia en Constantinopla, y sus temores sobre el viaje a Grecia.

El original se conserva entre los
Charles S. Peirce Papers en la Houghton Library (MS Am 1632, L 337) de la Universidad de Harvard. La reproducción digital de la carta ha sido hecha a partir de la fotocopia disponible en el Peirce Edition Project.
Letter transcription
Anterior/Siguiente

 

En el vapor Neptune1
En el Helesponto. 4 sep 1870
Domingo 10 1/2 Am.

Durante los próximos días podré escribir un diario de forma regular, siendo capaz de hacerlo por la misma causa que motivará que no tenga nada que decir. Hasta ahora mi viaje a Larisa es muy cómodo. Conseguí todos los arreos para un caballo excepto las alforjas, que pienso que puedo encontrar en Volos, aunque quizá las compre en Salónica, y también compré un revolver más bien pequeño. Siento un poco no haber comprado dos grandes, porque todo el mundo dice que es muy probable un ataque de los bandidos y en caso de que suceda es muy deseable tener armas en condiciones. También me he enterado de que apenas se considera seguro ir ahora a Larisa a causa de la fiebre, así que he empezado a tomar pequeñas dosis de quinina a diario, como se recomienda. Comenzamos a navegar ayer


[Houghton Quality Image]
por la tarde alrededor de las cuatro y media. El sol estaba situado justo para mostrar la ciudad, pero soy de la opinión de que la vista desde el Mar de Mármara no es más bonita que muchas que tuve desde minaretes, etc. en la ciudad y en Galata2. Sin duda es muy bonita. La ciudad es preciosa, aunque las mezquitas con sus minaretes son demasiado parecidas. Sin embargo, difiero por completo de la persona que dijo que, cuando has visto Constantinopla desde las cercanías, date la vuelta y no destruyas la ilusión entrando en ella. ¡Oh, no! Es por mucho el lugar más encantador en el que he estado hasta ahora. Todo es tan oriental, aunque me he enterado de que no tanto, ni mucho menos, como en El Cairo u otras ciudades musulmanas. Dista mucho de ser una ciudad sucia; Pera (la parte de los cristianos) es la zona sucia. Bueno, Berlín es infinitamente más sucio y huele diez veces peor3. De hecho hay muy pocos malos olores en Constantinopla; al contrario, constantemente te estás topando con aromas de áloe, sándalo o almizcle. Sobre el bazar ya me he explayado antes. No valoré lo suficientemente el café cuando escribí acerca de él anteriormente. Es por mucho —por muchísimo— mejor que cualquier café francés, que en efecto tiene un sabor infame




[Houghton Quality Image]
después de él. Ya has oído acerca de los perros4 así como de muchas otras cosas. Santa Sofía [] es bonita, pero su estilo está muy por debajo del gótico, y el sarraceno me pareció un estilo arquitectónico bastante pobre en ideas5. Confieso que nunca he pasado un tiempo tan entretenido como en Constantinopla, y conocer a Mr. Palmer mereció mucho la pena. He encontrado que el vapor, muy para mi sorpresa, es bastante cómodo. Camarotes separados, buena mesa, butacas en cubierta, etc. Al principio sólo había cuatro pasajeros de primera clase. Dos griegos, un turco y yo mismo. Me parece que recogimos a otros dos durante la noche, y me parece que los griegos sólo van hasta Lagos6, a donde llegaremos hoy a las 11 p.m. Por suerte no hay ninguna mujer, de modo que podemos fumar indefinidamente, y puedo escribir mi carta con paz y silencio en el salón. Esta mañana llegamos a los Dardanelos, bajé a tierra, conseguí una taza de café turco y pisé suelo asiático, probablemente por última vez en mi vida7. Alguien en Constantinopla me dio un volumen de Balzac que contiene Honorine, etc8. Nunca antes había leído nada suyo y lo estoy disfrutando mucho. ¡Ojalá tuviera más volúmenes además de ese! ¡Qué conocimiento de la naturaleza humana! He traído cigarrillos y el turco está muy interesado en mi tabaco americano. Esta mañana supimos

 


[Houghton Quality Image]
en Gallípoli de la rendición de MacMahon y de la captura del emperador!!!!! ¿Puede ser? Y, ¿será éste el final de esa dinastía por un tiempo?9



Notas

1. Aunque en la carta puede leerse Naptun y así la leyó Max H. Fisch ("Peirce's Arisbe: The Greek Influence in His Later Philosophy", Peirce, Semeiotic and Pragmatism, pp. 242-243), no hemos localizado ningún vapor con ese nombre. Muy probablemente el nombre correcto sea Neptune. El Helesponto es el nombre antiguo del actual estrecho de los Dardanelos, que comunica el mar interior de Mármara con el Mar Egeo y separa Europa de Asia.

2. Se trata del barrio de Constantinopla fundado por los genoveses, también denominado Pera, en el que Peirce estaba alojado.

3. Ya se quejó del mal olor de Berlín en sus cartas del 30 de julio y del 11 de agosto.

4. La abundancia de perros en las calles de Constantinopla era muy conocida: puede verse un artículo de 1900. La población canina que pululaba por la ciudad se estimaba en unos 350.000 perros que vivían de las basuras de la metrópoli. (Fuente: E. Wilde, Prometeo & Cía, 1899). Sobre los perros de Constantinopla puede consultarse la sección 9.2 de Cfr. Reinhold Schiffer, Oriental Panorama: British Travellers in 19th Century Turkey, Rodopi, 1999, pp. 155-157 y la ilustración de Thomas Allom, Entrance to the Divan.

5. Llama la atención el poco aprecio de Peirce hacia la arquitectura islámica en comparación con la gótica, de conformidad con el parecer habitual de los visitantes europeos (Cfr. Reinhold Schiffer, Oriental Panorama: British Travellers in 19th Century Turkey, Rodopi, 1999, p. 141). En el MS 1328 (c.1898, HP 351) escribirá, casi cuarenta años después, "la idea de que esto [el gótico] vino de los mahometanos, que nunca llevaron a cabo ni una sola pieza de arquitectura con la menor exaltación del sentimiento —que de forma muy sorprendente está ausente en la Alhambra, la Mezquita de Córdoba y en todas las mezquitas en general— es ridícula".

6. Lagos o Porto Lago, pequeño puerto de Grecia donde hacía escala regular el vapor de Messageries Imperiales [Fuente: Les Petits Bureaux].

7. Los Dardanelos es el nombre del alargado estrecho que une el mar de Mármara y el Egeo. Peirce acertó que aquella era la única ocasión en su vida que iba a pisar Asia. Así describe Max Fisch aquella jornada: "En la mañana del domingo 4 de septiembre de 1870, Peirce atravesó el Helesponto en el vapor Naptun. Paró en Gallípoli en la margen europea y en Dardanelos en el lado asiático. Entre ambos lugares, poco después de llegar al Estrecho, dejó a su izquierda la boca del río Selleis. No lejos, tierra adentro, había estado la Arisbe de Homero. Siglos después, el ejercito de Alejandro acampó en Arisbe después de cruzar el estrecho y fue reorganizado allí por Alejandro tras su visita a Troya. A quince millas por carretera hacia el norte de Arisbe estaba Lampsaco, donde Epicuro había vivido y enseñado sus últimos años antes de regresar a Atenas y donde había logrado sus mejores discípulos. A unas treinta millas volando hacia el sur de Arisbe estaba Scepsis, donde según Estrabón, habían permanecido escondidos en una húmeda bodega durante siglo y medio los manuscritos de Aristóteles de los que procede nuestro corpus" (M. Fisch, "Peirce's Arisbe: The Greek Influence in his Later Philosophy", Peirce, Semeiotic and Pragmatism. K. L. Ketner y C. Kloesel, (eds.). Indiana University Press, Bloomington, 1986, pp. 242-243).

8. Se trata de una novela amorosa que Balzac escribió en 1843. Tanto el texto en francés como en inglés está accesible on-line. Hay traducción al castellano de Rafael Cansinos Assens en la edición de las Obras Completas de Balzac, Aguilar, 1967, I, pp. 913-967.

9. Se trata de Patrice de MacMahon, militar y estadista que dirigía la ofensiva francesa en la guerra contra Prusia. Su ejército fue derrotado el 30 de agosto en la batalla de Beaumont y se refugió en Sedán, donde el 1 de septiembre, caerá herido, será relevado y Francia será derrotada. Napoleón III sería hecho prisionero al día siguiente. Llama la atención que sólo dos días después ya se conozca la noticia en el extremo oriental de Europa. [Fuente: Wikipedia]

 


Traducción de Sara Barrena (2008)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "La correspondencia europea de C. S. Peirce: creatividad y cooperación científica (Universidad de Navarra 2007-09)

Fecha del documento: 25 de junio 2008
Última actualización: 15 de noviembre 2016
[Página Principal]