Carta de Sarah Mills a Charles S. Peirce
(Cambridge, MA, 29.08.1875)



Esta carta fue escrita por Sarah Mills Peirce a su hijo Charles S. Peirce, el 29 de agosto de 1875, en respuesta a la que este le había escrito desde Ginebra el 7 de agosto.

El original se conserva entre los Charles S. Peirce Papers en la Houghton Library (MS Am 1632, L 341) de la Universidad de Harvard. Para la transcripción de la carta se ha tenido en cuenta la que preparó Max Fisch [VBla(4)#3], accesible también en Indianapolis.

Letter transcription




                                    

Cambridge, 29 de agosto 1875

Mi queridísimo Charley,

Recibí tu carta desde Ginebra, fechada el 7 de agosto, hace uno o dos días. Mucho me temo que ese viaje europeo tuyo no esté dando descanso a tu cerebro, pues parece que estás más profundamente [metido] que nunca en problemas y cuestiones abstrusas de las que una mente común no puede ni siquiera hacerse una idea1. Deseo que puedas dejarlas a un lado por un rato y disfrutar de algún placer sublunar real en Suiza y en tus viajes. Qué mal que no tengas a Zina contigo, o a algún amigo que te ayude a disfrutar. Ni siquiera decías que Ginebra es bonito y que el Mont Blanc es un monarca merecedor

 

 




de la corona blanca que lleva. Me temo, por eso, que tus ojos estén mirando hacia dentro todo el tiempo. Me encantaría estar allí si pudiera estar ahí y con tu padre al mismo tiempo, pues esos lagos con sus bellos alrededores de jardines, colinas y más allá las montañas uniéndolo todo en un maravilloso abrazo, me parecieron una porción del paraíso celestial2. Espero que te encuentres con gente agradable, pues tú necesitas en todas partes un poco de simpatía humana. En casa estamos todos bastante bien, aunque a tu padre le ha afectado mucho el calor este verano y no ha tenido ganas de moverse de casa. En algún momento su apatía era tanta que estaba muy preocupada por él, pero ahora está

 

                                

 



 

mejor y es capaz de hacer su trabajo habitual. Todavía está muy ocupado con los Cuaterniones y está preparando algunas conferencias para la Universidad. Le interesó mucho tu trabajo sobre las estrellas3, está pensando mucho sobre él y te escribirá él mismo. Le gustaría saber si ha de darlo a conocer a la Academia4. El nombramiento del Observatorio no se ha producido todavía. La Sra. Winlock se ha marchado y cuando fuimos a verla ayer a su nueva casa nos dijo que todo estaba resintiéndose por falta de atención. Dijo cuánto deseaba que tú ocuparas el puesto y habló de la alta estima en la que te tenía Winlock y de cuánto cariño te tenía5. Vimos a William, que parece totalmente dedicado a su madre. Se ha hecho cargo de todo lo relativo a la mudanza, ha puesto

 




las alfombras, colgado los cuadros, etc., y en todos los aspectos parece muy capaz y vigoroso, y qué cara tan dulce tiene y qué maneras tan encantadoras6. La casa que han comprado para ella es una completamente nueva, saliendo desde Chauncy St., cerca del Arsenal. Es muy completa para su tamaño y está cuidadosamente terminada en madera, y desde luego parece muy confortable. Solo costó 7.500 dólares y les quedan unos 25.000 para mantenerse. Ella habla de alquilar dos de las habitaciones pero espero que no se vea obligada a hacerlo. Ahora parece serena y tranquila, pero se le ve cambiada y bastante triste.

Se dice que los amigos de Gould están haciendo un gran esfuerzo en su favor y que Safford ha tratado de hacer valer su propio derecho, pero se piensa en general que Newcomb tiene las mejores posibilidades para el puesto. Mr. James7 habla abierta y calurosamente en tu favor, igual que los Lam8 y los Lovering, aunque estos últimos apenas se atreverían a decir una palabra que se oponga al Presidente. Este último ha estado fuera todo el verano. Ha muerto su madre y supongo que ha estado bastante afligido por la pérdida9 (…)


 



 

 



se sienten mejor que la última vez que escribiste.

Que Dios te bendiga y te guarde –Con el cariño de todos

Tu Madre que te quiere

 



 


Notas

1. En su carta Charles S. Peirce mezclaba de manera sorprendente la cuestión del nombramiento del director del Observatorio de Harvard, la impresión de sus trabajos fotométricos y los cálculos que venía haciendo para determinar la forma de la Vía Láctea. Solo en la última página destina unas pocas líneas a "las cosas humanas".

2. No sabemos con exactitud cuándo estuvo Sarah Mills Peirce en Suiza. Probablemente fue en 1874 durante el tercer viaje europeo de su marido Benjamin Peirce, que todavía no hemos podido estudiar con detalle ni se aborda en su biografía: Edward R. Hogan, Of the Human Heart: A Biography of Benjamin Peirce (Lehigh University Press, Bethlehem, 2008). Sí que sabemos que en su primer viaje por Europa, Benjamin Peirce estuvo en Suiza y escribió cartas a su esposa Sarah describiéndole el hermoso paisaje.

3. Se refiere probablemente a las cinco páginas de la carta del 7 de agosto de 1875 destinadas expresamente a su padre sobre el número de las estrellas y la determinación de la forma de la Vía Láctea y de la posición el Sol en ella por medio de la densidad de la luz.

4. Se refiere probablemente a la American Academy of Arts and Sciences a la que Charles S. Peirce pertenecía desde 1867.

5. El cariño entre Winlock y Charles S. Peirce era recíproco. En su carta del 7 de agosto de 1875 escribe de él: "Sentí y siento muchísimo su muerte, y pasar de pensar en Eliot a pensar en Winlock es de lo más animante posible. No escribí a ninguno porque el día que me enteré me puse enfermo, en parte por causa de la noticia, pues soy débil y las emociones me afectan físicamente, y tuve que acostarme durante varios días y Zina escribió mientras tanto. Pero el resultado es que mis sentimientos sobre este asunto no han sido expresados; y, si alguna vez estuviera en mi poder hacer tanto por Willie como su padre hizo por mí, trataría de imitar la generosa, honesta, caballerosa y gran conducta que convirtió la vida de Winlock en algo satisfactorio incluso para gente no interesada personalmente en ella, igual que las cualidades opuestas en el hombre que tanto lo agobió convertirían su muerte en un alivio para todos".

6. William C. Winlock (1859-1896) trabajó en el U.S. Coast Survey colaborando con Charles S. Peirce en 1874 en la determinación de la fuerza de gravedad en el Hoosac Tunnel. Se graduó en Harvard en 1880 y colaboró como ayudante en el Observatorio de Harvard. Fue el autor de "Observations of the Great Comet of 1882" (Washington, 1883) y de "Bibliography of Astronomy for the Year 1887" (Washington, 1888).

7. Suponemos que se trata de Henry James Sr. pero también podría referirse a William James. Sobre las circunstancias en torno al nombramiento de director del Observatorio puede leerse B. Z. Jones y L. G. Boyd, The Harvard College Observatory. The First Four Directorships, 1839-1919, Cambridge, MA, The Belknap Press of Harvard University Press, 1971, 176-178.

8. La letra de Sarah Mills Peirce no se entiende bien. El apellido quizá se refiera a algún Law, Lane o Lamb.

9. Se refiere al Presidente de Harvard Charles William Eliot (1834-1926) cuya madre, Mary Lyman (1802-1875) había fallecido ese verano.



Traducción de Sara Barrena (2013)
Una de las ventajas de los textos en formato electrónico respecto de los textos impresos es que pueden corregirse con gran facilidad mediante la colaboración activa de los lectores que adviertan erratas, errores o simplemente mejores traducciones. En este sentido agradeceríamos que se enviaran todas las sugerencias y correcciones a sbarrena@unav.es
Proyecto de investigación "Charles S. Peirce en Europa (1875-76): comunidad científica y correspondencia" (MCI: FFI2011-24340)

Fecha del documento: 18 de febrero 2013
Última actualización: 5 de agosto 2014

[Página Principal]