Fotografías de la corona solar
(22 de diciembre de 1870)

 

Como explicaba Benjamin Peirce en su informe oficial, "el fotógrafo de la expedición norteamericana, Sr. O. H. Willard, de Filadelfia, obtuvo una buena fotografía del sol. Durante el progreso del eclipse, el Sr. Willard, con la ayuda del Sr. J. Mahoney, tomó catorce fotografías del eclipse, una de las cuales mostraba muy satisfactoriamente la estructura de la corona durante la totalidad.

La Sra. de C. S. Peirce tuvo éxito al dibujar la corona, y reconoció claramente las hendiduras oscuras que habían llegado a ser materia de discusión, y que fueron fotografiadas por el Sr. Brothers, del equipo británico, en otro asentamiento".

La comparación entre ambas fotografías fue decisiva para definir que la corona no estaba causada por la atmósfera de la Tierra, sino que pertenecía al Sol. Puede verse el informe de Brothers, "On the Photographs Taken at Syracuse during the Eclipse of the Sun, December 22nd, 1870" (Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, Vol. 31, 1871, p. 167). Transcribimos aquí la clara explicación del propio Alfred Brothers en Photography: Its History, Processes, Apparatus, and Materials (Londres, Griffin, 1899, p. 291), junto con la composición de ambas fotografías de Richard A. Proctor.


[Fuente: Richard A. Proctor: The Sun, Londres, Longmans, Green, 1872, p. 400]

"No son frecuentes los eclipses totales de Sol, visibles en lugares a una distancia conveniente de Inglaterra. A causa de que la corona era todavía desconocida, se decidió enviar expediciones a España y Sicilia en diciembre de 1870, uno de cuyos objetivos era obtener fotografías de este fenómeno. Se había defendido que la hermosa corona de luz, siempre vista durante los eclipses totales, era un efecto producido por nuestra atmósfera; y se mantenía también que ese apéndice realmente pertenecía al Sol. Esta cuestión fue resuelta de una manera muy satisfactoria mediante la comparación de dos fotografías, una tomada en Cádiz, en España, por Mr. Willard, miembro de la partida americana, y la otra, tomada en Siracusa, en Sicilia, por este escritor. La fotografía de Mr. Willard fue tomada alrededor de dos horas antes de la de Siracusa, y las dos fotografías muestran esa aureola de luz común a ambas. Esto no podría ser el caso a no ser que la corona estuviera efectivamente conectada con el Sol. Las hendiduras o marcas con forma de V se mostraban en los mismos lugares de las fotografías, y estas peculiaridades, que aparecían en estaciones separadas por cientos de millas, deberían haber sido persistentes durante todo el tiempo del eclipse, o no podrían haber sido visibles en ambas fotografías. Esto pareció ser prueba suficiente de que nuestra atmósfera no era la causa del fenómeno" (Alfred Brothers, Photography: Its History, Processes, Apparatus, and Materials, Londres, Griffin, 1899, p. 291).

 

 


Proyecto de Investigación "Correspondencia europea de Charles S. Peirce: creatividad y cooperación científica" (Universidad de Navarra 2007-09)

 

Fecha del documento: 18 de julio 2012
Ultima actualización: 18 de julio 2012


[Página Principal] [Sugerencias]