COMMUNICATION-SOCIETY.COM VERSIÓN EN ESPAÑOL
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
USER AREA
Username: Password:
Ok Sign inForgot your password?
GoogleINSIDE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
Review / Pablo ECHART La comedia romántica del Hollywood de los años 30 y 40 Cátedra, Madrid, 2005, 311 pp.

Hay en este libro muchos guiños de complicidad entre el autor y un conjunto de comedias románticas, nacidas en los estudios de Hollywood en los años 30 y 40, que adoptaron el curioso calificativo de excéntricas (screwball). La razón no es otra que la jovialidad y toque alocado que transmitían sus parejas protagonistas, siempre en el papel de enamorados en litigio. Pablo Echart nos ofrece en estas páginas una oportuna y generosa selección de los títulos más representativos, pero sobre todo –y de ahí su interés– nos guía por los entresijos de este peculiar género, haciéndonos descubrir con deleite su génesis, a sus artífices, y especialmente las características estéticas, narrativas y temáticas que habitualmente lo acompañan. Lo logra desplegando a lo largo de las páginas un mapa completo y detallado del mismo, en el que junto a las señalizaciones y sus recorridos característicos aparecen también sabrosas reminiscencias de películas como Sucedió una noche, Ninotchka, Historias de Filadelfia, La pícara puritana, las tres noches de Eva o La costilla de Adán.


Es ya interesante el modo en que está estructurado el texto, pues propone un itinerario correcto para ir leyendo, desentrañando y asimilando ese minucioso croquis. Así, en la primera parte del libro, La comedia romántica en contexto, Echart documenta el origen del género, atendiendo a los diversos factores que favorecen el nacimiento de estas comedias románticas. Las circunstancias sociohistóricas están muy bien descritas en el capítulo primero. Hechos como la eclosión de una sociedad urbana estadounidense separada de la rural, que adopta nuevos valores e ideas sobre la mujer y el matrimonio, o la misma reacción a la gran Depresión del 29, inscrita en el aire optimista y estabilizador del New Deal, aparecen claramente documentados y relacionados.


El segundo capítulo reseña, por su parte, los antecedentes artísticos y culturales de las screwball. Gracias a estas páginas, el lector cae en la cuenta de que no hubieran existido estas películas sin tradiciones narrativas que se remontan a los anfiteatros griegos: a la comedia de Aristófanes, de un lado, y especialmente a la comedia nueva de Menandro, Plauto y Terencio, que adquirirá un nuevo impulso siglos más tarde, con la comedia romántica de Shakespeare. A estas nobles influencias suma Echart otras más contemporáneas procedentes de la cultura popular estadounidense: viñetas cómicas, la farsa slapstick, la comedia de vodevil, el teatro de marionetas, o el teatro de Broadway; así como algunos referentes cinematográficos previos, como puedan ser la comedia física, la comedia amable (genteel comedy), o el cine de DeMille y Lubitsch de los años veinte.


No olvida tampoco el autor que las prácticas de la industria hollywoodiense intervinieron en buena medida en la gestación de este peculiar género de comedias y a ellas dedica el capítulo tercero. Se entrelazan en éste asuntos como la llegada del sonido al cine; el desarrollo del sistema autorregulador de contenidos de la “oficina Hays” para aplicar el Código de Producción de 1934; la cristalización de unos parámetros cinematográficos basados en la lógica causal, la cronología temporal y el espacio narrativo tridimensional; o el funcionamiento del star system y las fórmulas de género con las que los Grandes Estudios buscaban singularizarse.


A este mapa contextual Echart añade, en la segunda parte del libro, un mapa físico donde quedan perfectamente definidos los contornos de la década gloriosa de la comedia romántica screwball. Los años de referencia son los comprendidos entre 1934 y 1942, y por ellos desfilan, junto con los títulos más representativos, los nombres de profesionales y artistas que contribuyeron a consolidar el género.


En el capítulo cuatro, La asombrosa concentración de talentos, hay lugar para los directores más comprometidos con la screwball comedy: Capra, Hawks, La Cava, Cukor, Sturges, McCarey, Lubitsch o Wilder; y también para los intérpretes habituales de estas películas, que en ocasiones forman parejas cinematográficas inolvidables: actores como Cary Grant, William Powell, James Stewart, Spencer Tracy, Carl Gable o William Powel; y actrices de la talla de Claudette Colbert, Barbara Stanwyck, Irene Dunne, Carole Lombard, Jean Arthur o Katherine Hepburn. Es de agradecer, además, que el autor de este libro haya rescatado del baúl de los olvidos a los guionistas más solventes en la escritura de estas comedias románticas, a quienes debemos gran parte de los aciertos narrativos del género. Los nombres de Ben Hecht, Robert Riskin, Billy Wilder, Norman Krasna, Charles Brackett, Ogden Stewart, o Sam Raphaelson ocupan realmente un lugar importante en estas páginas. Por cierto que no estamos, en este capítulo, ante una mera presentación de personalidades. Echart logra hacernos descubrir y comprender los rasgos particulares que cada una de ellas imprime en la comedia romántica de la época, llegando a conformar buena parte de sus características comunes.


Esta sección se completa con la siguiente, Las comedias de una década, que ofrece un repaso a un amplio y representativo elenco de películas screwball en esta época dorada del género. Al estilo de un gran gourmet, el autor nos ofrece las mejores cosechas de títulos de cada año, en una clasificación a su vez muy esclarecedora para el propio transcurrir del género (1934-1939 los años disparatados. 1940-42 Grandes obras en un tiempo de declive y 1940-44 El reinado de un excéntrico: Preston Sturges). De nuevo hay en este capítulo mucho más que una secuencia de cincuenta reseñas de películas. El recorrido por estos títulos trae consigo un aprendizaje más profundo sobre la comedia romántica, gracias a las aclaraciones y reflexiones que introduce el autor y que nos traen la clave para valorar cada título por su contribución al género y su posición dentro del mismo.


Mención especial merece la última parte del trabajo: Señas de identidad de la comedia romántica, que aglutina los tres últimos capítulos del volumen: logros de guión, los personajes, la felicidad como romance. Con éstos el mapa anterior se enriquece con detalles valiosos y poco frecuentes, que dotan al conjunto de una gracia particular. Se examinan aquí las convenciones típicas de la screwball haciendo brillar no sólo su utilidad narrativa sino también su proyección temática y su poder hermenéutico. Así, por ejemplo, nos encontramos con que los diálogos mordaces, enérgicos y rápidos de estas películas son el vehículo más apropiado para definir la identidad de los personajes y hacer de ellos la imagen del hombre y la mujer que huyen de la soledad como del infierno (p. 223); o que los rasgos igualitarios de la heroína en las screwball no le hacen perder su feminidad, pero sí remarcan su condición de compañera del varón en una relación de íntima amistad (pp. 267-268). Estas y otras reflexiones aparecen siempre aderezadas con la alusión a inolvidables películas del género, haciendo deliciosa su lectura.


La comedia romántica del Hollywood de los años 30 y 40 es, sin lugar a dudas, un libro valioso. El aprendizaje serio sobre la screwball comedy está garantizado, al igual que lo está una lectura del todo placentera (la sencillez y gracia expositivas son encomiables). Pero su interés se vuelve todavía mayor a posteriori, cuando el lector, animado por las sugerencias de Echart, revisita alguna de las películas favoritas del género. Sucede entonces que durante el visionado de, por ejemplo, La pícara puritana, y mientras disfruta de la jovialidad y alegría espontánea que transmiten un Cary Grant y una Irene Dunne, también detecta “la parte de atrás” de sus diálogos alocados. Lo que en realidad sucede es que, como espectador bien ilustrado, está ahora preparado para penetrar en el corazón de la película y en esa instancia casi nada es puro y duro entretenimiento.

 

Marta FRAGO PÉREZ
se.vanu@ogarfm

 

up
© Communication & Society - School of Communication - University of Navarra | Contact Us | Legal Notice | Site Map