COMMUNICATION-SOCIETY.COM VERSIÓN EN ESPAÑOL
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
USER AREA
Username: Password:
Ok Sign inForgot your password?
GoogleINSIDE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
Review / Carmen GARCÍA GALERA (coord.) Audiencia infantil e información sobre terrorismo. Los medios ante el 11-M Cie Dossat, Madrid, 2006, 162 pp.

Este libro es un producto más de las investigaciones de un grupo de profesores de cinco universidades públicas, miembros del Observatorio Publicidad y Sociedad, del Centro Universitario Villanueva, cuyo interés se centra en indagar la repercusión que la violencia mediática audiovisual puede tener sobre la infancia.


La obra se encuadra dentro del campo de estudio de los efectos cognitivos producidos por la televisión. Analiza la violencia, implícita o explícita; tiempo de exposición y percepciones creadas; centrándose en el tratamiento televisivo de la masacre del 11-M, su efecto sobre los niños y la actitud adoptada por padres y educadores.


La investigación consta de cinco partes diferenciadas que, abordando principios teóricos generales, va progresivamente centrando el tema que da título al libro, a través de investigación empírica: cuantitativa, por medio de una encuesta a más de seiscientos niños y niñas; y cualitativa, mediante grupos de discusión con madres y profesionales de informativos. Finaliza con conclusiones y propuestas.


Partiendo de una aclaración conceptual de violencia, encuadra teóricamente el asunto a tratar, desde los paradigmas más primitivos hasta las teorías sobre la sensibilidad de la audiencia. Señala la forma en que los medios construyen la realidad, según su línea editorial, configurando uniformidad en la forma de percibir el mundo. Se aportan datos estadísticos sobre las circunstancias de recepción de la violencia televisiva por los niños. Y finaliza con una explicación de la metodología empírica empleada.


En segundo lugar, se analiza la violencia en los informativos de TVE1, Antena 3, Tele 5 y Canal Plus, durante los años 2003 y 2004, seleccionando una muestra de dos semanas de cada uno. Es un estudio cuantitativo que, basándose en la Teoría del Framing, encuadra las noticias en cinco áreas conceptuales. El objetivo es conocer la temática; emplazamiento; actores protagonistas; trato que se les da, dependiendo de su origen sociodemográfico; diferencia de tratamiento entre las cadenas; y forma de presentación de la violencia. Entre sus conclusiones están las siguientes: los principales temas son homicidios y asesinatos; centrándose en sus actores y siendo los españoles quienes más aparecen como víctimas. La violencia no suele mostrarse en un emplazamiento relevante, sino como algo habitual; lo cual permite hipotetizar sobre la desensibilización del usuario.


La tercera parte perfila el tema del libro empíricamente. Analiza la violencia en los informativos, centrándose en los niños, para posteriormente orientarse hacia los efectos producidos por la masacre del 11-M. Entre los resultados está el elevado número de horas que ven televisión; además, la violencia informativa influye dependiendo del sexo, edad y tiempo de consumo. Al aumentar la edad y exposición, es mayor la comprensión de la realidad, pero se percibe ésta a través del “filtro” de la violencia; considerándola como habitual y produciéndoles una cierta desensibilización.


Respecto a la representación de la tragedia del 11-M, se aportan datos comparativos provenientes de otras investigaciones; también valora la actuación de los agentes socializadores con relación al acontecimiento, en función de determinadas circunstancias infantiles; y la conmoción producida por las imágenes en distintos tipos de niños. A destacar entre las conclusiones que, cuando la televisión fue la fuente informativa, un gran porcentaje de niños no recibió explicaciones ni en el colegio, ni de sus padres, incluso viendo la televisión en su compañía. Partiendo de datos y teoría, son analizadas las repercusiones psicológicas que pudieran sufrir los niños, a corto y largo plazo. Por último, se plantea que la violencia infantil ejercida cotidianamente puede ser producto de los modelos de intolerancia recibidos, tanto en su experiencia diaria como mediática.


En cuarto lugar, para elaborar una metodología del estudio cualitativo, partiendo de las opiniones aportadas, se han formado marcos: de diagnóstico, para definir la situación; de pronóstico, proponiendo soluciones; y de motivación, o razones para obtener resultados satisfactorios.


En los grupos de discusión, las madres opinan sobre su experiencia doméstica explicando las normas de actuación televisiva en sus hogares; enfatizan sobre el tiempo que la televisión hace perder a los niños y los conflictos generados por la prohibición de ver programas inadecuados. Los profesionales se centran en tres aspectos: evolución experimentada por los informativos; características de la sección de sucesos y construcción de la realidad que estos promueven, originando nuevos modelos, conductas y opiniones. Mencionan la interrelación entre oferta y demanda; condicionamientos políticos; el control de los contenidos por las empresas y la competencia entre televisiones. Asimismo, las secciones de sucesos, se han transformado por cuestiones económicas. Aportan entre otras soluciones, mantener una actitud crítica y establecer criterios.


La última parte cita, como conclusiones generales, que la violencia en informativos genera efectos afectivos y cognitivos; mientras que la ficcional crea secuelas conductuales, fundamentalmente, de imitación y reforzamiento. Además, los niños están a merced de los modelos impuestos por los medios audiovisuales. Favoreciéndose una creciente desensibilización.


Entre las propuestas a los padres está el mostrar a los niños otras diversiones distintas de la televisión y proporcionar explicaciones a sus dudas. Y respecto a las televisiones, es indispensable respetar “la dignidad de sucesos y personas” –(p. 159)– y utilizar expertos en la materia ante la falta de datos sobre una noticia; contextualizar; evitar el sensacionalismo; eludir discursos audiovisuales impactantes. En definitiva, tratar estos asuntos con distancia y conocimiento.


En suma, la relevancia del trabajo estriba en su innovación, actualidad y trascendencia del tema; pues son pocas las investigaciones dedicadas a plantear una problemática que comienza a tener unas consecuencias que, en un futuro cercano, pueden llegar a ser de extrema gravedad. Añadir, por último, que buena parte de la investigación se apoya en las teorías de la Agenda Setting y del Framing. Es preciso mencionar que ambas están siendo substanciales en el modelo de realidad, construido sobre el 11-M, y dirigido a la audiencia. Tal vez sería interesante estudiar las intenciones de los informadores al respecto.

 

Carmen CORTÉS BELTRÁN
se.mcu.fnicc@setrocc

 

up
© Communication & Society - School of Communication - University of Navarra | Contact Us | Legal Notice | Site Map