COMMUNICATION-SOCIETY.COM VERSIÓN EN ESPAÑOL
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
USER AREA
Username: Password:
Ok Sign inForgot your password?
GoogleINSIDE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
Review / Ricardo ZUGASTI La forja de una complicidad. Monarquía y prensa en la Transición española (1975-1978) Editorial Fragua, Madrid, 2007, 431 pp.
No es ningún descubrimiento afirmar,
como hace el autor de esta valiosa
aportación, que “Juan Carlos I
gozó de un tratamiento periodístico
privilegiado durante la primera y fundamental
fase de la transición, de
1975 a 1978” (p. 338). En realidad
ese es el punto de partida, más que el
de llegada, y lo que encontramos en
el libro es una particularizada crónica
de unos años que no sólo se están
desdibujando por el paso del tiempo,
sino por el interés de algunos en hacer
que los valores de convivencia y
mutuo respeto (al famoso “consenso”
de la transición a la democracia) dejen
de ser característicos de la sociedad
española. Un punto clave para
comprender el período es conocer
cómo se comportó la Monarquía y
hasta ahora sólo se habían hecho presentaciones
parciales acerca de cómo
la prensa escrita se había hecho eco
de ese factor decisivo en el proceso
de cambio.
Ricardo Zugasti, en la actualidad
profesor de la zaragozana Universidad
San Jorge, ha llevado a cabo una
labor encomiable de revisión bibliográfica
y hemerográfica para explicar
cómo hubo una complicidad entre
Juan Carlos I y la mayoría de los periódicos con el fin de establecer y luego
consolidar un sistema político de
corte democrático. Por seguir ese criterio
se explica que el período analizado
venga marcado por la fecha inicial
de 1975 y por la final de 1978. El
propósito declarado al abordar este
tema articulaba diversos aspectos,
entre los que se incluía el modo como
se creó la imagen pública de la Monarquía,
cómo fue evolucionando tal
imagen con el paso del tiempo, el papel
desarrollado por los principales
diarios y la forma en que se establecieron
las relaciones entre el joven
monarca y una prensa que salía de un
régimen autoritario, que limitaba
enormemente sus posibilidades.
La estructuración del material
acopiado se hace, de forma muy adecuada,
uniendo criterios cronológicos
con otros temáticos. Tras una introducción,
quizá un tanto extensa,
acerca del contexto histórico y periodístico,
en dos capítulos se presenta
el tema capital en esos años de las
“legitimidades heredadas” y de la “legitimidad
democrática”, y en los dos
siguientes cómo se reflejó en la prensa
la actuación del Rey en la política
interior y en las relaciones con otros
países. Se debe destacar el mérito del
autor para aunar una gran claridad
expositiva con el rigor propio de una
investigación académica.
Deben mencionarse los testimonios
utilizados, que se recogen en el
Anexo II, pues incluyen las declaraciones
de 20 periodistas que desempeñaban
puestos de relevancia en los
diarios más importantes del período analizado. Además se entrevistó a
Sabino Fernández Campo, secretario
de la Casa del Rey a partir de 1977.
Con esto se aporta la visión desde detrás
de las páginas periodísticas, que
sirve de fuente fundamental en esta
investigación. En la práctica las palabras
de los entrevistados sólo corroboran
lo que ya se trasluce de la lectura
crítica de lo que escribieron, pero
el contraste ayuda a apuntalar ideas
y apreciaciones que el autor había
ido descubriendo según avanzaba en
su tarea.
A la hora de presentar el desarrollo
de los acontecimientos, Ricardo
Zugasti aporta ingente cantidad de
textos que sirven de muestra para
presentar las posturas de los distintos
periódicos especialmente examinados.
Entre ellos se encuentran diarios
madrileños, catalanes, vascos y navarros.
La selección de las 13 cabeceras
en cuestión en líneas generales es correcta,
pero la inclusión de alguna no
está justificada de forma inapelable.
Es cierto que tampoco hubiera cambiado
mucho el resultado final por
haber excluido alguna o incluido
otra.
En la polémica acerca de si el
cambio político de esos años se debió
más a la acción de personas individuales
o al conjunto de la sociedad,
el autor se decanta de forma clara a
favor de la primera de las opciones,
que no excluye, por supuesto, la influencia
de factores externos. Se
muestra a lo largo de las páginas cómo
el Rey tomó decisiones que resultaban
decisivas y que no contaban con el apoyo de todos los sectores de
la población española, aunque sí de
la mayoría de los periódicos. Al
adoptar el autor esta perspectiva se
entiende que aflore continuamente
la idea de que había una complicidad
entre el monarca y los medios impresos,
que no reflejaban en sus páginas
las posturas contrarias al cambio político,
al menos en la misma proporción
que se descubría en el entorno
en el que se movían.
El libro es tributario de las exigencias
propias de una obra de corte académico.
La buena estructura, la redacción
pulcra, el tono despegado de
la realidad historiada, el uso equilibrado
de las fuentes escritas y orales,
el equilibrio entre los capítulos y el
desarrollo plano, sin intriga, son todas
virtudes que adornan a un trabajo
escrito para un público restringido,
ya entendido en los temas que se
abordan. No se trata de una obra de
divulgación, ni introductoria a la temática
de la transición a la democracia
en España. Si bien tanto la monarquía
como la familia real española
son populares y hay una atención
mediática apreciable, sólo quien sea
un lector introducido en el tema podrá
apreciar las muchas virtudes que
posee esta monografía.
Quienes deseen conocer más a
fondo cómo se fue construyendo el
nuevo régimen, vigente en la actualidad
en España, podrán comprender
mejor las peculiaridades que posee si
lee este libro. Ajeno a cualquier
planteamiento polémico o partidista,
sabe mostrar cómo se llevó a cabo una tarea, que parecía imposible o
muy difícil, de una manera sencilla.
Si no hubiera sido por la madurez que
había alcanzado la sociedad española,
es claro que tal proceso no hubiera
llegado a buen puerto. Es, en definitiva,
una buena muestra de que es posible
actuar pensando en un proyecto
común futuro y no caer en un revanchismo
victimista que tanto gusta de
mirar al pasado y obcecarse en destacar
lo que divide.

 

José J. SÁNCHEZ ARANDA
se.vanu@adnarasj

 

up
© Communication & Society - School of Communication - University of Navarra | Contact Us | Legal Notice | Site Map