COMMUNICATION-SOCIETY.COM VERSIÓN EN ESPAÑOL
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
USER AREA
Username: Password:
Ok Sign inForgot your password?
GoogleINSIDE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
Review / Alfonso Nieto Empresa Informativa Editorial Ariel S. A., Barcelona, 1993, 437 pp.

 


El libro es fruto del deseo de los autores de poner al alcance de estudiosos y estudiantes de la materia un compendio estructurado de ideas en   torno a la Empresa Informativa. Ese deseo, largamente madurado, está avalado por la experiencia docente e investigadora de los autores. Alfonso Nieto es Catedrático de Empresa Informativa  y Profesor Ordinario de la Facultad de  Ciencias de la Información de la Universidad de Navarra. Ha sido rector de   esa universidad durante trece anos y es autor de numerosos libros y trabajos   bien conocidos en ámbitos científicos, tanto españoles como internacionales.   Por su parte, Francisco Iglesias es Profesor Titular de Empresa Informativa   en la Universidad Complutense de Madrid, y autor de medio centenar de trabajos científicos. Empesa informativa recoge un amplio espectro de ideas y planteamientos teóricos, con criterios de síntesis y racionalidad, sobre el estudio y la realización profesional del conjunto de entidades organizadas en forma de empresas de prensa, radio, televisión, cine, publicidad, editorial, etc. Solamente   el índice del libro constituye un verdadero mapa de carreteras para moverse por la Empresa Informativa. Sin duda,  la coherencia del trabajo, su tremenda  solidez, lo hace apto como guía para  profesores, estudiantes y profesionales  que habrán de completar las ideas del  libro con datos concretos de empresas  informativas. Por eso, los autores han procurado prescindir de estadísticas y  tablas cuyos contenidos son, no pocas  veces, muy caducos.  Todo el libro responde a visión humanística del trabajo y del trabajador  – todo hay que decirlo – poco habitual   en este tipo de estudios. ”Persona y trabajo cimentan la actividad humana encaminada a producir bienes o prestar   servicios” (p. 3), afirman los autores,  que recurren a Boecio – siglo V – para definir persona como ”sustancia individual de naturaleza racional”. La  persona, pues, está en el centro de todo, tiene derechos y deberes inalienables, que ningún otro ser puede impedir, pues son derechos naturales de la  persona.  La persona humana, en sentido propio, es el único sujeto de trabajo y a  ella corresponde ”el derecho y la obligación, el honor y el deber, de trabajar” (p. 4). La dignidad de la persona  hace que todos los trabajos tengan idéntico y supremo valor, aunque – lógicamente – cada trabajo en concreto  pueda ser valorado económicamente en  diferentes niveles de acuerdo con el servicio prestado. La relación ”personal y de trabajo” permite una doble consideración: una subjetiva, que atiende al perfeccionamiento humano y profesional  de quien lo realiza; y otra objetiva, que  atiende a la progresiva mejoría del bien   producido o del servicio prestado.  La necesidad de superar la visión  economicista de la empresa – que busca beneficios ilimitados con la sola  unión de capital y trabajo – lleva a los autores a manejar algunas de las carac- terísticas de la economía social de mercado, antes de formular el concepto de   Empresa Informativa. Tales como: amparar la libertad de las personas para   que desarrollen su actividad dentro de  la empresa, abrir cauces a la iniciativa   social privada, atender antes al trabajador que al resultado del trabajo, in-   tegrar personas en lugar de dividirlas  por clases, y buscar la participación en 


la toma de decisiones. Se aprecia el esfuerzo claro de los autores por superar 


planteamientos capitalistas y pragmáticos, por considerar la información   como el resultado de un trabajo de la  inteligencia humana que enriquece al   receptor, y por valorar el papel de las  personas en cada empresa.   Subyace, también, en todas las páginas del libro, la idea de servicio como   marco en el que se encuadra la empresa informativa. La propiedad de un medio de comunicación no conlleva el derecho a la propiedad de la Información. El poder de informar es poder de servir. La Información está para servir a la sociedad, y no para servirse de ella. El interés general es mejor que el individual, y la necesidad de muchos debe prevalecer sobre la de pocos. Por eso, la información es algo donde debe   estar presente la solidaridad. Alfonso Nieto y Francisco Iglesias definen Empresa Informativa como ”el conjunto organizado de trabajo redaccional, creativo y técnico, bienes materiales y económicos, y relaciones comerciales, para difundir informaciones, ideas, expresiones artísticas o de entretenimiento, utilizando soportes o medios de comunicación social” (p. 80).   Del análisis y fundamentación de la  Empresa Informativa se pasa a la organización y a las relaciones comerciales. Resultan muy acertadas e innovadoras,  las observaciones que los autores hacen  sobre el mercado de la información,  entendido como la sede física o el ámbito social donde se promueve y realiza  el encuentro de oferta y demanda de  productos o recursos informativos.  Se habla de mercado informativo  como mercado del tiempo. Los empresarios ofrecen productos cuyo consumo exige tiempo destinado a la lectura, visión o audición.  De aquí se desprende que la competencia en el mercado de la información es  una competencia intelectual por atraer  el mayor o menor tiempo posible de  los receptores. El tiempo más cotizado -respetando la regla que concede más  valor al bien más escaso – es, precisamente, el de quienes tienen menos  tiempo. Puede hablarse, por eso, de calidad de tiempos. 


Es interesante el horizonte que abren  los autores al hablar del mercado de la  información como mercado de ideas.  La idea es el conocimiento, opinión o  juicio, que una persona puede formar  de otras personas, o de instituciones o  cosas. Cuando las ideas entran en el  mercado de la información, ese mercado se constituye en un mercado con  ofertas y demandas de ideas, conocimientos u opiniones. La circulación de  ideas en el mercado de la información  tiene singular importancia, ya que cada  vez son más los ciudadanos que participan en los medios de comunicación.  Las audiencias van extendiéndose. Por  éso, el poder de la ideas va aumentando. Cada vez son más las personas  cuya capacidad de decidir se ve afectada por las ideas que se presentan en  los medios.  La perspectiva de determinar el valor de un mercado informativo por los   contenidos es novedosa y ciertamente   profunda. El aspecto fundamental de  un mercado no son los medios, sino   los contenidos y el poder de esos contenidos, sus propietarios y el proceso de la toma de decisiones, En definitiva,  quién tiene el poder sobre esos contenidos.  Hay, asimismo, una profundización  en el concepto de marketing informativo, definido como el conjunto de actividades organizadas para difundir  mensajes a través de productos informativos, que promuevan o favorezcan relaciones de cambio de ideas y de intereses tangibles, en beneficio de personas, instituciones o empresas. Se analiza, de modo muy agudo, la demanda  desde la ignorancia, la oferta desde el   conocimiento y el marketing de ideas.   La última parte del libro comprende   todos los aspectos relacionados con la  estructura económica y la administración de las diversas empresas informativas. Los capítulos van recorriendo la  empresa de prensa, radio, televisión,  publicidad, cine, agencias informativas,  editoriales de libros, video, videotexto y teletexto, cable y satélite. Se incluyen, además, capítulos dedicados a la  gratuidad en información, a las ayudas  del Estado, a la programación presupuestaria, a la administración contable,   y a las cuentas anuales, de acuerdo con  el vigente Plan General de Contabilidad.    En definitiva, Empresa Informativa   constituye una aportación fundamental   al estudio de la materia y la base para  futuros libros y manuales especializados  que tendrán que escribirse, al menos,   sobre las principales vertientes de la   Empresa Informativa; prensa, radio, televisión, publicidad, cine, agencias informativas, editoriales de libros, video,  videotexto y teletexto, cable y satélite. 

 

Fernando CABELLO

 

up
© Communication & Society - School of Communication - University of Navarra | Contact Us | Legal Notice | Site Map