COMMUNICATION-SOCIETY.COM VERSIÓN EN ESPAÑOL
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
USER AREA
Username: Password:
Ok Sign inForgot your password?
GoogleINSIDE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
Review / GAVIN F. FAIRBAIRN Y CHRIS- Reading, Writing and Reasoning – A guide for students –. Buckingham, Open University Press, 1991, 152 págs,
GAVIN F. FAIRBAIRN Y CHRIS-
TOPHER WINCH
Reading, Writing and Reasoning – A guide for students –.
Buckingham, Open University Press, 1991, 152 págs,

Al estilo de los manuales americanos, los autores ofrecen los recientes hallazgos de la escuela inglesa en técnicas de lectura, escritura y razonamiento, con el fin de que el lector desarrolle habilidades para la lectura y la interpretación de los textos, adquiera un estilo claro y efectivo y aprenda a identificar las exigencias de una argumentación coherente. En la primera parte sobre la comprensión de textos, Fairbairn y Winch insisten en la necesidad de un nivel de competencia lingüística y literaria por parte del lector, para que éste pueda captar las asociaciones de sentido y comprender el sistema de referencias del texto; sobre todo cuando son de tipo argumentativo. El lector debe estar atento a todas las señales que emite el autor, y desarrollar habilidades interpretativas de reorganización, inferencia y evaluación para deducir el sentido del texto más allá de su significado literal. Y aunque los autores abogan por una lectura sistemática y abierta para no caer en los juicios destructivos, no hay que confundir este acercamiento generoso con una actitud ingenua por parte del lector: no todo lo que se publica tiene valor, aunque venga avalado por autoridades en su campo.
En cuanto al proceso de escritura, las recomendaciones de los autores no distan mucho de las de sus colegas norteamericanos: pensar, planear, escribir un primer borrador y reescribir; todo ello tratando de satisfacer las exigencias básicas de claridad y coherencia. Pero el capítulo que más interesa realmente, no tanto por la novedad de sus planteamientos como por el análisis de casos, es el relacionado con la argumentación: formas racionales y no racionales de persuasión. Los autores parten del principio de que un texto persuasivo tiene éxito en la medida en que el autor se compromete con lo que dice y sostiene un punto de vista particular. Para demostrar la validez de sus argumentos recurre al contraste de opiniones (estrategia dialéctica), a pruebas y evidencias sólidas; pero sólo logra ser convincente cuando ese razonamiento va arropado por un estilo vigoroso y personal. Es decir, el estilo no es producto de la ornamentación, sino reflejo de un sistema crítico, de un compromiso del escritor. En más de 30 páginas los autores se ocupan de la argumentación o desarrollo coherente de las ideas, con un sistema de análisis útil tanto para la construcción como para la interpretación de argumentos. Y prestan particularmente atención a las formas legítimas e ilegítimas de la persuasión, teniendo presente que un estilo bien desarrollado puede ayudar a construir un texto persuasivo, pero también puede servir de pantalla a un contenido insubstancial y dañino, Para desvelar los trucos y estrategias más frecuentes de la persuasión irracional, analizan una serie de textos tomados de la prensa e identifican elementos como los llamados ”persuasores”, empleados para sugerir que un punto de vista es tan obvio que no necesita apoyo argumental y debe aceptarse como verdad indiscutible (aquí caen los adverbios terminados en -mente que tanto abundan en los textos de opinión, y todas las expresiones de tipo: ”Estarán de acuerdo...”, ”De sobra conocido...”, ”La verdad es que...”, ”Nadie puede negar que...”; o la apelación a ”hechos científicamente comprobados” y referencia a autoridades en la materia, con la máxima pretensión de objetividad). Entre otras estrategias evaluadas por los autores están la de borrar las fronteras entre los hechos y las opi- niones, incurrir en confusiones terminológicas y eufemismos, emplear un lenguaje emotivo, hacer generalizaciones irreflexivas y conectar hechos e ideas que guardan una aparente similitud. En todos estos casos el lector es carnaza fácil porque, como dicen los autores, antes de dar la impresión de ser un estrecho de miras, la mayoría de los lectores prefiere la complicidad con el autor, en quien deposita su confianza. Por el contrario, la persuasión racional ofrece al lector la posibilidad de verificar la validez de las premisas – a través de las fuentes citadas, de
las evidencias y los argumentos de autoridad –, y emplea formas deducti-
vas e inductivas de argumentación que resisten cualquier prueba de co-
herencia interna.

MARYLUZ VALLEJO



 

Mary Luz Vallejo

 

up
© Communication & Society - School of Communication - University of Navarra | Contact Us | Legal Notice | Site Map