COMMUNICATION-SOCIETY.COM VERSIÓN EN ESPAÑOL
Comunicación y Sociedad Universidad de Navarra | Facultad de Comunicación
USER AREA
Username: Password:
Ok Sign inForgot your password?
GoogleINSIDE C&S Ok

Calidad Revistas Científicas Españolas
Review / Carlos ELÍAS PÉREZ Telebasura y periodismo Ediciones Libertarias, Madrid, 2004, 183 pp.

El interés de Carlos Elías por la televisión comenzó al aplicar las conclusiones de su tesis doctoral a otros campos: los científicos no sólo eran usados por los políticos como proponía su tesis sino también por la televisión para avalar la telebasura. Periodismo y telebasura constituye uno de esos ejemplos inusuales de que todavía existen profesionales dispuestos a hacer verdaderos planteamientos críticos, en este caso de la telebasura, yendo incluso más allá y arremetiendo contra todos aquellos que considera responsables sin dudar en ponerles nombre. A lo largo de nueve capítulos trata de esbozar fronteras entre lo que es espectáculo y lo que es periodismo en la que es una clara denuncia del negocio de la telebasura en España, y al mismo tiempo se plantea cuál es el grado de responsabilidad que tiene la universidad en la solución a este problema.


El libro inicia su andadura tratando de definir qué es telebasura mediante el recurso a fuentes bibliográficas y ofreciendo ejemplos de conocidos programas de televisión. Se adentra en la historia de la telebasura en España y ofrece diversas visiones que dan fe de la falta de consenso para situar su nacimiento, aunque la más consistente parece aquella que la sitúa con la aparición de las cadenas privadas de televisión en 1990, cuando “la fuerte competencia que comenzaba por el reducido pastel publicitario implicaba la necesidad de producir programas baratos y de gran audiencia” (p.28). Posteriormente, sitúa el origen de la telebasura en el periodismo sensacionalista y para ello hace un recorrido por la historia de éste a nivel mundial dando especial protagonismo del periodismo americano, todo ello acompañado de ingeniosos paralelismos entre casos ocurridos en épocas pasadas de nuestra historia y el actual modelo de televisión sensacionalista. Igualmente dedica un buen espacio al análisis de modelos de televisión americanos, británicos y españoles mostrando, en líneas generales, una postura de pesimismo al considerar que hoy el periodismo ha retrocedido y está siendo contagiado por la telebasura.


Para describir el uso del sensacionalismo en la televisión española, en un interesante y bien documentado capítulo el autor alude a los ingredientes de telebasura que contienen los talk shows y a cómo se otorga a éstos un “halo de credibilidad” poniendo al frente a periodistas prestigiosos y culpa de ello a la falta de medidas por parte del gobierno y a algunos empresarios “que siempre han mirado más el dinero fácil que el bien y el futuro de un país” (p. 34). Se incluyen en el libro valiosas declaraciones de verdaderos expertos invitados a programas de este tipo - “porque siempre invitan a algún científico serio para darle un tono serio a ese circo” (p. 52), afirma un entrevistado- quienes coinciden en formular una queja sobre la manera en que los presentadores ponen a todos los tertulianos, sean o no serios, al mismo nivel, llegándose incluso a recurrir a invitar a pseudoexpertos o supuestos profesionales que se ganan la vida recorriendo programas de distintas cadenas. En definitiva, conclusiones poco alentadoras como que las televisiones son cada vez menos serias a la hora de incorporar personajes y expertos invitados, que la telebasura sólo se combate con más telebasura o que los estudios de audiencias suelen conceder la victoria a la telebasura frente al intento de información seria.


Por otra parte, Elías establece una tipología de telebasura y aclara que existen programas buenos con características de telebasura pero que la diferencia entre éstos y el periodismo telebasura está en que el espectador sabe que que los primeros son ficción o entretenimiento pero no pretenden camuflar. Un análisis de los reality shows incluye ejemplos claros de nuestra actualidad televisiva en los que se impone la lógica de mínima inversión y máximo beneficio, un fenómeno que aplicado a la televisión la convierte en un medio especulativo y no en un servicio público.


En capítulo aparte se establecen las relaciones entre periodismo, telebasura y política mediante un análisis de situaciones del extranjero, particularmente de EE.UU., y españoles. En este último caso, se detallan tramas o incidentes de la política local y nacional sobradamente conocidos que han llegado a trivializarse hasta el punto de convertirse en caldo de cultivo para la telebasura. También se trata la cuestión de cómo ésta última afecta a niños y adolescentes y de nuevo aparece el gobierno como culpable de no buscar soluciones.


Con respecto a la situación actual de los periodistas en televisión, el autor explica cómo la aparición de nuevas tecnologías ha afectado a la situación laboral de estos profesionales en España y menciona la importancia que tienen grandes dosis de educación y cultura para poder ejercer un periodismo de serio y de calidad -se echa en falta un análisis más profundo de esto, a mi parecer-. Pero especialmente tajante es su crítica a la universidad por la supuesta mala enseñanza que desde ella se hace del periodismo y por entender que en ella prevalecen las técnicas instrumentales frente a los fundamentos y la reflexión sobre la profesión. Se muestra duro con un sistema universitario que, en lo que a estudios de Periodismo se refiere, recurre, a su entender, a vías de contratación de profesorado más baratas que sólo acaban perjudicando al alumno y un sistema empresarial de los medios de comunicación que propicia la explotación del estudiante de periodismo por la precariedad laboral. Propone como una de las soluciones la dignificación de los estudios de Periodismo en las universidades españolas mediante su equiparación real a otras titulaciones.


En definitiva, aunque en ocasiones Elías parece centrar más esfuerzos en el contenido que en el cuidado de la forma, ello no desmerece en absoluto el fin del mensaje que quiere transmitir a través de ciento ochenta páginas en las que se desenvuelve de forma ágil, personal y sincera: hacer reflexionar a cualquier tipo de lector sobre un hecho actual como es la telebasura haciendo hincapié en cómo está afectando y puede llegar a afectar a la sociedad. Todo ello nos llega en lo que podría definirse como un libro tan valiente como necesario.

 

Sonia FDEZ. PARRATT
se.m3cu.muh@tarrapfs

 

up
© Communication & Society - School of Communication - University of Navarra | Contact Us | Legal Notice | Site Map