Portada

COMPASES PARA DISTINTOS USOS Y OTROS UTENSILIOS PARA TRAZAR CURVAS

La palabra compás proviene del latín compassare que significa pasear o medir. Se trata de un antiquísimo instrumento conocido por los egipcios y que la mitología griega atribuía su inmemorial invención a Pérdix, sobrino de Dédalo.

Formado por dos piernas articuladas terminadas en punta y que están unidas en su parte superior, puede servir para dos tareas: para tomar medidas o para trazar circunferencias, arcos y segmentos curvos.  Una gran variedad de compases romanos se conservan en distintos museos y colecciones. El tratado de Vitruvio cita este instrumento en el Libro I con la palabra latina circinus.

Durante la Edad Media los compases de pequeño tamaño eran usados en los monasterios para preparar los manuscritos para su posterior iluminación o para trazar dibujos de ingeniería o arquitectura. El compás de mayor tamaño o de hierro forjado fue un utensilio ampliamente empleado por canteros y carpinteros. Esta muestra incluye algunos de este tipo, empleados en la construcción, de los siglos XVIII y XIX.



Imagen de compases de punta seca y para trazar
Imagen de utensilios para curvas

 

OTRAS CURVAS

 

creditos Biblioteca Universidad de Navarra Creative Common