Publicaciones de Biología de la Universidad de Navarra, Serie Zoológica, 26: 45-72, 2000

 

This is a web (html) version of the printed original, edited by Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, available from unzyec@unav.es

 

 

EL QUEBRANTAHUESOS EN ESPAÑA: ¿ES POSIBLE SU RECUPERACION?

 

Rafael Heredia

 

La Foramontana, Camino del Túnel s/n, 33202 Gijón, Asturias. E-mail: r.heredia@wanadoo.es

 

 

1. INTRODUCCION

 

La Ley 4/89 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre recoge la figura de los Planes de Recuperación como instrumento para la protección de especies en peligro de extinción. Esta ley especifica que dichos Planes de Recuperación deberán ser redactados por las Comunidades Autónomas.

 

Hasta el momento de elaborar los Planes de Recuperación, el antiguo ICONA (actualmente Dirección General de Conservación de la Naturaleza) y las Comunidades Autónomas se han comprometido de mutuo acuerdo a desarrollar un conjunto de directrices extraídas del Plan Coordinado de Actuaciones para la Protección del Quebrantahuesos (ICONA, 1988). A partir de este Plan Coordinado, ICONA publicó un documento de orden interno para las Comunidades titulado Directrices para la elaboración de Planes de Recuperación del Quebrantahuesos (ICONA, 1990), que ha servido como orientación para la redacción definitiva de dichos Planes.      

 

El antiguo ICONA promovió nueve reuniones técnicas sobre el quebrantahuesos. La I se celebró en Zaragoza en enero de 1988, la II en Lleida en noviembre del mismo año, la III en Pamplona en enero de 1990, la IV en Cazorla (Jaén) en noviembre de 1990, la V en Huesca en 1991, la VI en Bagá (Barcelona) en el Parque Natural del Cadí‑Moixeró en diciembre de 1992, la VII reunión de coordinación se celebró en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido el 26 de Enero de 1994, la VIII tuvo lugar en el Parque Natural del Señorío de Bertiz (Navarra) en enero de 1995 y la IX reunión de coordinación se celebró en el Centro de Recepción del Parque Nacional de Aigües Tortes (Bohí, Lleida), en noviembre de 1995. Tras el traspaso de la Dirección General al Ministerio de Medio Ambiente, las reuniones de coordinación del Plan de Actuaciones pasaron a llamarse reuniones del Grupo de Trabajo sobre Conservación del Quebrantahuesos. La X reunión del Grupo de Trabajo correspondiente al año 1996 se celebró el día 12 de diciembre en Echo (Huesca).  La XI  anual del Grupo de Trabajo se celebró en el Principado de Andorra en febrero de 1998 y la XII en el Parque Natural de Cazorla y las Villas en diciembre de 1998. La XIII reunión anual del Grupo de Trabajo se hará coincidir con la Reunión general abierta de coordinación que está previsto celebrar en el Parque Natural de Aralar.

 

En la IV reunión técnica celebrada en Cazorla se extrajeron una serie de conclusiones, y en el apartado número 5 se considera necesaria la elaboración de Planes de Recuperación Regionales, de acuerdo con las competencias atribuidas por la Ley 4/89 a las Comunidades Autónomas.

 

De acuerdo con este punto, se inició en enero de 1991 en Pamplona (Navarra) la elaboración del borrador del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en esta Comunidad Autónoma, cuyo texto definitivo fue aprobado por Decreto Foral el 4 de abril, siendo publicado en el Boletín Oficial de Navarra número 62, con fecha de 15 de mayo de 1991. Este Plan de Recuperación ha sido revisado en 1997 con algunas novedades referidas básicamente al ámbito de aplicación, que fue ampliado para cubrir las nuevas colonizaciones de la especie en la zona occidental de la Comunidad, siendo aprobado de nuevo por Decreto Foral.

 

La Comunidad Autónoma de Aragón estableció en 1994 un régimen de protección para el quebrantahuesos y asimismo ha aprobado mediante Decreto 184/1994, de 31 de Agosto, publicado en el BOA nº 108 del 9 de Septiembre de 1994 de la Diputación General de Aragón, el Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en esta Comunidad Autónoma.

 

Por último, Cataluña aprobó el 29 de septiembre de 1994 su Plan de Recuperación del Quebrantahuesos por el Departament d'Agricultura, Ramaderia i Pesca, mediante el Decreto 282/1994 publicado en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya nº 1972 (14.11.1994).

 

Con la aprobación definitiva de los Planes de Recuperación en las tres regiones autonómicas donde habita y se reproduce el quebrantahuesos, se cumple uno de los objetivos más importantes que nos habíamos propuesto en el Plan Coordinado de Actuaciones para la Conservación de esta especie.

 

En el futuro, y asimismo dentro de otro de los objetivos de dicho Plan consistente en la recolonización de los territorios antiguamente regentados por el quebrantahuesos, se deberán de redactar nuevos Planes de Recuperación, procediéndose a la adecuación de los existentes con la incorporación de nuevas medidas según los requerimientos de la especie. En este orden de cosas, la Comunidad Autónoma de Andalucía tiene ya redactado el borrador de su Plan de Recuperación con vistas a la futura reintroducción de la especie en el Parque Natural de Cazorla y las Villas.

 

Durante el periodo 1994‑98 la Comisión Europea financió a través de los fondos LIFE un proyecto internacional para la protección y conservación del quebrantahuesos en los Pirineos. Los beneficiarios directos de los fondos LIFE han sido las CC.AA. de Aragón, Cataluña y Navarra, así como la Dirección General de Conservación de la Naturaleza dependiente del Ministerio de Medio Ambiente. En 1998 la Comunidad Autónoma de Aragón ha obtenido de nuevo fondos LIFE para un nuevo proyecto de conservación del quebrantahuesos que finalizará en el año 2003. En la Unión Europea actualmente están operativos tres proyectos de conservación y recuperación de quebrantahuesos con cargo al instrumento financiero LIFE, uno en España (Aragón), otro en Grecia (continente y Creta) y otro en Francia con dos programas independientes (Alpes y Córcega).

 

En 1999 se redacta el borrador de la Estrategia para la Conservación del quebrantahuesos en España, que está pendiente de aprobación.

 

2. RESULTADOS DE LA REPRODUCCIÓN EN 1999 E INVENTARIO ACTUAL DE LA POBLACIÓN

 

2.1. Metodología

 

2.1.1. Metodología del censo

 

            Para el censo de la población se ha seguido el método utilizado en otras grandes rapaces rupícolas, consistente en una serie de controles consecutivos realizados en el sector de nidificación de las parejas, incidiendo en las épocas consideradas cruciales y que proporcionan una mayor información para la obtención de los parámetros reproductivos. Estos periodos son básicamente el celo y la construcción del nido, la incubación y el desarrollo del pollo hasta que efectúa sus primeros vuelos. En caso de no encontrarse el nido, se procede a un control posterior durante la etapa de dependencia de los adultos, con el objeto de visualizar al pollo volandero en compañía de estos y dentro del área de nidificación de la pareja, ratificándose entonces el resultado positivo de la reproducción. Por último, cuando la información que se posee sobre una determinada pareja resulta insuficiente, el resultado se deja como interrogante y no se considera como pareja controlada.

 

1.1.1     2.1.2. Parámetros reproductivos

 

Los parámetros reproductivos (Cheylan, 1981) obtenidos como consecuencia de los controles son los siguientes:

 

a) Parámetros propios a la población

 

‑ Número de parejas conocidas: incluye el número total de territorios ocupados, independientemente de que las parejas que los regentan sean adultos reproductores o no.

‑ Número de parejas reproductoras: son las parejas en que se ha constatado indicios de reproducción (pautas de celo, cópulas, construcción de nido, incubación, etc.) al menos en una ocasión, al margen de que ésta se haya desarrollado con éxito. Estas parejas están numeradas.

‑ Número de parejas controladas: son aquellas en las que se conoce el resultado de la reproducción o la ausencia de ésta.

‑ Número de parejas nidificantes: son las parejas que han puesto o mostrado indicios fidedignos de haberlo hecho.

‑ Número de parejas productoras: corresponden a las parejas que han sacado adelante un pollo.

‑ Número de pollos que vuelan.              

 

1.1.2     b) Parámetros propios a las parejas

 

‑ Productividad = nº de pollos volados/nº de parejas controladas.

‑ Exito reproductor = nº de pollos volados/nº de parejas nidificantes.

‑ Proporción de parejas productoras = nº de parejas que han sacado pollo/nº de parejas con puesta.

‑ Proporción de parejas que ponen = nº de parejas nidificantes/nº de parejas controladas.

 

1.2     2.2 Total de la población en la vertiente sur de los Pirineos (año 1999).

 

Número de territorios ocupados: 77 (Aragón: 47; Cataluña: 22; Navarra: 8)           

Número de parejas reproductoras: 64 (Aragón: 40; Cataluña: 18; Navarra: 6)

Parejas reproductoras controladas: 64

Nidificaciones: 53

Pollos al vuelo: 37

Productividad:  37/64 = 0,57 jóvenes/pareja controlada/año

Exito reproductor: 37/53= 0,70 jóvenes/ pareja nidificante/año

Porcentaje de parejas productoras: 70% saca pollo     

Porcentaje de parejas nidificantes: 83% que ponen

 

2.3. Subpoblaciones (año 1999)

 

 

 

Pirineo

 

Prepirineo

Montes Vascos

Sierras Exteriores

Nº de territorios

34

27

15

1

Nº de parejas reproductoras

29

22

13

1

 

2.4. Mortalidad y accidentes

 

Resumen de la mortalidad en el Pirineo español:

 

Año

Localidad

Características

1

1983

Navarra

adulto muerto (disparo)

2

1986

Huesca

adulto muerto (colisión tendido eléctrico)

3

1989

Navarra

adulto muerto (disparo)

4

1993

Huesca

adulto macho muerto (disparo)

5

1994

Huesca

subadulto de 4 años muerto (veneno)

6

1994

Lérida

adulto hembra muerta (colisión tendido eléctrico)

7

1994

Huesca

adulto macho herido recuperado (disparo)

8

1994

Navarra

adulto hembra muerta (predación por zorro)

9

1995

Huesca

adulto hembra muerta (disparo)

10

1995

Lérida

adulto hembra muerta (colisión tendido eléctrico)

11

1995

Huesca

joven muerto (veneno)

12

1996

Andorra

adulto macho recuperado (disparo)

13

14

1997

1997

Huesca

Lérida

adulto hembra de 8 años muerto (veneno)

subadulto de 3 años muerto (veneno)

15

16

17

1997

1998

1998

Navarra

Huesca

Huesca

adulto hembra recuperado (veneno)

subadulto macho muerto (disparo)

adulto hembra muerto (veneno)

18

1998

Huesca

joven muerto (veneno)

19

20

1999

1999

Navarra

Huesca

subadulto de 6 años recuperado (infección)

adulto muerto (colisión con tendido)

21

1999

Huesca

adulto herido hembra en recuperación (tendido)

Total

21

Veneno

7

caza     tendido      predación     desconocida

        7            5                  1                     1

 

 

En el Pirineo español se han documentado 21 accidentes de quebrantahuesos en los últimos 16 años, de ellos 16 con resultado de muerte, tres pudieron ser recuperados y puestos en libertad de nuevo, y otros dos eran irrecuperables y fueron donados a proyectos de cría en cautividad. Entre esas 21 aves hubo 15 adultos, cuatro subadultos pertenecientes a la Fase 2 de plumaje (4-6 años) y dos jóvenes de Fase 1 (1-2 años). En 11 casos se pudo averiguar el sexo: ocho eran hembras y tres machos. En siete casos el accidente se produjo a consecuencia de disparos efectuados con armas de fuego (caza ilegal). En dos de estos casos los ejemplares fueron recuperados de sus heridas y cedidos a un centro de cría en cautividad, al no ser posible su puesta en libertad. En otros cinco casos la muerte se debió al choque contra cables (colisión contra tendidos aéreos), y de ellos sólo un ejemplar pudo ser recuperado, permaneciendo de momento en un centro de recuperación. Siete aves (tres adultos, dos subadultos de la Fase 2 (cuarto año, subfase 2.2) y dos jóvenes de Fase 1) han sido envenenadas, y de ellas seis  murieron y otra (una hembra adulta) fue recuperada de la intoxicación producida por la ingestión de un pesticida. Este ejemplar fue soltado de nuevo en su territorio.

 

Un adulto ha muerto depredado en el nido por zorro. La depredación por zorro ha sido citada igualmente en pollos volanderos reintroducidos en los Alpes. Por último un subadulto de seis años ha podido ser recuperado de una infección de origen desconocido.


Figura 1. Resultado de los accidentes documentados en el Pirineo español.

 

 

Mortalidad de quebrantahuesos en el Pirineo francés

 

 

Fecha               Area                             Edad                Causa              Estado

1980                 Ariege                          adulto               tendido             muerto

1987                 País Vasco                   adulto               disparo             muerto

1990                 Santa Engracia             adulto               disparo             muerto

1993                 Santa Engracia             adulto               disparo             muerto

1994                 Alto Garona                  adulto               disparo             muerto

1994                 Bigorre                         adulto               tendido             muerto

1998                 Altos Pirineos               joven                plumbismo        recuperado

1999                 Valle de Aspe               subadulto          tendido             muerto

 

                        disparo             tendido aéreo                intoxicación

Total: 8             4                      3                                  1

 

 

Mortalidad de quebrantahuesos en los Pirineos (periodo 1983-1999)

 

 

Total Pirineos    veneno  caza     tendidos           depredación      intoxicación España+Francia    

29 ejemplares       7        11          8                       1                         2             

 

 

A la tendencia apuntada hace 12 años (Canut et al., 1987) de que la caza ilegal y el choque contra cables eran las principales causas de muerte de la especie en los Pirineos, se debe añadir en la actualidad el veneno. El radiomarcaje y el análisis de restos, que están siendo practicados con regularidad, empiezan a mostrar una preocupante incidencia de los diferentes venenos (siete casos) que iguala a la mortalidad por disparos, con la salvedad de que sólo se encuentra un 10% de lo que muere envenenado.

 

 

 


CAUSAS DE MORTALIDAD


 

 

Figura 2. Causas de mortalidad de quebrantahuesos en los Pirineos.

 

 

2.5. Resumen del inventario del total de la población pirenaica

 

Resumiendo todos estos datos, el inventario de la población pirenaica de quebrantahuesos permanece de la siguiente forma:

 

VERTIENTE ESPAÑOLA (datos de Rafael Heredia):

 

Parejas reproductoras. Pirenaicas: 29; Prepirenaicas: 22; Sierras Exteriores: 13. Total de parejas reproductoras: 64 (Aragón: 40; Cataluña: 18; Navarra: 6)

Territorios regentados por parejas en el Pirineo español: 77 (Pirineos: 34; Prepirineo: 27; Sierras Exteriores: 15; Montañas Vascas: 1). Aragón: 47; Cataluña: 22; Navarra: 7 en Pirineo + 1 en Montañas Vascas.

Parejas o territorios nuevos: Territorios regentados por parejas en las que todavía no se ha constatado la reproducción:

 

 

Subpoblación

Aragón

Lleida

Navarra

Pirineos

3

2

-

Prepirineos

2

2

1

Sierras Exteriores

2

-

-

Montañas Vascas

-

-

1

Total: 13

6

5

2

 

 

Número mínimo total de ejemplares adultos: Teniendo en cuenta los territorios regentados por parejas adultas y tríos, el número mínimo total de adultos en la vertiente española de los Pirineos es 167.

 

VERTIENTE FRANCESA (datos Martine Razin - Coordinación Francia)          

 

Número de parejas reproductoras: 21

Número de territorios ocupados por parejas: 23

Número de jóvenes que vuelan: 6

Número mínimo total de ejemplares adultos: El número de adultos en la vertiente nor-pirenaica es 46.

 

TOTAL PIRINEOS (España + Francia)

 

Número de parejas reproductoras: 64 + 21 = 85

Número de territorios ocupados: 77 + 23 = 100

Número total de ejemplares en el Pirineo: El número total de adultos es 213, y el número de ejemplares preadultos, según el estudio demográfico que lleva a cabo la DGA, es 160 (datos expuestos por R. Antor, junio 1999). Así, pues, el número total de ejemplares estaría en torno a 373.

 

3. EVOLUCIÓN, PARÁMETROS REPRODUCTIVOS Y RECAPITULACIÓN DE LOS PROBLEMAS DE CONSERVACIÓN EN LOS PIRINEOS

 

(Datos Pirineo español: Rafael Heredia. Datos Pirineo francés: Martine Razin)

 

El periodo 1985-1998 ofrece un panorama completo sobre la evolución del quebrantahuesos en los Pirineos. El balance de 14 años de acciones emprendidas siguiendo los mismos protocolos y métodos en las dos vertientes, y la posibilidad de manejar parámetros obtenidos anualmente de forma minuciosa (horquilla de datos en que la población ha estado bien monitorizada con el 82% de los territorios ocupados controlados en estos 14 años), ha permitido un análisis conjunto de la población pirenaica (la mejor monitorizada de todo el Paleártico occidental) que, por primera vez, es tratada como lo que realmente es: una única población.

 

En este seguimiento han intervenido los siguientes organismos:

 

a) Por parte de España. Organismos públicos: Ministerio de Medio Ambiente (MIMAM), Diputación General de Aragón (DGA), Generalidad de Cataluña, Gobierno de Navarra,  País Vasco (Diputación Foral de Guipúzcoa y Diputación Foral de Alava). Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de S. Mauricio. ONGs: ADENA/WWF, ADEPA, GEPT, FAB, FCQ.

 

b) Por parte de Francia. Organismos públicos: DIREN-Aquitaine y coordinación FIR-Caseur d’Os, PNF, ONF, ONC, RN-66. ONGs: Saiak, OCL, LPO-FIR, GO-65, NMP, ANA, AROMP, CCN, GOR, APHM y FDC-31.

 

c) Por parte de Andorra. ONG: ADN.

 

3.1. Distribución

 

Distribución de las parejas en 1985

 

-          49 territorios ocupados: 37 en España, 11 en Francia y 1 en Andorra.

-          46 parejas reproductoras: 37 en España y 9 en Francia.

-          Densidad apreciable en la parte oeste de Aragón.

-          Densidad  escasa en Navarra y en Cataluña.

-          Una pareja presente en Andorra.

-          Densidad escasa en Francia con un vacío en la distribución entre los Altos Pirineos y los Pirineos Orientales, donde solamente hay un territorio.

-          Tamaño del área de distribución: longitud máxima este-oeste: 300 Km, anchura máxima norte-sur: 110 Km.

-          Superficie aproximada: 21000 Km2.

-          Densidad: 2,3 parejas/1000 Km2.

-          Superficie media de los territorios: 430 Km2.

 

 

 

Distribución de las parejas en 1998

 

-          92 territorios ocupados, 70 en España, 22 en Francia y ninguno en Andorra.

-          77 parejas reproductoras, 58 en España y 19 en Francia.

-          Buena densidad en el este de Navarra y en la totalidad de Aragón y Cataluña.

-          Buena densidad en la mitad oeste de la vertiente francesa.

-          Extensión de los territorios hacia el oeste, mitad noreste y sudeste.

-          Tamaño del área de distribución: longitud máxima este-oeste: 360 Km (+60Km), anchura máxima norte-sur: 110 Km (la anchura está limitada por la orografía y sólo podría aumentar si la especie colonizase el Sistema Ibérico por el sur).

-          Superficie global más grande: 29400 Km2 (21000 Km2 en España, 8000 Km2 en Francia y 400 Km2 en Andorra).

-          Densidad global en 1998: 3,2 parejas/1000 Km2.

-          Superficie media de los territorios: 320 Km2 (300 Km2 en España y 365 Km2 en Francia).

 

 

 

Evolución de la distribución entre 1985-98

 

-          Número de territorios nuevos ocupados: 43.

-          Superficie colonizada: 8400 Km2.

-          Extensión neta del área de distribución hacia el oeste y hacia la totalidad de la zona oriental del macizo hasta la Cerdaña.

-          Número de nuevas parejas o parejas pioneras: 15 (4 en Navarra, 2 en Aragón, 1 en Cataluña y 8 en Francia).

-          Nuevos territorios de 560 Km2 de media

-          El número de nuevas parejas instaladas en el área de distribución de 1985 es 28 (25 en España y 3 en Francia).

 

 

Relación entre la distribución/puntos de alimentación suplementaria y los espacios protegidos.

 

-          16 comederos en España y 1 en Francia instalados desde hace 10 años

-          12 comederos en Francia y 1 en España (el punto más occidental entre País Vasco y Navarra) instalados desde hace 4 años. Dos comederos experimentales, uno en el SW de Aragón y el otro en Aude (Francia).

-          Se aplica la misma metodología para la instalación, mantenimiento y seguimiento (censos simultáneos) de los comederos en España y en Francia.

-          En el mapa sólo figuran los comederos que funcionan durante los 3 meses mínimos preceptivos y los espacios protegidos para la fauna silvestre (Parques Nacionales, Parques Naturales, Reservas Naturales y Reservas Nacionales de Caza).

-          Existe una neta correlación entre los comederos y los nuevos territorios colonizados en parte del nordeste de Francia, sudeste de Cataluña y oeste y sudoeste de Navarra.

-          Se aprecian zonas de concentración de parejas en torno al eje axial fronterizo y en los espacios protegidos en la vertiente sur, y en Francia en el Parque Nacional y su zona de influencia.

 

 

 

 

1. Datos anuales de España + Francia + Andorra. Se puede constatar un aumento neto en ambas vertientes.

2. Evaluación del crecimiento medio del nº de territorios en 2 periodos idénticos: periodo 85-91 y periodo 92-98.

 

 

Número de territorios ocupados (1985-1998):

 

 

85

86

87

88

89

90

91

92

93

94

95

96

97

98

España

37

40

40

43

43

46

53

56

58

61

62

66

68

70

Francia

11

10

12

11

13

13

12

14

17

17

18

20

21

22

Andorra

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

0

0

Total

49

51

53

55

57

60

66

71

76

79

81

87

89

92

 

Evaluación del crecimiento medio anual de los territorios ocupados:

 

Año

85-91

92-98

85-98

España

2,29

2,00

2,36

Francia

Andorra

0,14

0

1,14

-0,14

0,79

-0,06

Total

2,43

3,00

3,07

 

 

-          Misma tendencia global al aumento en ambas vertientes.

-          Aumento fuerte y sostenido en España durante todo el tiempo de estudio. En el primer periodo (1985-91) el aumento es ligeramente mayor que en el segundo periodo (1992-98).

-          Aumento débil en Francia durante el primer periodo (1985-91), en comparación con el segundo periodo (1992-98).

-          Fuerte aumento en Francia en el periodo 1992-98 como consecuencia de los efectos acumulados de las acciones de conservación franco-españolas.

 

3.1.1.        Conclusiones a la distribución

 

-          43 territorios nuevos han sido ocupados entre 1985 y 1998.

-          El área de distribución de las parejas ha aumentado en 8400 km2 en 14 años.

-          15 territorios han sido recolonizados en zonas de influencia de puntos de alimentación suplementaria o comederos.

-          28 territorios han sido ocupados en el interior del área de distribución de 1985, sobre todo alrededor de los Espacios Protegidos situados a ambos lados de la frontera y en Cataluña.

-          La densidad media en 1998 es de 3,2 parejas/1000 Km2.

-          La densidad media es menos fuerte globalmente en la vertiente norte que en la vertiente sur, pero se debe tener en cuenta que la influencia de la alimentación suplementaria y la colonización de nuevos territorios es más reciente en la vertiente francesa.

 

3.2. Reproducción

 

 

 

32 nuevas parejas/tríos reproductores en 14 años.

 

1. Datos globales de España + Francia: aumento global en ambas vertientes.

2. Evaluación del crecimiento medio del número de parejas/tríos en 2 periodos idénticos: periodo 1985-91 y  periodo 1992-98.

 

 Parejas reproductoras (1985-1998):

 

 

85

86

87

88

89

90

91

92

93

94

95

96

97

98

España

37

40

40

40

40

41

42

46

47

50

53

56

58

58

Francia

8

8

10

9

12

10

8

11

10

14

16

16

19

19

Total

45

48

50

49

52

51

50

57

57

64

69

72

77

77

 

Evaluación del crecimiento medio anual de las parejas reproductoras:

 

Año

85-91

92-98

85-98

España

0,71

1,71

1,50

Francia

Andorra

0,00

0

1,14

0

0,79

0

Total

0,71

2,86

2,29

 

 

-          Aumento progresivo a ambos lados de la cadena montañosa.

-          Tendencia general al aumento en España, con una aceleración clara en el periodo 1992-98.

-          Estable en Francia durante el primer periodo (1985-91) y rápido aumento durante la temporada 1992-98.

 

 

Las definiciones de productividad y éxito reproductor son idénticas en el conjunto del macizo (Cheylan, 1981).

 

-          Productividad: nº de jóvenes/nº de parejas controladas. Constituye un valor indicativo de la capacidad reproductora global de la población.

-          Éxito reproductor: nº de jóvenes/nº de puestas. Es un valor indicativo de las condiciones en que se desarrolla la incubación y el desarrollo del pollo.         

-          Los dos parámetros han descendido a pesar de que el número de parejas controlado aumenta. El número de puestas también ha aumentado, pero no así el número de pollos que vuelan.

 

Como explicación a este fenómeno se barajan las siguientes hipótesis:

 

-          Presencia de parejas nuevas que, dada su inexperiencia, se reproducen mal.

-          Ocupación de territorios menos favorables para la reproducción.

-          La reconstitución frecuente de parejas debido a la desaparición no natural de los adultos.

-          La competencia por el alimento durante la reproducción debida a la concentración de parejas en determinadas zonas.

-          Las molestias durante el periodo reproductor debidas a actividades humanas no controladas.

-          Relaciones intra o interespecíficas más frecuentes (formación de tríos, competencia con buitres leonados, etc.).

-          Incidencia de uno o varios de estos factores, según los casos.

 

El resultado se traduce en un descenso notable de la capacidad reproductora.

 

3.2.1.        Conclusiones a la reproducción

 

-          32 nuevas parejas reproductoras contabilizadas entre 1985 y 1998.

-          El número de parejas reproductoras ha aumentado rápidamente en España a partir de 1992 y en Francia a partir de 1994.

-          El número de puestas aumenta anualmente en las dos vertientes (entre 1,5 y 2 puestas suplementarias cada año).

-          El número de jóvenes al vuelo permanece estable y no aumenta en consonancia con el aumento de puestas (28 jóvenes por año de media).

-          La productividad y el éxito reproductor están bajando regularmente desde 1985 en el conjunto del macizo, lo que indica un descenso notable de la capacidad reproductiva de la población.

 

3.3. Conservación

 

Como se ha visto anteriormente, es necesario que la productividad aumente con el consiguiente incremento del número de pollos al vuelo. Para ello habría que reducir al máximo la mortalidad no natural de los adultos y favorecer las condiciones de reproducción.

 

 

 

En el mapa 5 se señalan las zonas donde se producen las tasas más bajas de productividad y éxito reproductor y donde se han producido los mayores índices de mortalidad.

 

1.       Andorra. No hay reproducción, el adulto de la única pareja existente fue herido gravemente de un disparo y, ante la imposibilidad de liberarlo, ha sido cedido a un programa andaluz de cría en cautividad. El principado de Andorra constituye un auténtico agujero negro para todas las rapaces, que son tiroteadas al amparo del vacío legal existente en dicho país. La única esperanza es que la única ONG que opera en el país (ADN) presione lo suficiente a las autoridades correspondientes para que se establezcan límites al caos en materia de conservación.

 

2.       Francia: 12 adultos desaparecidos en 14 años, 6 cadáveres encontrados, 2 muertos por disparo, 1 muerto por colisión con tendidos aéreos y 1 muerto por causa desconocida. Los otros 6 son adultos de parejas reproductoras que han sido sustituidos por subadultos y, por tanto, estas parejas no están en condiciones de reproducirse.

 

3.       Hay 11 territorios con tasas de productividad inferiores a 0,5; cuatro territorios no han producido nunca pollos y los recursos alimenticios durante el periodo invernal son reducidos en seis territorios.

 

4.       En España se han accidentado 17 aves en 14 años, siete han muerto envenenadas, seis han sido heridos gravemente o han muerto por disparos (sólo dos sobrevivieron y están en un centro de cría en cautividad), tres murieron por colisión con tendidos aéreos y una murió depredada por zorro. La zona oriental de Navarra y la occidental de Aragón, así como el sudoccidente de Cataluña, tienen valores de productividad inferiores a 0,3 joven/pareja/año. Las zonas más problemáticas se concentran en la subpoblación prepirenaica, donde existe alguna pareja que no ha sacado pollos desde 1982 debido a molestias humanas durante la reproducción.

 

 

 

1) Vertiente francesa

 

Altos Pirineos: los territorios situados en esta zona reúnen las siguientes características comunes:

-          Espacios protegidos (Parque Nacional y Reservas Nacionales de caza).

-          Proximidad a zonas con recursos alimenticios elevados.

-          Recursos físicos y tróficos ideales (hábitat, topografía, ungulados silvestres, ganadería).

-          Tranquilidad e inaccesibilidad (baja frecuentación humana).

-          Interacciones poco significativas con buitres leonados, poca competencia por las ubicaciones de nido.

 

2) Vertiente española

 

Las zonas más productivas están situadas en la zona central que comprende las tres subpoblaciones (Pirineo, Prepirineo y Sierras Exteriores centrales) y tienen en común las siguientes características:

-          Espacios protegidos (Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Reservas Nacionales de Caza y Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara).

-          Valores de Productividad de >0,7 joven/pareja/año.

-          Alta densidad de parejas (6 parejas criando en 15608 hectáreas).

-          Recursos físicos y tróficos óptimos. Cortados inaccesibles para ubicar nidos, ungulados silvestres (rebecos, etc.) que se ven favorecidos por los Espacios protegidos y las Reservas de caza y ganadería doméstica que conserva aún una intensa trashumancia estival. Puntos de alimentación suplementaria con una alta frecuentación de jóvenes y adultos reproductores.

-          Molestias controladas durante la reproducción.

 

3.3.1     Conclusiones a la conservación

 

Las acciones emprendidas en 1987-88 por el Plan Coordinado de Actuaciones para la recuperación del quebrantahuesos (ICONA, 1988; DIREN-Aquitania, 1994) para proteger y dinamizar la población pirenaica han permitido un incremento rápido de los efectivos y del número de puestas. Sin embargo, la capacidad reproductora de las parejas muestra una clara tendencia a la baja y el número de jóvenes al vuelo no aumenta. En los próximos 10 años se verá si esta tendencia se corrige y si las acciones emprendidas son suficientemente eficaces.

 

Aparte de las acciones de seguimiento que permiten controlar el estado de salud de la población, se han emprendido y deberán proseguirse tres tipos de acciones encaminadas al aumento del número de jóvenes.

 

1.       Acciones de recuperación de los efectivos:

-          Programa de alimentación suplementaria (comederos específicos).

-          Control de las actividades y de las infraestructuras perjudiciales para la supervivencia de los individuos.

-          Procurar el aumento del éxito reproductor mediante la investigación del proceso reproductor, la declaración de unas áreas críticas en torno a los nidos, donde deberá existir una restricción de las actividades molestas y nocivas y donde las infraestructuras estén sometidas obligatoriamente al proceso de declaración de impacto ambiental, tanto en el área de distribución actual como en la de colonización potencial. Vigilancia de nidos amenazados.

-          Reducir al máximo la mortalidad no natural.

-          Información dirigida a los usuarios.

 

2.       Acciones encaminadas a la mejora y protección del hábitat:

-          Red de comederos y recuperación de muladares.

-          Fomento de los ungulados silvestres mediante la creación de espacios protegidos y el establecimiento de Reservas Nacionales de Caza; reforzamiento o reintroducción, donde sea necesario, de los efectivos de ungulados silvestres.

-          Medidas agroambientales para favorecer la ganadería extensiva.

-          Incorporación a la Red Natura 2000 del mayor número posible de los territorios regentados por quebrantahuesos. Protección jurídica de las áreas de cría.

 

3.       Acciones de investigación:

-          Profundizar en los estudios sobre la biología de la reproducción, sobre todo en las fases de incubación, eclosión y periodo de crianza, para minimizar al máximo el fracaso reproductivo y la muerte de pollos

-          Continuar con el estudio demográfico de la población mediante el marcaje alar y radiotelemétrico.

 

4. PLANES DE RECUPERACIÓN

 

Hasta el momento todas las Comunidades Autónomas que albergan parejas reproductoras de quebrantahuesos tienen aprobados sus respectivos Planes de Recuperación. Dichos planes están estructurados básicamente de la misma manera, atendiendo a las Directrices para la Elaboración de Planes de Recuperación que en 1990 distribuyó el antiguo ICONA a las Comunidades Autónomas. La Ley 4/1989 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre recomendaba la redacción de estos Planes como instrumento para la conservación de las especies catalogadas como Amenazadas en la categoría más crítica y calificadas como en peligro de extinción.

 

Los planes recogen las directrices del Plan Coordinado de Actuaciones para la Protección del Quebrantahuesos (ICONA, 1988), documento interno que servía de precedente para la protección de la especie en los Pirineos y que estaba aceptado de mutuo acuerdo por todas las Comunidades Autónomas de ámbito pirenaico.

 

La finalidad de los Planes de Recuperación es la eliminación, o minimización hasta niveles aceptables, de los factores adversos que inciden o han actuado en el proceso de regresión de una especie, de forma que la población experimente un incremento numérico, hasta que desaparezca el peligro de extinción. Paralelamente se deberá favorecer con la protección y la mejora, una recolonización de su hábitat potencial.

 

Los ámbitos territoriales de aplicación comprenden las áreas críticas y zonas de influencia de la especie. Estos, y otras correcciones y ampliaciones, están sujetos a revisiones periódicas que establece cada Plan.

 

Expuestos de manera sintética los objetivos de los Planes de Recuperación son:

 

1.       Eliminación de las causas de mortalidad no natural de la población adulta y preadulta.

2.       Aumentar la tasa de crecimiento de la población.

3.       Garantizar la protección efectiva de las áreas críticas para el quebrantahuesos.

4.       Disponer de información actualizada y continua sobre la evolución de la población.

5.       Establecer un seguimiento de la eficacia de las medidas adoptadas en el marco del Plan.

6.       Favorecer el desarrollo de líneas de investigación aplicada a la gestión que permitan redefinir las estrategias de conservación a adoptar en el futuro.

7.       Incrementar la sensibilidad de los distintos grupos sociales y mejorar su actitud hacia la problemática de la especie y hacia la necesidad de su conservación.

 

Las actuaciones contempladas en los Planes son básicamente comunes a toda la población pirenaica y están recogidas en cada uno de ellos. Son, entre otras, las siguientes:

 

a)       Actividades de conservación:

-          Eliminar las causas de mortalidad no natural de la población adulta y subadulta.

-          Adoptar medidas correctoras para evitar la colisión con tendidos eléctricos.

-          Garantizar la disponibilidad del alimento necesario para su supervivencia.

-          Funcionamiento de puntos de alimentación suplementaria.

-          Refuerzo o implantación de las poblaciones estables de ungulados salvajes.

-          Aumentar la tasa de crecimiento de la población reproductora.

-          Garantizar la tranquilidad de las parejas nidificantes, eliminando las molestias que puedan afectar a la reproducción.

-          Regular las actividades cinegéticas en las zonas de nidificación.

-          Establecimiento de accesos restringidos en las áreas críticas, como sectores de nidificación y comederos.

-          Las actividades deportivas y de recreo en áreas críticas, incluida la fotografía y la filmación, requerirán una autorización específica.

-          Vigilancia estacional de nidos conflictivos o gravemente amenazados.

-          Creación de Espacios Protegidos y ZEPAS en las zonas críticas.

-          Dotar a tales áreas del personal cualificado y los medios para garantizar su vigilancia y protección.

 

b)       Actividades de seguimiento y control:

-          Disponer de información actualizada y continua sobre la evolución de la especie.

-          Realizar el seguimiento anual de la población reproductora para obtener los parámetros reproductivos.

-          Seguimiento y prospección de las zonas susceptibles de ser recolonizadas.

-          Evaluación periódica de los recursos tróficos.

-          Recogida de huevos, cadáveres u otros restos para llevar a cabo los análisis pertinentes.

 

c)       Actividades de investigación:

-          Favorecer el desarrollo de líneas de investigación aplicables a la conservación.

-          Promover la realización de estudios que sean necesarios para una mejor gestión de la especie.

-          Realizar un análisis del estado toxicológico del quebrantahuesos.

-          Colaboración en los proyectos de investigación supra-autonómicos.

-          Avanzar en el conocimiento de la biología de la reproducción y de los factores determinantes del fracaso reproductor.

-          Continuar con el seguimiento radiotelemétrico.

-          Analizar la evolución demográfica de la especie.

 

d)  Actividades de educación y divulgación.

 

4.1. Plan de recuperación del Quebrantahuesos en Navarra

 

Navarra aprueba por Decreto Foral 130/1991, con fecha 4.Abril.1991, su primer Plan de Recuperación del Quebrantahuesos, que fue publicado en el Boletín Oficial de Navarra número 62, con fecha 15 de mayo del mismo año. El 10 de abril de 1995 se aprueba por Decreto Foral 95/1995 el segundo Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en Navarra, que aparece publicado en el B.O. de Navarra número 57, de fecha 3 de mayo de 1995. Este segundo plan es una revisión del primero, que contempla básicamente una ampliación del ámbito de aplicación, vigencia y seguimiento del Plan anterior.

 

4.2. Plan de recuperación del Quebrantahuesos en Aragón

 

Mediante Decreto 184/1994, de 31 de agosto, se establece un régimen de protección para el quebrantahuesos y se aprueba el Plan de Recuperación en Aragón, que se publica en el Boletín Oficial de Aragón número 108, el 9 de septiembre de 1994. En Aragón la DGA ha encomendado el desarrollo de su plan a la Fundación Aragonesa de Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), mediante un convenio entre ambas partes.

 

4.3. Plan de recuperación del Quebrantahuesos en Cataluña

 

El Plan de Recuperació del Trencalòs a Catalunya se aprueba por Decret 282/1994, de 29 de septiembre, y aparece publicado en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya número 1972, de fecha 14.Noviembre.1994.

 

5. RESUMEN SOBRE LA ESPECIE

 

El quebrantahuesos está catalogado como especie en peligro de extinción tanto en España como en todo el ámbito de la Unión Europea, según el Libro Rojo de los Vertebrados de España (ICONA, 1992) y la Ley 4/1989, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre y el Real Decreto 439/1990, por el que se regula el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Está incluido asimismo en el Anexo I de la Directiva 79/409/CEE (especies sensibles a la alteración del hábitat) y en el Anexo II del Convenio de Berna (especies que requieren medidas específicas de protección).

 

Hasta finales del siglo XIX la especie se encontraba distribuida por la práctica totalidad de los macizos montañosos del sur del continente: sierras españolas, Pirineos, Alpes, Cárpatos, Balcanes y algunas islas montañosas, como Córcega, Cerdeña, Sicilia, Creta, Rodas y Chipre. Cien años después, la especie está relegada a los Pirineos, Córcega, Balcanes (?) y Creta, donde sobreviven 110-120 parejas (R. Heredia 1998, inédito), sin incluir las dos parejas que se han reproducido en 1998 en libertad en los Alpes a partir de un proyecto de reintroducción.

 

El uso de venenos y la persecución directa por el hombre han sido considerados como las causas de la drástica disminución del quebrantahuesos en este siglo.

 

La población de la vertiente española de los Pirineos comenzó a ser monitorizada a comienzos de la década de los años 70 (Heredia, 1991). A partir de 1980 el seguimiento de la especie se realiza de forma más intensa y con carácter anual, lo que ha permitido un conocimiento exhaustivo de sus parámetros reproductivos y de su evolución.  Este seguimiento fino y la utilización de las modernas técnicas de radiomarcaje, están permitiendo conocer su demografía y las principales causas de mortalidad.

 

Paralelamente a los estudios de carácter científico, se han puesto en práctica con notable éxito algunas medidas de conservación aplicadas desde 1987 en la población surpirenaica y posteriormente, en 1994, en la vertiente francesa. Destacan la alimentación suplementaria, vigilancia de nidos amenazados y la puesta en práctica de los Planes de Recuperación de carácter autonómico.

 

Actualmente se reconocen dos subespecies, Gypaetus b. barbatus, distribuida por Eurasia y el norte de Africa, y Gypaetus b. meridionalis en África oriental y meridional. El hábitat del quebrantahuesos lo constituyen los sistemas montañosos más o menos abruptos, en general por encima de los 1000 metros sobre el nivel del mar.

 

Los nidos ubicados mayoritariamente en cuevas (68%, n=130) y repisas, están situados en los cortados rocosos y orientados predominantemente al NE en el Alto Pirineo, mientras que en el Prepirineo y las Sierras Exteriores las orientaciones preferidas son al SE. El número de nidos por pareja se sitúa entre 3 y 5 (Heredia, 1991)

 

En la mayoría de los casos la puesta es de dos huevos y su fenología varía hasta 60 días de unas parejas a otras, siendo más tardías las puestas de las parejas de reciente formación. El periodo de puestas se sitúa entre mediados de diciembre y finales de febrero con algunas excepciones hasta principios de marzo. La incubación dura 53-56 días, y es llevada a cabo por ambos adultos que emplean prácticamente el mismo esfuerzo de incubación. En caso de éxito sólo sale adelante un pollo (sólo hay un caso documentado recientemente en Etiopía de un nido conteniendo 2 pollos grandes). A pesar de que normalmente eclosionan los dos huevos, solamente se desarrolla uno por fenómenos relacionados con el cainismo.

 

El pollo permanece en el nido alrededor de 116-126 días. Tras los primeros vuelos comienza el llamado periodo de dependencia, que se puede prolongar hasta el inicio del nuevo ciclo reproductor en noviembre o diciembre. Durante el periodo de dependencia, el pollo es vigilado de cerca por los adultos que generalmente son los que continúan proporcionándole su alimento. Una vez iniciada la nueva reproducción, se produce el proceso de ruptura en que los adultos ya no le proporcionan comida al pollo, y éste se convierte en un estorbo para sus padres, lo que le conmina a iniciar de manera progresiva el periodo de dispersión.  

 

Durante el periodo de erratismo el joven realiza amplios movimientos que, gracias a los marcajes, se sabe que comprenden todo el conjunto del área distributiva de la especie en los Pirineos. La observación cada vez más frecuente de ejemplares inmaduros y subadultos fuera de los Pirineos, hacen pensar en movimientos dispersivos de gran amplitud que podrán ser comprobados en un futuro inmediato con el radiomarcaje por satélite. 

 

Se sabe aún muy poco sobre el reclutamiento de los inmaduros a la población territorial reproductora, pero la experiencia adquirida con algunos ejemplares marcados refleja que tienden a fijarse en territorios cercanos a su lugar de nacimiento, lo que sugiere, a la espera de nuevos datos, un fenómeno de filopatría. La edad de asentamiento se sitúa en torno a los 5-6 años.

 

Contrariamente a lo que se pensaba, y a la espera de una mejor información sobre la biología de la población pirenaica, la supervivencia preadulta era más elevada de lo que se creía al final de la década de los 70 (entonces se estimaba la mortalidad en un 90%). Medidas de conservación, como la alimentación suplementaria, han podido influir en la actual menor incidencia de la mortalidad en el periodo de 1-3 años. Sin embargo, el aumento de la mortalidad preadulta a partir de los 4 años hace pensar en una menor dependencia de los comederos específicos en ejemplares de dicha edad. Quizá esto lleve que en las aves de esta clase de edad aumente el riesgo de encontrar e ingerir alimento contaminado por venenos. Esto sería igualmente válido para las aves de clase adulta, y podría estar provocando un aumento de la tasa de mortalidad en la población reproductora. Si fuera así, podría conducir de nuevo a una rápida disminución de sus efectivos y, en consecuencia, volvería a situar otra vez a esta especie al borde de la extinción.

 

La dieta del quebrantahuesos está constituida en su mayor parte por los huesos procedentes de ungulados silvestres y domésticos de talla mediana como rebecos, ciervos, ovejas y cabras, así como una cantidad variable de carne procedente de animales muertos. (Margalida & Bertran, 1997).

 

Al ser uno de los pocos vertebrados especializado en comer huesos, el quebrantahuesos debe de utilizar una técnica muy peculiar para aprovechar este tipo de alimento. Valiéndose de sus garras debe transportar los huesos y extremidades hasta una altura variable, para dejarlos caer desde el aire y conseguir que con el impacto contra la superficie rocosa o pedregosa, se rompan o fracturen y puedan ser ingeridos.

 

agradecimientos

 

El autor agradece la colaboración prestada por los siguientes organismos y personas de España: Dirección General de Conservación de la Naturaleza (C. Morillo, J. Serrada, B. Heredia, L.M. González); Diputación General de Aragón: Dirección General del Medio Natural (S. P. Munilla, J. Biota, J. Guiral) y Servicios de Vida Silvestre de Zaragoza y Huesca (M. Cabrera, I. Navascués); Generalitat de Catalunya: Subdirecció General de Conservació de la Natura, Servei de Protecció i Gestió de la Fauna (J. Peix, M. Pomarol, J. Ruiz, D. García, J. Canut, A. Margalida); Gobierno de Navarra: Dirección General de Medio Ambiente, Servicio de Conservación de la Biodiversidad (J.I. Elorrieta,  J.C. Báscones, C. Ursúa, E. Castién, A. Senosiain, I. Antón); Gobierno Vasco: Diputación Foral de Guipúzcoa, Unidad de Fauna Silvestre (I. Mendiola, J. Vázquez, M. Olano); Gobierno Vasco: Diputación Foral de Álava, Servicio de Conservación de la Naturaleza (J. Carrera); Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (B. Rada, L. Marquina, J.M. Miranda, J.A. Escalona, F. Sesé); Parque Nacional de Aïguestortes y Estany de San  Maurici (M. Aniz, J. Canut); Gobern d’Andorra, Ministeri de Medi Ambient i Turisme (N. Rovira); Parque Natural de Cadí-Moixeró (J. García, R. Martínez, A. Arilla); Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara (J. Guiral, D. Gómez); Parque Natural de la Sierra de Aralar (I. Mendiola, J. Vázquez. M. Olano, T. Aierbe, F. Zeberio); Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas (F. Rueda, M. Simón, A. Llopis). Asimismo, el autor agradece la colaboración de los siguientes organismos y personas extranjeros: Francia, Ministère de l’Environement, Directions Regionales de l’Environement Aquitaine, Midy-Pyrénées et Langedoc-Rousillon (Papacotsia, P. Serre, L. Matringe, P. Pawels), Parc National des Pyrénèes (C.P. Arthur, C. Habas, J. Cedet, G. Noget), Parc Naturel Regional de la Corse (Córcega-Francia) (J.C. Thibault, P&L Fasce, J. Torre), Coordination Casseur d’Os (se agradece especialmente a Martine Razin y a todo su equipo del Réseau Casseur d’Os el interés y la colaboración que han mostrado en la coordinación del quebrantahuesos en la vertiente norte de los Pirineos).

 

Las siguientes entidades y asociaciones privadas han hecho también posible este trabajo: Grupo de Estudio y Protección del Quebrantahuesos (GEPT) (A. Margalida, J. Bertran); Fondo Amigos del Buitre (FAB) (D. Gómez, M. Aguilera); Asociación para la Defensa del Pirineo Aragonés (ADEPA) (J.C. Ascaso); Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCBV) (R. Faust, M. Bijleveld, H. Frey, M. Terrasse, P. Fasce, J. Lowman, C. Cotton, M. Razin, R. Heredia); Fundación Aragonesa para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) (R. Antor, M. Hernández, G. Baguena, F. Gil, O. Díaz); Laboratorio de Vida Silvestre (LVS) (Mauro Hernández); CBC (Consultores en Biología de la Conservación) (J.L. González, B. Sotolargo, J.C. Blanco, P. Garzón); MINUARTIA (Estudis Ambientals S.L.) (C. Rossell y colaboradores); Fond d’Intervention pour les Rapaces-Ligue pour la Protection des Oiseaux (FIR-LPO) (J. F. Terrasse,  M. Terrasse, M. Razin); APEGE (Agence pour la Protection et la Gestion de l’Environement-Haute Savoy-Alpes) (J. Heuret, J. Rimpau); Grecia (Creta) (S. Xirouchakis, C. Trabazalis).

 

Se agradece igualmente a todos los naturalistas, agentes forestales, guardería, biólogos, ornitólogos y amigos de los quebrantahuesos la aportación desinteresada de sus observaciones y datos con los que también se ha podido confeccionar este trabajo.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Canut, J., García, D., Heredia, R. & Marco, J. 1987. Status, características ecológicas, recursos alimenticios y evolución del Quebrantahuesos Gypäetus barbatus en la vertiente sur de los Pirineos. Acta Biológica Montana, 7: 83-99

Cheylan, G. 1981. Introducction. II Colloque International sur les Rapaces Mediterranées. Anales du CROP, 1: 3-5.

Heredia, R. 1988. Plan Coordinado de Actuaciones para la protección del Quebrantahuesos. Informe inédito. ICONA.

Heredia, R. 1991. Distribución y status poblacional en España. pp. 15-23. Biología de la reproducción. pp. 27-37. Alimentación suplementaria. pp. 101-108. En: R. Heredia & B. Heredia (Eds.): El Quebrantahuesos (Gypaetüs barbatus) en los Pirineos, pp. 117-126. ICONA. Colección Técnica. Madrid.

ICONA. 1990. Directrices para la elaboración de Planes de Recuperación de Quebrantahuesos. Informe inédito.

ICONA. 1996. Lista Roja de los Vertebrados de España. MAPA. Madrid.

Margalida, A. & Bertran, J. 1997. Dieta y selección de alimento de una pareja de Quebrantahuesos (Gypatüs barbatus) en los Pirineos durante la crianza. Ardeola 44: 191-197.

Razin, M. 1994. Programme du Conservatión de Gypaete Barbu. Coordinatión Casseur d’Os/Fonds d’Intervention pour les Rapaces/DIREN-Aquitanie. Informe inédito.