Publicaciones de Biología de la Universidad de Navarra, Serie Zoológica, 26: 7-15, 2000

 

This is a web (html) version of the printed original, edited by Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, available from unzyec@unav.es

 

PLANES DE RECUPERACIÓN DE ESPECIES PROTEGIDAS

 

José Ignacio Elorrieta

 

Dirección General de Medio Ambiente, c/ Alhóndiga, 1, 31002 Pamplona. E-mail: dgmedamb@cfnavarra.es

 

 

Los planes de recuperación de las especies protegidas encuentran su Marco legal  en la Ley 4/1989 de Conservación de los espacios naturales y de la Flora y de la Fauna Silvestre.

El Artículo 29 cataloga a las especies amenazadas.

§         “En peligro de extinción” ® Aquellas en las que su supervivencia es poco probable si las cosas continúan como están.

§         “Sensibles a la alteración de su hábitat” ® Aquellas cuyo hábitat característico esta particularmente amenazado, en grave regresión, fraccionado o muy limitado.

§         “Vulnerables” ® Aquellas que si los factores adversos actuales no se corrigen podrían pasar a las categorías anteriores.

§         “De interés especial” ® Aquellas que requieren atención particular en función de su valor científico, ecológico, cultural o por su singularidad.

El Artículo 31.2 define los distintos tipos de Planes de conservación de las especies.

Así, las especies

§         en peligro de extinción darán lugar a un Plan de Recuperación,

§         las sensibles a la alteración de su hábitat a un Plan de conservación del hábitat,

§         las vulnerables a un Plan de conservación y en su caso protección del hábitat,

§         y las de interés especial a un Plan de manejo.

Por su parte, el Consejo de Europa no hace tantas disquisiciones y los denomina a todos Planes de acción.

El Real Decreto 439/1990 a propósito de estos planes postula que:

§         El ámbito de aplicación de los Planes será la totalidad del área de distribución natural en cada Comunidad Autónoma afectada de la especie, subespecie o población catalogada.

§         Cuando por razones del área de distribución de la especie, subespecie o población catalogada los correspondientes planes deban aplicarse en más de una Comunidad Autónoma, la Comisión Nacional de protección de la naturaleza elaborará criterios orientativos sobre el contenido de dichos planes.

CATALOGOS Y PLANES

Los catálogos tienen sólo sentido cuando contemplen la especie, subespecie o población completas y no sólo un fragmento de ellas. Así se producen fuertes sesgos entre los catálogos autonómicos y los nacionales. Un ejemplo de ello pueden ser las

Aves en peligro de extinción en Navarra

Catálogo navarro

Catálogo nacional

Avetoro

Quebrantahuesos

Águila perdicera

Cernícalo primilla

Perdiz nival

Urogallo

Perdiz pardilla

Avutarda

Ganga común

Pico Mediano

Pico dorsiblanco

En peligro extinción

En peligro extinción

Interés especial

Interés especial

Interés especial

Interés especial

------

Interés especial

Interés especial

Interés especial

Interés especial

 

Como puede apreciarse, sólo dos de las 11 especies de aves catalogadas en peligro de extinción en Navarra están dentro del Catálogo Nacional, mientras que el resto pertenecen a la categoría de Interés Especial, para las que no se requiere ningún Plan especial de Conservación, sino sólo de manejo.

Esto puede llegar a constituir un sinsentido si consideramos que los Planes de Conservación de las especies deben también abarcar en su ámbito el área de distribución de la especie, subespecie o población estable, ya que, si no, pueden llegar a carecer de utilidad real y ser un despilfarro de fondos públicos. Esto es especialmente importante cuando estamos en presencia de metapoblaciones.

DINAMICA METAPOBLACIONAL

Si todo el hábitat no tiene la misma calidad o está fragmentado, la población se encuentra distribuida en subpoblaciones, que a veces están conectadas por individuos dispersos.

En estas condiciones muchas subpoblaciones tienden a desaparecer (extinciones locales) y también ocurren nuevas colonizaciones. En este contexto la escala local es altamente inestable, mientras que la escala más amplia resulta estable siempre que las poblaciones fuente y el flujo genético tengan sus funciones aseguradas.

Dentro de esta situación en los planes de conservación, las prioridades deben estar en la protección de las poblaciones y del hábitat de las poblaciones fuente y en el mantenimiento de los corredores ecológicos, y no en la protección de los flecos (sumideros), ya que en estos casos la distribución de los individuos de la especie es despótica (los dominantes viven en los mejores hábitats) y en los peores hábitats suelen estar los peor dotados genéticamente.

Las extinciones locales dependen del tamaño y de la calidad de las teselas que constituyen el hábitat de las subpoblaciones pequeñas conectadas con una población fuente (aquélla en la que la natalidad es mayor que la mortalidad y exporta individuos hacia otras subpoblaciones).

Las recolonizaciones dependen del tamaño de la población fuente, de la distancia de éstas a la tesela hábitats de la subpoblación, de la calidad de este hábitat y de la existencia de corredores y nodos que faciliten el flujo génico.

 

La teoría ecológica ha acuñado un término el parpadeo (Winking) para definir los eventos que ocurren entre las poblaciones fuentes y las subpoblaciones más pequeñas.

El parpadeo se define como una tasa de extinción local seguida de una recolonización local.

Hoy día está perfectamente establecido que:

·         Para las subpoblaciones pequeñas la extinción local es un proceso normal y muy frecuente (tamaño mínimo viable de población).

·         Si las pequeñas subpoblaciones se quedan genéticamente aisladas durante mucho tiempo, sufren fenómenos de endogamia, que suelen traducirse en poco éxito reproductor en la cantidad y en la calidad de sus descendientes (débiles, estériles).

También acaban siendo frecuentes la aparición de fenómenos de barrido o deriva genética.

·         Con relación a la evolución, al tener que adaptarse a condiciones más duras las pequeñas subpoblaciones se van haciendo genéticamente más diferentes de la población madre inicial.

Si aplicamos estos conceptos a nuestra fauna, es fácil ver su validez. Un ejemplo ilustrado podemos tenerlo en el Águila Perdicera, que posiblemente es uno de los mejores planes de recuperación de la fauna catalogada de Navarra.

La distribución nacional del Águila Perdicera se observa en la Figura 1.

 

Figura 1.- Distribución Nacional del Águila Perdicera

Como puede apreciarse en su distribución, el Águila Perdicera constituye un claro ejemplo de metapoblaciones, existiendo en Navarra una subpoblación local constituida actualmente por sólo 3 parejas, que tienen su principal población fuente en el Alto Ebro.

El Programa navarro de recuperación ha analizado las causas de regresión de esta especie en Navarra y dentro de un programa Life ha propuesto el siguiente programa de actuaciones:



En esencia el Plan de Acción del Aguila Perdicera consta de

ACCIONES DE SEGUIMIENTO:

 

-          Control de la población.

-          Seguimiento de la reproducción.

-          Vigilancia y control de las molestias.

 

ACCIONES DE MEJORA DEL HÁBITAT:

 

-          Corrección de tendidos eléctricos.

-          Revisión de tendidos eléctricos (análisis de mortalidad).

 

CONTROL DE LA ACTIVIDAD CINEGÉTICA:

 

Los Planes de Ordenación Cinegética deben contemplar:

 

-          Calendarios y formas de realizar los resaques del jabalí (fuera de áreas de cría de febrero a julio).

-          Instalación de los frentes palomeros.

-          Ubicación de las Reservas y refugios de caza.

-          Situación de zonas especiales de caza (ej: caza sembrada).

-          Acuerdos para mejora de la calidad del hábitat (plantaciones de bosquetes, bebederos).

 

REDUCCIÓN DE LAS MOLESTIAS:

 

-          Planes de ordenación forestal: calendarios para actividades silvícolas, construcción de pistas y mejora de hábitat.

-          Zonas restringidas para escalada.

-          Regulación de prácticas de bomberos y socorristas y vuelo de helicópteros.

 

DIVULGACIÓN Y SENSIBILIZACIÓN:

 

-          Cursos de capacitación para el guarderío.

-          Charlas y materiales de sensibilización para cazadores y escaladores.

-          Artículos de divulgación.

 

Pese a todo esto, nuestro Plan de acción, objeto de un proyecto LIFE, que ha sido alabado como muy bueno, corre el peligro de que, si no esta arropado por un plan más amplio que de cobertura a toda la distribución nacional de la especie, sea poco eficaz:

v      Porque se produzcan extinciones locales.

Estas ya están ocurriendo ya que actualmente

 

        el índice de mortalidad adulta del 10,5% anual, mientras que la

        Tasa de renovación anual es del 7%, es decir, se está produciendo un déficit de población reproductora del 3,5% anual

        Desde 1980 se han abandonado en Navarra 4 de los 7 territorios históricamente ocupados.Existe una dificultad de recolonización, al ocupar otras especies (buitre leonado) los antiguos nidos y territorios de las áreas abandonadas.

 

Se ha producido un descenso del éxito reproductor (de 1,24 pollos/pareja/año en los 80, a 1 pollo en los 90)

Con estos datos existe la posibilidad de extinción en Navarra antes del 2010.

 

v      Porque la suerte de una población local depende de las de sus vecinos.

 

En las regiones del alto Ebro se encuentran ya por debajo del 30% de la capacidad de acogidos del medio.

 

Así, la alteración de los hábitats naturales esta creando una multitud de nuevas presiones de selección que para las especies de fuerte potencial de dispersión puede suponer un freno al proceso de adaptación a un tipo particular de hábitat debido a la llegada de nuevos genes. Así una adaptación a unas condiciones más o menos alejadas del óptimo conduce a mal adaptaciones que impidan a las poblaciones tener las densidades más apropiadas para compartir equilibradamente los recursos existentes.

 

A la vista de este ejemplo, tenemos que introducir nuevos elementos en la política de conservación y así

 

LOS PLANES DE RECUPERACION DE LAS ESPECIES DEBEN SER:

 

1)      Planes de mejora del hábitat:

        De ámbito amplio (no solo local), en función del área de distribución de la especie.

        Tienen que ser Planes que reduzcan la fragmentación del hábitat restableciendo la conectividad.

        Hay que proceder a la identificación de las poblaciones “fuente” y las “sumidero”, y priorizar la mejora de la calidad en las fuentes y de los corredores y nodos para favorecer la recolonización.

        Identificar aquellas especies amenazadas de Winking (parpadeo), teniendo en cuenta especialmente a aquellos cuya

Capacidad de dispersión sea baja

La distancia a la población fuente mas  cercana.

La baja calidad o poca superficie del hábitat.

        Prevenir el Winking y la extinción local.

Con solución a la alimentación: favorecerla o suplementarla

Asegurará la guarida

Propiciar la tranquilidad: regulación de actividades que influyan en este hábitat (forestales, agrícolas, cinegéticas)

 

2)      Completar la mejora del hábitat si fuera necesario y en su caso con:

-          El control de competidores y de depredadores

-          La atención a ejemplares heridos o enfermos

-          La cría en cautividad

-          La reintroducción de la especie, si fuera necesario

 

3)      Seguimiento, control, investigación y sensibilización.

Estos aspectos son indispensables pues sin sensibilización y educación ambiental no existe plan de acción viable y sin seguimiento y control no podemos evaluar la marcha del plan.

 

Acorde con todo esto, Navarra ha diseñado una Red de Espacios Naturales (la futura Red Natura 2000), en donde los Lugares de Interés Comunitario proporcionan Hábitat de calidad para nuestra fauna amenazada, y una red de corredores (que utilizan especialmente el dominio público hidráulico y la Red de Cañadas) y nodos (a crear mediante medidas agroambientales y de reforestación de tierras agrarias) que aseguren el flujo génico entre las distintas poblaciones de las especies amenazadas que viven en Navarra.

 

Figura 2.- Propuesta de Red Natura 2000 para Navarra

 

Este mapa de coherencia ecológica, en cualquier modo, solo será idóneo en la medida que sea capaz de extenderse fuera de Navarra hasta allí donde se encuentren las poblaciones fuente que alimentan las subpoblaciones  navarras.

BIBLIOGRAFÍA

§         Consejo de Europa, 1996. Globally threatened birds in Europe.

§         Forman, R.T.T., 1997. Land Mosaics. Cambridge University. Press.

§         Gobierno de Navarra, 1999. Estrategia Navarra para la Conservación de la Biodiversidad.

§         Opdan, P., 1991. Metapopulation theory and habitats fragmentation Landscape ecology 5: 93-106

§         Programa Life Naturaleza, 2000. La recuperación del Águila de Bonelli en Navarra. Plan de actuaciones.