FUNDAMENTOS DE LA LUZ

Al igual que el hormigón, el acero, el vidrio y la madera, la luz es un elemento arquitectónico, con la diferencia de que es inmaterial. Aun siendo de naturaleza silenciosa, impalpable e invisible, la luz define lo que percibimos mediante el sistema visual.

RADIACIÓN Y LUZ

RADIACIÓN
La radiación se define como la emisión o transporte de energía en forma de ondas electromagnéticas o de partículas (fotones).

LA LUZ
Es una radiación de tipo electromagnético y corpuscular, lo que explica ciertos fenómenos característicos de una onda (reflexión, refracción, etc..) y otro característico del corpúsculo (efectos biológicos, químicos y fotoeléctricos).

La luz se puede definir, a su vez, como cualquier radiación susceptible de producir directamente una sensación visual. Las ondas de luz ocupan sólo una pequeña parte del dominio espectral de las ondas electromagnéticas. Los límites de la radiación visible son imprecisos y pueden variar. El límite inferior se toma generalmente en 380 nm y el superior en 780 nm.

El espectro visible se puede dividir en diferentes rangos de longitudes de ondas, los que producen ciertas impresiones de color:

A partir de la teoría de Newton sobre la composición de la luz del sol (1669), los experimentos realizados con prismas han demostrado que los colores forman parte de la luz y que agrupados forman la luz blanca. Por tanto la luz diurna proviene de la mezcla de una infinidad de radiaciones de color que podemos encontrar en el arco iris.

LA LUZ NATURAL

Luz de referencia tanto en arquitectura como en la vida cotidiana, la luz solar es la principal fuente de luz natural. La luz diurna que llega a la superficie terrestre cambia durante el día en función del ángulo del sol con respecto a nuestra posición en la superficie del globo. Así, dependiendo del lugar y de la hora del día, la luz no será la misma: será fría a mediodía y ámbar dorada al atardecer. Las capas atmosféricas filtran en distinta medida los rayos solares y determinan la temperatura de color de la luz.

AMBIENTE LUMINOSO NOCTURNO

Como un rayo de sol, cada tipo de fuente luminosa artificial produce una apariencia de color, una tonalidad propia. Según una ley física, todo cuerpo calentado a la misma temperatura da una luz de tonalidad parecida: desde el rojo oscuro en torno a los 1000º C hasta el blanco deslumbrante del sol a más de 5000º C. La temperatura de color, cuya unidad de medida son los grados Kelvin (K= -273º C), se refiere a la luz que emite un cuerpo negro calentado. Cuanto mayor sea la temperatura del cuerpo negro, más presente estará el azul y menos el rojo.