• Temas
  • Personajes fuera de serie

    Texto Alberto Nahum García [Com 00 PhD 05]  

    El mundo de la ficción televisiva cobra cada vez mayor importancia en nuestro tiempo de ocio. Pero ¿qué perfil social y psicológico tienen los principales protagonistas? ¿Cuál es su historia? Repasamos los más sonados en la pequeña pantalla.


    Las series de televisión son como una fiesta en la que hay que estar. Desde hace una década, parece que en el café de media mañana en el trabajo uno era un bicho raro si no conocía el último terrorista contra el que luchaba Jack Bauer en 24 o si llevaba retraso en la transformación moral de Walter White en Breaking Bad. Hay a quien se le adivinan las legañas tras una noche «maratoneando» la entretenidísima Fargo o ese otro que aún considera snob reivindicar las bondades de las series nórdicas, como si su popularidad fuera nueva. 

    Múltiples factores explican esta tercera edad dorada de la televisión, pero no hay duda de que la hondura dramática y el grosor moral son la nitroglicerina de este boom. Porque la posibilidad de contar con decenas de horas para desarrollar un relato ha facilitado la generalización del antihéroe en las teleficciones contemporáneas, con el triángulo entre identidad, familia y ambigüedad moral en tensión constante. 

    Hasta el mismísimo Robert McKee, el padre de los manuales de guion cinematográfico, optó por la sentencia provocativa en una entrevista de 2012 en El País: «Tony Soprano es mucho más complejo que Hamlet porque Hamlet solo dura cuatro horas […]. En Los Soprano hay una vida amorosa, una profesional, están el hogar, el FBI, la esposa, el psiquiatra, las amantes, los enemigos y demás. Creo que el nuevo estándar para las grandes historias será de cien horas y para eso los escritores tendrán que desarrollar personajes muy complejos capaces de sostenerse durante cinco temporadas, hasta tal punto de que en el quinto año ese personaje tome decisiones que no hubiera podido tomar en los cuatro años anteriores».

    Este artículo propone una radiografía —mejor: una ficha policial— de este fenómeno a través de sus personajes imprescindibles. Como toda lista que se precie, la polémica está asegurada, por limitación de espacio y por gustos. Habrá quien eche en falta la carismática rudeza del Daryl Dixon de The Walking Dead o quien piense que El Libanés de Romanzo Criminale ha de estar sí o sí en cualquier lista. El de más allá se indignará de que no haya personajes cómicos como el eterno Sheldon Cooper de The Big Bang Theory o la pizpireta Liz Lemmon de 30 Rock. Pero miremos el lado bueno: hay tantos personajes inolvidables, que esto no puede ser más que un aperitivo; el lector decidirá el resto del menú.  

    1. Tony Soprano. Los Soprano, 1999-2007

    • Intérprete: James Gandolfini.
    • Profesión: Jefe mafioso del clan Soprano. 
    • Estado civil: Casado con la temperamental (y enamorada) Carmela. Padre de dos hijos adolescentes: Meadow y Anthony Jr.  
    • Residencia: Una lujosa mansión en North Caldwell (Nueva Jersey).   
    • Virtudes destacables: Paternal, valeroso, estratega.  
    • Defectos odiosos: Violento, iracundo, manipulador.      
    • Amigos: Sus capos Chris Moltisanti, Paulie Gualtieri y Silvio Dante (Steven van Zandt, guitarrista de Bruce Springsteen), imitador de Michael Corleone.   
    • Enemigos: Phil Leotardo, Johnny Sack y Junior Soprano, su tío. En cierto modo, hasta su propia madre, Livia, tan mafiosa como él. 
    • Voló muy alto cuando, por fin, se sienta en un restaurante a comer aros de cebolla, junto a su familia, en la season finale.  
    • Visitó el infierno cuando, tras ser disparado, pasa su estado de coma soñando ser un humilde viajante de comercio. Ouch.     
    • Una frase para el mármol: «No voy a pagar..., sé demasiado sobre extorsión».

    2. Birgitte Nyborg. Borgen, 2010-2013

    • Intérprete: Sidse Babett Knudsen.
    • Profesión: Líder del Partido Moderado danés; presidenta de Dinamarca. 
    • Estado civil: Casada, aunque según avanza la trama se divorcia.   
    • Residencia: Palacio de Christianborg, sede de los tres poderes, conocido como Borgen (el castillo).
    • Virtudes destacables: idealismo, habilidad comunicativa, capacidad de diálogo y pacto... e intentar ser una buena madre.   
    • Defectos odiosos: Incapaz de compaginar vida profesional y familiar.
    • Amigos: Bent Sejro, consejero áulico y más tarde ministro. Según las circunstancias, Kasper Juul, asesor político.  
    • Enemigos: Michael Laugesen, líder del Partido Laborista y editor de un diario sensacionalista. 
    • Voló muy alto cuando, a pesar de no ser la líder más votada, y gracias a un complicado juego de alianzas, se convierte en Primera Ministra de Dinamarca. La realidad imitó a la ficción poco después.
    • Visitó el infierno cuando impulsa una reforma de la Sanidad pública, mientras ingresa a su hija en un hospital privado.
    • Una frase para el mármol: «Los parlamentarios somos un solo cuerpo, al igual que nuestra nación. Creo que es más lo que nos une que lo que nos separa».

    3. Daenerys Targaryen. Juego de tronos, 2011-hoy

    • Intérprete: Emilia Clarke.
    • Profesión: Reina en expansión. 
    • Estado civil: Viuda de Khal Drogo.   
    • Residencia: Nómada. Último castillo en Mereen.    
    • Virtudes destacables: Valentía, sentido de la justicia, lealtad.   
    • Defectos odiosos: Repetir, machaconamente, «¡Dónde están mis dragones!».      
    • Amigos: Jorah Mormont, Daario Naharis, Tyrion Lannister.    
    • Enemigos: Los brujos de Qartz, los Hijos de la Arpía, los Lannister. 
    • Voló muy alto cuando, cual Juana de Arco, liberó a los Inmaculados de Astapor empleando sangre y fuego.  
    • Visitó el infierno cuando uno de sus invencibles dragones se come al hijo de un pobre granjero y, en consecuencia, se ve obligada a meter a los animales en mazmorras. l  Una frase para el mármol: Cada vez que manda atacar a sus dragones, les invoca con un «¡Dracarys!».

    4. Josiah Bartlet. El ala oeste de la Casa Blanca, 1999-2006

    • Intérprete: Martin Sheen.
    • Profesión: Presidente de los Estados Unidos. 
    • Estado civil: Casado.   
    • Residencia: La Casa Blanca.    
    • Virtudes destacables: Empatía, liderazgo, buen humor, tono humano y una cultura enciclopédica.  
    • Defectos odiosos: Cierta pedantería y haber mentido sobre una grave enfermedad.      
    • Amigos: Leo McGarrick.    
    • Enemigos: Todos los que puede acumular el presidente de la nación más poderosa del mundo. Ah, y su padre. 
    • Voló muy alto cuando, tras un atentado en el que mueren cuarenta y cuatro universitarios, da un memorable discurso hablando del heroísmo de un puñado de atletas que corrieron hacia el fuego para rescatar a los supervivientes.  
    • Visitó el infierno cuando Miss Landingham sufre un fatal accidente de coche y Bartlett le pide cuentas a Dios.      
    • Una frase para el mármol: Repetida una y otra vez a lo largo de la trama: «What’s next?». 

    5. Walter White. Breaking Bad, 2008-2013

    • Intérprete: Bryan Cranston.
    • Profesión: Profesor de química / Narcotraficante.
    • Estado civil: Casado con Skyler White. Tiene un hijo adolescente con parálisis cerebral y una bebé. 
    • Residencia: 308 Negra Arroyo Lane, Albuquerque, Nuevo México. 
    • Virtudes destacables: Es un buen padre de familia, devoto de sus hijos y, con sus baches, de su esposa. Es un genio de la química y, cuando la presión de la muerte le acecha, piensa con la velocidad del rayo. Durante parte de la trama aún tiene escrúpulos. 
    • Defectos odiosos: Un orgullo de proporciones griegas. Un complejo de inferioridad que le convierte en un insatisfecho permanente. Facilidad para mentir… y creerse sus propias mentiras. Una paulatina renuncia a sus principios morales, lo que lo convierte en un villano de sí mismo.  
    • Amigos: Jesse Pinkman, un chaval al que dio clases en el instituto y que ahora es su socio en el negocio de la droga. 
    • Enemigos: Tuco Salamanca, Gus Fring y, sobre todo, él mismo con su otra personalidad: Heisenberg. 
    • Voló muy alto cuando se las ingenia, al final de la cuarta temporada, para convertir el «ding ding» de una campanilla en una de las victorias más celebradas de la televisión contemporánea. 
    • Visitó el infierno tantas veces, que no cabrían en todo el artículo.   
    • Una frase para el mármol: «¡No estoy en peligro, Skyler: yo soy el peligro! Si llaman a la puerta de un hombre y le disparan, ¿piensas que será a mí? ¡No! ¡Yo soy el que llama!».

    6. Saga Norén. Bron/Broën, en español, El Puente. 2011-hoy

    • Intérprete: Sofia Helin.
    • Profesión: Policía de Malmoe (Suecia).
    • Estado civil: Soltera. No entiende el amor y banaliza el sexo. Evoluciona hacia una mayor humanización conforme avanza la trama. 
    • Residencia: Malmoe, aunque por cuestiones de trabajo se pasa el día cruzando el puente Øresund, que une su ciudad natal con Copenhague. 
    • Virtudes destacables: Inteligente, perseverante y absolutamente absorbida por su trabajo. Gracias a sus conversaciones con el detective Martin Rohde, intenta mejorar su relación con la Humanidad. 
    • Defectos odiosos: Tozuda, tajante y fría. Desconoce la empatía y ese gesto llamado sonrisa. 
    • Amigos: Su jefe Hans Petterson y sus compañeros Martin Rohde, policía danés y padre de familia numerosa, y Henrik Sabroe. Los tres tratan a Saga con una paciencia no exenta de ternura.
    • Enemigos: Jens Hansen/Sebastian Sandstrod, un psicópata que ejecuta una serie de violentos asesinatos para ejercer una venganza personal. 
    • Voló muy alto cuando tras resolver el enfermizo caso de la primera temporada hace una llamada telefónica a su pareja en la que la frialdad nórdica empieza a derretirse. 
    • Visitó el infierno cuando murió su hermana Jennifer. De ahí nacen sus desórdenes afectivos. La manipuladora sombra de su madre tampoco ayuda mucho. Aquel trauma forjó el escudo que ahora la protege contra el crimen.  
    • Una frase para el mármol: Tras la primera cena con la familia de Martin, la mujer de este le pregunta: «¿Quieres la receta?». Y ella, un témpano de sinceridad brutal, responde: «No, no estaba bueno». 

    7. Gregory House. House M.D., 2004-2012

    • Intérprete: Hugh Laurie.
    • Profesión: Médico internista en el Princeton-Plainsboro Teaching Hospital. 
    • Estado civil: Soltero con idas y venidas, especialmente con la Dra. Cuddy.   
    • Residencia: Su propio apellido.    
    • Virtudes destacables: Inteligencia, competencia profesional.
    • Defectos odiosos: Cinismo, misantropía, adicción, trastorno antisocial de la personalidad.
    • Amigos: Dr. Wilson.    
    • Enemigos: Todas las enfermedades, empezando por el lupus.
    • Voló muy alto cuando pasa un interludio romántico con la Dra. Cuddy. El amor era esto… pero él mismo se encargaría de fastidiarlo. 
    • Visitó el infierno al inicio de la sexta temporada, internado en un hospital psiquiátrico en el que lucha desesperadamente contra sus adicciones, al ritmo de Radiohead.      
    • Una frase para el mármol: «Ahora que se está muriendo, me gusta usted más».

    8.Omar Little. The Wire, 2002-2008

    • Intérprete: Michael K. Williams.
    • Profesión: Robin Hood de los bajos fondos.
    • Estado civil: Soltero sin remordimientos.  
    • Residencia: Algún lugar furtivo en el oeste de Baltimore, una zona corrompida por el tráfico de droga y la desestructuración social.   
    • Virtudes destacables: Temible, astuto, letal y, con sus códigos, honrado.  
    • Defectos odiosos: Odiosos no se le conocen. Hasta Obama lo eligió como su personaje televisivo favorito, pese a ser un delincuente.     
    • Amigos: Es un lobo solitario. Si acaso, el ciego Butchie (su consejero) y el policía Bunk Moreland, viejo amigo de la infancia.    
    • Enemigos: el clan Barksdale y el clan Stanfield. 
    • Voló muy alto cuando, en palabras de Marlo Stanfield, hizo «su mierda de Spiderman» y saltó de un cuarto piso para escapar de una ensalada de balas.  
    • Visitó el infierno en la identificación del cadáver de su pareja.
    • Una frase para el mármol: «Si intentas matar al rey, es mejor que no falles».

    9. Don Draper. Mad Men, 2007-2015

    • Intérprete: Jon Hamm.
    • Profesión: Publicista.
    • Estado civil: Siempre gaseoso. Casado y divorciado, consecutivamente, de Betty Hofstadt y Megan Calvet. 
    • Residencia: Una linda casa familiar, de estilo colonial, situada en un coqueto barrio residencial al norte de Nueva York; símbolo de su mentira vital. Tras la tercera temporada, Draper se muda a Manhattan.  
    • Virtudes destacables: Apuesto, seductor y un creativo fuera de serie. 
    • Defectos odiosos: Atormentado, inseguro, mentiroso.   
    • Amigos: Roger Sterling, compañero de juergas y fatigas, y Peggy Olson, su mejor discípula.   
    • Enemigos: La felicidad. 
    • Voló muy alto cuando decide redimirse en una presentación a los ejecutivos de las chocolatinas Hershey: «Fue la única cosa dulce que tuve en mi vida». 
    • Visitó el infierno la noche en la que Mohammad Ali tumbó a Sonny Liston, momento en el que se entera de la muerte de su mejor amiga.
    • Una frase para el mármol: «Lo que llamas “amor” lo inventamos tipos como yo. Para vender medias».

    10. Vic Mackey. The Shield, 2002-2008

    • Intérprete: Michael Chiklis.
    • Profesión: Jefe de asalto de la comisaría en la peor zona de Los Ángeles. 
    • Estado civil: Casado, padre de tres hijos, dos de ellos autistas. 
    • Residencia: Un amable adosado para la clase media.    
    • Virtudes destacables: Buen padre, policía eficaz, sensibilidad extrema para proteger a los niños.
    • Defectos odiosos: Corrupción, codicia, crueldad.
    • Amigos: Curtis Lemansky, Ronnie Gardocki y, ay, Shane Vendrell.     
    • Enemigos: Internos (Aceveda, Dutch, Kavannagh) y externos (Armadillo, Margos, Mitchell, Rezian, Pezuela, Beltran).
    • Voló muy alto cuando, al final de la segunda temporada, contempla una gigantesca pila de dinero robado a la mafia. Pero, como siempre ocurre en The Shield, el éxito no es más que la antesala del desastre.   
    • Visitó el infierno todos los miércoles, pero ardió en él vestido de traje y confinado a un cubículo donde, alejado de todo lo que quería, paga por sus pecados.      
    • Una frase para el mármol: «Lo del poli bueno y el poli malo se acabó por hoy. Yo soy un tipo de policía diferente».

    11. Alicia Florrick. The Good Wife, 2009-2016

    • Intérprete: Julianna Margulies. 
    • Profesión: Abogada. 
    • Estado civil: esposa de Peter Florrick, gobernador de Illinois.    
    • Residencia: Un apartamento familiar en Chicago, donde la acción más repetida es la de discutir de Teología con su hija mientras se degusta una copa de vino.    
    • Virtudes destacables: Ambición, don de gentes, astucia, capacidad de trabajo.
    • Defectos odiosos: Su falta de decisión en ciertos momentos. 
    • Amigos: Kalinda Sharma a ratos, Cary Agos a ratos, Diane Lockhart a ratos, Finn Polmar a ratos… y Will Gardner.      
    • Enemigos: Todos los amigos en algún momento cambiaron de bando.
    • Voló muy alto cuando logra construir un bufete de éxito, desde la nada, con Cary Agos.    
    • Visitó el infierno en el episodio piloto, tras el escandaloso adulterio de su marido, pero sobre todo en la quinta temporada, tras una trágica muerte en los juzgados. 
    • Una frase para el mármol: «He decidido que la vida es demasiado corta para no ser honesta».

    12. Lorne Malvo. Fargo, 2014-hoy

    • Intérprete: Billy Bob Thornton.
    • Profesión: Sicario y timador. 
    • Estado civil: En relación perpetua con el Mal.    
    • Residencia: Cualquiera que sirva para sus propósitos. Desde un hotel de carretera hasta una consulta falsa de dentista.    
    • Virtudes destacables: Elocuencia, estoicismo, humor negro. Ah, y es el rey del disfraz.
    • Defectos odiosos: Crueldad, cinismo, manipulación.  
    • Amigos: No tiene, aunque Lester Nygaard piense que es un hombro en el que llorar.     
    • Enemigos: La implacable policía Molly Solverson y el aguerrido, aunque cobarde, Gus Grimly.
    • Voló muy alto cuando, en el episodio «¿Quién afeita al barbero?», acaba con la mafia de Fargo en una virtuosa secuencia rodada en fuera de campo.    
    • Visitó el infierno cuando comete una espeluznante matanza en un ascensor. 
    • Una frase para el mármol: «No hay santos en el reino animal. Tan solo desayuno y cena».

    13. Jack Bauer. 24, 2001-2010 y 2014

    • Intérprete: Kiefer Sutherland.
    • Profesión: Agente federal que trabaja para la Unidad Antiterrorista. 
    • Estado civil: Viudo.     
    • Residencia: Durante seis temporadas pulula por Los Ángeles, pero se acaba mudando a Washington, Nueva York e, incluso, Londres.     
    • Virtudes destacables: No necesita dormir, aguanta la tortura y tiene un sexto sentido para oler el peligro.
    • Defectos odiosos: Atormentado por tener que sacrificar vidas por un bien mayor, tener una hija algo estúpida, estar siempre en el lugar donde se cuecen las bombas. 
    • Amigos: David Palmer, Chloe O’Brian y, con algún ejem, Tony Almeida.       
    • Enemigos: Ufff, la tira. Terroristas musulmanes, militares serbios, villanos chinos infiltrados y hasta la propia cúpula del poder estadounidense.
    • Voló muy alto cuando logra detener una gigantesca conspiración interna en la quinta temporada que ríete tú de Nixon.      
    • Visitó el infierno cuando, al final de su frenético primer día, muere una de las personas a las que más quería.    
    • Una frase para el mármol: «Soy el agente federal Jack Bauer y este va a ser el día más largo de mi vida».

    14. Raylan Givens. Justified, 2010-2015

    • Intérprete: Timothy Oliphant.
    • Profesión: U.S. Marshal, esto es, una especie de policía federal que depende del Departamento de Justicia. 
    • Estado civil: Separado de Winona, a quien aún ama.     
    • Residencia: Harlan, un pueblo minero de Kentucky repleto de fantasmas familiares.    
    • Virtudes destacables: Arrojo, rapidez con el revólver, sarcasmo, ecuanimidad.
    • Defectos odiosos: Insubordinación, orgullo y un tóxico complejo paterno. 
    • Amigos: Art, Tim, Rachel, Ava… y Boyd, un amigo al que odia.       
    • Enemigos: Su padre, los Bennett, los Crowder… y Boyd, un enemigo al que ama.
    • Voló muy alto cuando, en el mejor episodio de la cuarta temporada, mantiene un duelo con Boyd Crowder… en el colegio al que asistieron de niños. «Extrajimos carbón juntos».     
    • Visitó el infierno cada vez que piensa, habla o recuerda a su padre.   
    • Una frase para el mármol: «Si me haces desenfundar, te liquido».