Un español que se abrió paso en Estados Unidos


De Madrid a California. The New York Times dijo en una ocasión de Francisco José Ayala que era “el hombre renacentista de la evolución”. El veterano periódico pretendía seguramente condensar en esa expresión los múltiples intereses y facetas de un científico que suma 800 artículos científicos, doce libros y quince doctorados honoris causa, pero que también dirige con el esmero de un artesano 160 hectáreas de vides en California, que asesoró al presidente Bill Clinton en aspectos relacionados con la investigación y que es capaz de responder con datos, argumentos y citas a cualquier aspecto relacionado con la ciencia mientras se ajusta discretamente su corbata recorrida de arriba abajo por la doble hélice del ADN. Natural de Madrid, donde nació en 1934, Francisco José Ayala ha desarrollado casi toda su carrera en Estados Unidos. Está casado y es padre de dos hijos.

Inventor del reloj molecular. Discípulo de Theodosius Dobzhansky –uno de los fundadores de la Teoría Sintética de la Evolución–, las investigaciones de Francisco José Ayala se han centrado en los estudios sobre genética de poblaciones y evolución; incluyendo el origen de las especies, la diversidad genética de los organismos, el origen de la malaria, la genética de los parásitos protozoarios, el reloj molecular de la evolución y la evolución humana. En la actualidad es titular de la Cátedra Donald Bren de Ciencias Biológicas y profesor de Filosofía de la Universidad de California (Irvine). Ha sido galardonado con la Medalla Nacional para la Ciencia, la más importante de las distinciones científicas en Estados Unidos.

En la Universidad de Navarra. Los días 15 y 16 de septiembre, Francisco José Ayala estuvo en la Universidad de Navarra con motivo del quincuagésimo aniversario de la Facultad de Ciencias. Pronunció una conferencia titulada “Copérnico y Darwin: dos revoluciones del pensamiento”, se reunió con alumnos e investigadores  mantuvo un encuentro con profesores, visitó el campus y atendió a algunos medios de comunicación.