Un ser humano excepcional


30 de abril de 2011

Sara también hace travesuras

No es raro que a cualquier niñ@ le guste la cocina. A Sara le encanta. Pero no siempre tiene paciencia para esperar a que un adulto la asista. Así que ella toma la iniciativa. (...) Un día se encontraba en casa su mejor amiga, Sofi. Mientras yo tomaba un baño (creyéndolas en el jardín), buscaron nuevas diversiones en la cocina. Su intención no era tanto cocinar como “hacer un experimento” (luego investigaré de dónde surgió la idea). Lo que me asombra es que no solo no tuvieron reparo en mezclar ingredientes poco combinables, sino que compartieron la osadía de agarrar un insecto (difunto la noche anterior) –que no era nada pequeño– y mezclarlo con lo demás, para ver el resultado. Nadie puede negar que, muy probablemente, Newton o Einstein se iniciaron así (ja, ja). Pero estas chicas no tuvieron tan buena suerte: yo me hallaba ausente en ese momento, pero no así el padre de Sara, que, al descubrir el experimento, las interrogó acerca de si yo les había permitido hacer tal cosa, y les mandó recoger. Y como son inteligentes, por la reacción del papá pudieron imaginar cuál sería la mía, y se anticiparon a darme la noticia, abordándome en cuanto salí de mi baño. Fue gracioso y fascinante a la vez escuchar sus argumentos, muy metidas en su papel. Y fue realmente difícil contener la risa ante la postura de Sofi, que quiso a toda costa echarle la culpa a su tío (así le dice a mi esposo). Disfruten a sus hijos. ¡Y denles muchos abrazos!

http://isabellpazos.blogspot.com/