Mijaíl Gorbachov, el reformador incomprendido


Mijaíl Serguéyevich Gorbachov (Stávropol, Rusia, 1931), último jefe de Estado de la Unión Soviética. Originario de una familia campesina, en 1955 se licenció en Derecho en la Universidad de Moscú, donde conoció a su futura esposa, Raísha Titarenko.
En 1985 resultó elegido secretario general del PCUS por un estrecho margen y, en 1988, presidente de la URSS. Su victoria supuso una renovación generacional (había nacido después de la revolución rusa) y política (era un reformista, aunque nunca renunció al comunismo). Implantó un audaz programa de reestructuración industrial (perestroika) apoyado en la transparencia informativa (glasnost). Forzado por la quiebra económica, Gorbachov practicó una política exterior de repliegue militar, pero fracasó en la reconstrucción. Esto provocó graves tensiones sociales y aceleró la independencia de Ucrania y Bielorrusia. En 1991, sufrió un intento de golpe de Estado organizado por el KGB, del que le salvó la oposición democrática encabezada por su gran enemigo político, Boris Yeltsin. Gorbachov abandonó el poder ese mismo año. Ganador del Nobel de la Paz en 1990, es un político impopular en Rusia y extremadamente reconocido fuera de ella.