Los carlistas actuales, pocos y divididos


Durante la Transición, el carlismo, dividido y con dificultades para la acción política, vivió años de contracción. El Partido Carlista fue legalizado en julio de 1977, una vez que ya se habían celebrado las elecciones. En las elecciones generales de 1979 obtuvo poco más de cincuenta mil votos. En 1982 su presencia se redujo a 224 votos y no volvió a presentarse hasta 2000, cuando cosechó 2.131 sufragios en toda España. Desde entonces ha descendido ligeramente. Por su parte, el sector tradicionalista, reconstituido en 1986 como Comunión Tradicionalista Carlista, sólo se presentó a unas elecciones generales en 2008, obteniendo en ellas 218 votos. En 1994 ambas formaciones optaron al Parlamento Europeo, y la CTC sobrepasó al PC en poco más de quinientas papeletas. Más allá de las cifras, ambas formaciones han desarrollado una labor de consolidación de sus seguidores a través de actividades culturales y sociales, con especial importancia de la recuperación de la historia y la memoria propia.