Interés científico en España


La imagen que los españoles tienen de la ciencia y la tecnología ha mejorado en últimos años. Al 15 por ciento de los ciudadanos le gusta los temas relacionados con la actualidad científica. Mientras que hace diez años no llegaba al 7 por ciento. Un dato que se ve favorecido por el uso generalizado de internet.

Se trata de cifras reflejadas en la séptima encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología, presentados en 2015 por la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Invocación, Carmen Vela, y el director general de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), José Ignacio Fernández Vera.

La población española conoce más y muestra mayor interés en temas relacionados con la ciencia y la tecnología. Además, un 59,5 por ciento afirma que la ciencia ofrece más beneficios que perjuicios, lo que supone un aumento del 12,2 por ciento. Solo el 5,3 por ciento de la sociedad opina lo contrario, una circunstancia relevante si se considera que un 23 por ciento de los españoles aumentaría el gasto público en el sector de la ciencia, casi la misma cifra de los que piden aumentar el gasto destinado a la vivienda o la Administración de Justicia. Los datos entre la población joven son los más favorables. El 24,6 de los jóvenes de 15 a 24 años manifiestan ese interés, «una excelente noticia», según Carmen Vela

Sin embargo, no todos los datos son buenos. Por ejemplo, la brecha de género: actualmente el número de hombres interesados en la ciencia y la tecnología duplica al de mujeres, incluso en los más jóvenes. Según la FECYT, se trata de uno de nuestros principales retos.

En cuanto a las fuentes de información científica, internet ocupa el primer lugar para un 39,8 por ciento de los ciudadanos. El 30,7 por ciento usa las redes sociales como canal de información: el 91 por ciento a través de Facebook, el 47,7 por ciento se informa en Twitter y el 21,5 por ciento en Instagram. España se sitúa entre los países más tolerantes con temas tan polémicos como la modificación genética. Por último, el estudio revela que uno de cada cuatro españoles no está interesado en los temas científicos, principalmente porque no los entiende.