A la espera de regularización


En España, algunos defensores del pueblo autonómicos han pedido un estudio detallado y la regularización de la educación en casa. Íñigo Lamarca, Defensor del Pueblo en el País Vasco, se plantea además la protección de los derechos del niño argumentando que los padres tampoco pueden tener carta blanca porque los hijos “no son de su propiedad y esa educación también compete a los poderes públicos”. Sin embargo, en otros países este poder se entiende como ejercicio de un mero control o inspección para evitar casos de negligencia, y no tanto por motivos formales de la educación. “Entendemos que sea necesaria una inspección que vele para que los niños estén atendidos y reciban la suficiente estimulación, pero creemos que esta debe desarrollarse de forma no atemorizadora y por profesionales que comprendan los diversos medios por los que un niño puede educarse”, asevera Denis Cremin, padre de una familia irlandesa de homeschoolers.

Para algunos homeschoolers, la mejor inspección está en los resultados de las pruebas reconocidas estatalmente, como el CAT (Californian Achivement Test) en Estados Unidos, o las pruebas de acceso a las universidades, que cada vez reciben mejor a estos estudiantes.