Mártires del siglo XX

Nada más que el amor. Indicadores para el martirio que viene

Martin Steffens. Encuentro, 2017. 88 págs., 10 euros

Esta reflexión filosófica sobre el martirio presenta en toda su radicalidad el origen del mal: «Satán ha salido de su patio orgulloso de su terror. Las ejecuciones de los cristianos de Oriente, filmadas por sus verdugos, son selfies del diablo que él envía por la red para que no se lo olvide». Nos encontramos ante un libro intenso y excesivo en ocasiones, que desarrolla un papel provocador e interpelante. Mantiene a lo largo de todo su desarrollo un tono profético, y los fogonazos o latigazos a la conciencia que el autor propina al lector requerirían algún que otro matiz. Todo esto es cierto. Sin embargo, la denuncia profética mantiene su urgencia y su veracidad. 

Las fuentes de Steffens —especialista en Chestov, Nietzsche y Simone Weil, y profesor de Filosofía en un liceo francés— son algunas citas de la Escritura y de algunos filósofos y maestros espirituales. El tono general es apasionado y poético, con
sintaxis breve y estilo te-
legráfico. La fuerza del relato-reflexión captura la atención del lector desde el primer momento. 

Resultan muy interesantes las aportaciones que realiza sobre el valor testimonial (martirial) de la existencia del cristiano en el mundo y de la superficialidad de nuestra civilización.

La parresía [la franqueza a la hora de comunicar] de la fe ofrece una lucidez especial a la denuncia y profundización ofrecida en el texto: «Lo esencial: Cristo y su cruz. […] Se trata más bien de un “ecumenismo de la sangre”: los luteranos, los coptos, los ortodoxos, los católicos son hermanos de sangre. No en un sentido étnico, sino en el sentido de que la sangre de esas víctimas es la sangre del mismo Cristo». En definitiva, nos encontramos ante un libro valiente, apasionado y apasionante, que se atreve a profundizar desde una perspectiva intensamente creyente en uno de los tabús más sangrantes de nuestros días. 

Pablo Blanco