Todo es de color

Los colores de nuestros recuerdos

Michel Pastoureau. Periférica, 2017. 272 págs., 19 euros

Este amenísimo libro demuestra cómo un tema tan concreto como el color de las cosas puede convertirse en una fuente de admiraciones para el lector desprevenido. A medias entre la autobiografía y la historia cultural, descubrimos por qué el tablero de ajedrez es blanco y negro, o por qué Caperucita tenía que ser necesariamente roja, y no verde. 

Los colores esconden sugerencias que tienen una explicación más allá de la impresión espontánea. ¿Por qué en Occidente el color preferido es el azul, y el morado tiene tan mala prensa? ¿Sabíamos del origen racista de los anillos olímpicos? ¿Qué hace que el marketing prefiera una gama a otra? Con pasión y sabiduría, el autor recurre a sus propias anécdotas infantiles —los niños, esos enamorados del color— para después introducirnos en una infinidad de reflexiones que van desde la pintura clásica al mundo de la moda, pasando por la heráldica, las señales de tráfico, el cine. 

Javier de Navascués