La ficción y la vida

Se llamaba Carolina

José Jiménez Lozano. Encuentro, 2017. 240 páginas, 18 euros

Tras la guerra civil española, una compañía ambulante va a representar Hamlet en una villa castellana. El narrador es un niño que nos cuenta cómo los vecinos se disponen a hacer de actores, y cómo su maestra Carolina interpretará a Ofelia. Entre esos tres mundos interactivos (Hamlet, el pueblo y la guerra civil) se entretejen las relaciones de los protagonistas. 

Esta literatura dentro de la literatura facilita a Jiménez Lozano una inteligente reflexión sobre la naturaleza y las posibilidades de la novela y el teatro, de la televisión y el cine. Así nos introduce en un simpático debate sobre el arte de contar historias, de construir ficciones capaces de representar la realidad hasta el fondo, donde reposan o bullen los profundos problemas del alma. Se llamaba Carolina va, sin embargo, más lejos, porque los actores y vecinos del pueblo tienen abiertas las heridas de la contienda fratricida.

José R. Ayllón