• Cultura
  • Harry Potter: elogio de la amistad

    Texto Jorge Collar

    Han pasado diez años desde el estreno de la primera película de Harry Potter. Con al octava entrega, la saga llega a su fin.

    La lucha definitiva entre Voldemort y Harry Potter pone punto y final a la saga.

    Durante las últimas semanas las masas de cinéfilos y de lectores se han movilizado en todo el mundo para rendir un caluroso homenaje a lo que aparece hoy como un fenómeno literario y cinematográfico de primer orden a caballo entre dos siglos. 

    Las consecuencias mediáticas de los libros y de las películas quizás han terminado por ocultar su importancia en los espíritus de las nuevas generaciones, haciendo pasar su éxito excepcional por una moda. Harry Potter se revela no solo como un fenómeno literario excepcional, cuando se afirma la ausencia de interés de los jóvenes por la lectura, sino como el caso único de una serie que va a desarrollarse a lo largo de ocho películas a partir de 2001 y que va a utilizar los mismos actores, adaptándose así a la edad de los protagonistas de las novelas. 

    Hay que añadir que lectores y espectadores han crecido también al ritmo de los personajes de la saga, lo que produce un resultado nostálgico. Si no son “los mejores años de nuestra vida”, por evocar una película importante, son para muchos los años inolvidables del desembarco en la adolescencia, esenciales para todo ser humano.

    En esta segunda parte de Las Reliquias de la Muerte, dirigida como los últimos episodios por David Yates, se acerca al enfrentamiento final de la saga entre Lord Voldemort y Harry Potter, que es el nervio dramático de toda la historia. 

    La movilización de millones de espectadores en todo el mundo requiere una explicación del éxito, que debe encontrarse en las ideas y los temas que la saga aborda: la magia, el paso a la adolescencia, el enfrentamiento del bien y del mal que se confunde con la lucha por el poder... La magia ha sido el vehículo de la comedia y del espectáculo.

    Como los personajes crecen en diez años, pasan de la infancia a la adolescencia y este recorrido permite el encuentro de nuevas emociones sentimentales, que dicho sea de paso, se hacen siempre con humor y una delicadeza extrema, en un mundo en que estas cuestiones son tratadas de forma bien diferente.

    Queda en fin la lucha entre el bien y el mal, simbolizada por las intenciones de dominación de Voldemort. El papel de Harry en esta lucha es capital, puesto que pasa por la muerte y la resurrección, pero sobre todo por la renuncia al poder absoluto cuando rompe la vara mágica que otorgaría este poder. 

    Es imposible cerrar la reflexión sobre la saga sin aludir a los ataques procedentes de medios religiosos americanos y que había encontrado un cierto eco en Europa consistente el presentar la saga como un intento turbio de imponer la magia con su cortejo de ocultismo diabólico. Al principio podría haber cierto peligro para los más jóvenes en ser víctimas de una indigestión de Harry Potter. Pero este peligro se ha ido disipando con el paso del tiempo y con el análisis más sereno de los libros y ello aunque para aconsejar a los más jóvenes siempre será preciso tener en cuenta las circunstancias personales: edad, formación, equilibrio, etcétera.

    En realidad, la obra en su conjunto entronca literariamente con las obras de J. R. R. Tolkien (El Señor de los anillos) y de C. S. Lewis (Las crónicas de Narnia) que también, a través de la creación de mundos paralelos donde la magia juega un papel importante, defendían valores de inspiración netamente cristiana sirviéndose de los símbolos más diversos. Esta misma inspiración puede atribuirse a Harry Potter, sobre todo patente en el último volumen, incluso si el cristianismo es menos militante en J. K Rowling que en los autores citados. 

    En fin, si hubiera que enumerar los valores que Harry Potter defiende, la lista seria larga: coraje, sacrificio, lealtad, renuncia, etcétera. La autora insiste sin embargo en uno cuando afirma: “Si el poder del amor es un tema fuerte en los libros y en las películas, de todas las formas de amor presentes la amistad es la más fuerte”. Y es quizás aquí donde se encuentra el secreto del fabuloso éxito de la saga.


    Descargar pdf


    Categorías: Cine