• Campus
  • Tras la estela de un gran padre

    Texto Yolanda Cagigas [PhD His 04] y Laura Juampérez [Com 05]

    La celebridad del Dr. Gregorio Marañón marcó la vida de su hijo: figura tan desconocida como relevante en la esfera cultural de la posguerra.

    El Dr. Marañón y su esposa rodeados de su familia.

    Gregorio Marañón Moya nació en Madrid en 1914. Hijo del célebre médico, historiador y humanista liberal, el Dr. Gregorio Marañón, y de Dolores Moya, su educación se desarrolló en un ambiente liberal y culto.

    El círculo de tertulias de su padre en El Cigarral de Menores, en Toledo, incluía a intelectuales, científicos, artistas, políticos, etc. En ocasiones, escritores como Miguel de Unamuno o Federico García Lorca leían allí sus obras, ante la atenta mirada del pequeño Gregorio

    A pesar de la influencia artística, y después de cursar el bachillerato en el Liceo Francés, el joven Marañón comenzó la carrera de Medicina. Una decisión que rectificó pronto para estudiar derecho en la Universidad Central de Madrid, donde se licenció y en la de Barcelona, donde realizó su tesis doctoral. 

    En el verano de 1933, con 19 años, el único hijo varón del Dr. Marañón participó en un crucero muy especial por el Mar Mediterráneo, organizado por el catedrático Manuel García Morente, decano de la Facultad de Filosofía y Letras madrileña. En esta aventura transformadora coincidió con otros adolescentes que más tarde formarían parte de la élite intelectual española, como Gonzalo Menéndez-Pidal o Soledad Ortega Spottorno.

     

    Continúa en pdf.

     

    La exposición puede visitarse de forma permanente en www.unav.es/servicio/ archivo/exp_gregoriomaranonmoya