• Campus
  • 50 promociones de asistentes de dirección

    Texto Redacción ISSA / Fotografía Manuel Castells [Com 87] y cedidas

    ISSA School of Management Assistants celebró en junio la graduación de su cincuenta promoción. Donostia-San Sebastián acogió la última etapa de la Escuela en la capital guipuzcoana, para asentarse definitivamente en Pamplona. Más de tres mil doscientos alumnos han pasado por sus aulas desde su puesta en marcha en 1963. 

    —Alta tasa de empleo. El 96 por ciento de los graduados en Management Assistance encuentran trabajo en menos de un año dentro y fuera de España.

    Dos años después de su cincuentenario, la Escuela ISSA School of Management Assistans no pierde de vista su principal objetivo: formar a los mejores profesionales en asistencia de dirección.  Con la graduación en junio de la cincuenta promoción, ISSA cierra su etapa en el palacio Eva-Enea de San Sebastián, sede desde 1963. «Es un número simbólico que redondea una gran historia», destacó Tomás Gómez-Acebo, vicerrector de Alumnos.

    ISSA comenzó su traslado progresivo al edificio Amigos del campus de Pamplona en 2012, de manera que los alumnos que finalicen sus estudios en 2017 serán los primeros en cursar íntegramente el grado en la capital navarra. Mª Jesús Álvarez, directora de la Escuela, aseguró que el cambio de ubicación ha sido beneficioso: «Los estudiantes pueden disfrutar de las actividades e instalaciones del campus, además de enriquecerse con el contacto con compañeros de otras carreras; y para el profesorado, supone la posibilidad de compartir trabajos de investigación e ideas con docentes de otras facultades». 

    Unas doscientas cincuenta personas participaron en la graduación de la cuarta promoción del grado en Asistencia de Dirección. Con estos recién titulados, un total de 3 210 antiguos alumnos han pasado por las aulas de ISSA. Desde sus inicios, la Escuela ha estado en contacto permanente con el mundo empresarial, lo que le ha permitido adaptarse a las necesidades de las organizaciones en cada momento. Al principio, san Josemaría fue consciente de que el asistente de dirección constituía una pieza clave en las organizaciones y, por tanto, requería una formación cultural, humana y técnica de nivel universitario.

    La Escuela ha ido evolucionando y ajustando sus estudios a las exigencias del mercado laboral. Hoy en día, los idiomas —inglés, francés, alemán y chino— y la multidisciplinariedad —nuevas tecnologías, empresa, comunicación y gestión—son algunos de los pilares de la carrera. Además es el único centro universitario en España que ofrece el grado oficial en Management Assistance: se cursa en cuatro años e incluye prácticas obligatorias en empresas, tanto nacionales como internacionales, gracias a los más de cuarenta convenios de intercambio. El nivel de inserción laboral es muy elevado: actualmente la media de ofertas de trabajo se sitúa en cuatro por cada recién graduado. 

    Una de las características que más destacan las compañías sobre los Alumni es su profesionalidad. El mismo día en que las veintisiete alumnas de la cincuenta promoción se graduaban, el cincuenta por ciento de ellas ya se encontraban trabajando. «Un graduado de ISSA puede desarrollar su tarea de manera interdepartamental, facilitando, comunicando y dinamizando la gestión empresarial en cualquier ámbito», explicó Clemente Boyero, profesor de ISSA desde hace quince años.