• Campus
  • Juan Gimeno: «La Universidad de Navarra crece gracias a la generosidad de muchas personas»

    Texto Rocío del Prado [Com 15] / Fotografía Manuel Castells [Com 87]

    Muchas mañanas, al levantar la persiana de su despacho, Juan Gimeno (Madrid, 1959) recuerda su primer día como estudiante en Pamplona. Un adolescente de diecisiete años que miraba estupefacto el Edificio Central. «Aquí no solo aprendí algo de Geografía e Historia, aprendí a hacerme el nudo de la corbata, a escuchar a los demás y a que todo estaba por descubrir». Hoy, después de cuarenta años, dirige la Oficina de Desarrollo de la Universidad.


    El fundador de esta Universidad pidió que nadie se quedara sin estudiar en la Universidad de Navarra por falta de recursos económicos. ¿Es una meta real o un lema motivador? ¿Cómo se hace esto en el día a día de la Universidad?
    Sin duda es una meta real. Trabajamos para lograr que muchas personas crean en nuestro proyecto y que, gracias a su apoyo, los jóvenes que quieren estudiar en esta Universidad, y no pueden por falta de recursos económicos, puedan hacerlo. Es un objetivo prioritario del centro. Cada vez tenemos más solicitudes y, por lo tanto, un compromiso moral mayor. El Programa de Becas Alumni, que se puso en marcha en 2003, no ha dejado de crecer gracias a la generosidad de numerosas instituciones, empresas y particulares, y de antiguos alumnos. Y respondiendo a su pregunta, como el objetivo es muy claro —que nadie con talento y cualidades humanas se quede sin estudiar en nuestra Universidad por falta de recursos económicos— trabajamos día a día para que más gente se entusiasme y se involucre en este programa: ahora podemos becar a trescientos alumnos de grado; en breve queremos llegar a quinientos. 

    Hace un año que nació esta oficina. Sin embargo, la Universidad lleva buscando apoyos desde sus inicios, especialmente a través de la Asociación de Amigos. ¿Por qué nace ahora la Oficina de Desarrollo?
    Desde que se creó la Universidad, mucha gente ha hecho una labor fantástica. La Asociación de Amigos ha sido, y seguirá siendo, la pieza clave para sacar adelante los proyectos que se consideren prioritarios. Nosotros nos ocupamos de facilitar su labor y ayudar a que crezcan. Sin embargo, cada vez tenemos más proyectos y, por tanto, más necesidades. Esto exige trabajar con la mayor profesionalidad y coordinación posible, de forma que podamos llegar a todas las personas que nos quieren y conseguir su apoyo. 

    ¿Cómo animar a la gente a que se involucre en proyectos de investigación o de educación universitaria cuando hay necesidades más inminentes?
    En España, en general, no existe cultura de apoyar proyectos a medio o largo plazo. No obstante, la gente es solidaria, suele tener sensibilidad hacia proyectos educativos y de investigación como los que manejamos. Proyectos, por ejemplo, sobre la erradicación de la pobreza, como hace el Instituto Cultura y Sociedad, o conceder una Beca Alumni a alumnos excelentes para que puedan estudiar una carrera universitaria y cambiar su entorno familiar. Hay muchas maneras de mejorar el mundo, pero la educación es una de las herramientas más efectivas para lograrlo.

    No obstante, reconocerá que en estos momentos de grandes dificultades sociales se hace aún más difícil lograr el apoyo que necesitan
    Efectivamente, no es tarea fácil. Pero me gustaría aprovechar la ocasión para repetir unas palabras de nuestro rector al referirse al Programa de Becas Alumni: «Solo aquel que tiene grandes proyectos, grandes sueños, grandes ilusiones, puede llegar lejos. Luego hay que ponerse a trabajar». Nuestro gran sueño es que cada vez más alumnos con talento y sin recursos puedan formarse en nuestras aulas; que cada vez más investigadores puedan desarrollar sus proyectos en esta Universidad; que cada vez más avances biomédicos ayuden a salvar vidas… y para conseguir todo esto solo podemos trabajar, trabajar y trabajar, como insiste el rector.  

    Usted ha comentado que en España no existe, en general, cultura de apoyo a proyectos a medio o largo plazo. ¿Esta tendencia se puede cambiar?
    Sí, de hecho ya ha empezado a modificarse en el ámbito universitario. Durante este curso hemos estado en varios foros donde la mayoría de los participantes provenía de campus españoles, tanto públicos como privados, que están introduciendo este tipo de actividad para buscar financiación a sus proyectos. Para nosotros es muy bueno que el resto también lo haga, ya que entre todos conseguiremos que la sociedad se conciencie de la importancia que tienen las universidades para el progreso de la sociedad. 

     

    Leer texto completo en pdf