El trabajo de un gran equipo


Pablo Pérez, catedrático de Historia contemporánea y comisario de la exposición. La muestra pretende acercar al visitante al ejemplo de la santidad de don Álvaro. También responde a un criterio actual: cuantos más datos y menos explicaciones, todo es más objetivo.

Loreto Spá, autora del concepto de la exposición. La arquitecta ha creado una escenografía expositiva, sugerente y dinámica. Los paneles semicilíndricos se prestan a una doble función: presentar un tema a través de una fotografía, y desarrollar ese tema en la vida del próximo beato.

Guadalupe de la Vallina, autora de las fotografías. Cinco grandes imágenes conceptuales, inspiradas en citas de san Josemaría, aportan una lectura más simbólica de la exposición: cómo el mensaje del fundador del Opus Dei inspiró la vida de su primer sucesor.

Javier Errea, director del estudio Errea Comunicación, estudio que realizó la imagen gráfica de los paneles y todas las infografías. Para presentar la vida y las obras de Álvaro del Portillo se utilizaron diferentes recursos infográficos: nubes de etiquetas, mapas, líneas de tiempo, burbujas...

Carlos Bernar y María Villarino, autores de los videos. Los apoyos audiovisuales que completan la exposición ilustran los paneles y amortiguan la posible frialdad de los números: en los testimonios que se recogen emerge el corazón de don Álvaro.