Del QS al U-Multirank


El ranking de Shanghai, publicado por primera vez en 2003, es uno de los más prestigiosos del mundo: califica a mil doscientas universidades, aunque solo incluye las quinientas mejores. Tiene seis indicadores de excelencia investigadora. También atiende a factores como tener alumnos y profesores que hayan ganado un Premio Nobel, el número de artículos en revistas científicas… Yan Wu, analista del ranking, expuso en el congreso que su metodología va a mantenerse, «para que pueda seguir usándose como un referente. Sin embargo, vamos a incluir más clasificaciones por materia, más premios científicos, etcétera».

Los rankings británicos de Times Higher Education (THE) y QS (QS World University Rankings), además de la investigación, contemplan temas como ratio empleado-estudiante y reputación. THE realiza una comparativa teniendo en cuenta no solo el éxito de las universidades sino también la financiación «y cómo atraen al mejor profesorado y alumnado», enfatizó Simon Chan. En él figueran las cuatrocientas universidades mejor valoradas en quince indicadores.

Ben Sowter, de QS, admitió que los ranking son solo la punta del iceberg de lo que ocurre  en los centros educativos: «Tenemos que esforzarnos para que todo lo que hacemos se conozca, para que la calidad y la reputación sean visibles».

Gero Federkeil, por su parte, presentó el nuevo ranking europeo U-Multirank, que pretende «representar la diversidad de universidades, no solo aquellas que se centran en la investigación de talla mundial, que representan únicamente entre un tres y un cinco por ciento». U-Multirank se elabora a partir de encuentas a 85 000 alumnos e incluye a más de mil doscientas instituciones de educación superior de 83 países.

Por último, Isidro Aguillo, representante de Webometrics —que analiza 24 000 universidades e instituciones de educación superior—, advirtió que «los rankings no deben ser manuales de usuario ni reflejar un único modelo».