• Alumni
  • Marta Archanco: “A través del arte y el diseño se multiplican las posibilidades de comunicar la ciencia”

    Texto Laura Juampérez [Com 05] Fotografía Marta Archanco y BS

    Según Marta Archanco, bióloga responsable del departamento de Medicina del Imperial College London, el trabajo de un científico tiene mucho de artístico y viceversa. Ella cree en la divulgación como herramienta para derribar los  muros que separan laboratorios y museos.

    Marta en su etapa como investigadora del departamento de Histología y Anatomía Patológica de la Universidad de Navarra.

    ¿Cómo nace tu vinculación con este proyecto de divulgación científica?

    Beautiful Science es una colaboración entre investigadores de Imperial College London y artistas y diseñadores que viven en el Reino Unido. La idea nació a partir de conversaciones en el laboratorio entre tres investigadoras postdoctorales, acerca de la belleza de las imágenes científicas de nuestros proyectos y de la posibilidad de verlas expuestas en una galería de arte. Aquello nos llevó a contactar con varios artistas y diseñadores que se mostraron realmente interesados en retratar la ciencia a través de la reinterpretación de nuestras imágenes y conceptos científicos. Para ellos suponía una nueva fuente de inspiración y, para nosotras, una experiencia nueva y todo un reto.

    ¿Siempre te interesó la divulgación? 

    Es algo que he ido desarrollando. Primero a través de la docencia, una de las actividades que más disfrute durante los seis años que formé parte del departamento de Histología y Anatomía Patológica de la Universidad de Navarra, tras acabar la carrera de Biología. Después me marché a Londres para trabajar como investigadora en el Imperial College London. Allí tuve la oportunidad de participar en diferentes proyectos de divulgación, tanto para niños como para público general, y fui descubriendo otras posibilidades. Conocí a la diseñadora parisina Solenne Morigeaud y juntas ganamos un accésit por un proyecto llamado Nature hates emptiness, una reinterpretación de un microscopio basada en el diseño de una ventana del siglo XVIII con varios pares de postigos. Mi interés creció y he ido enlazando un proyecto tras otro. El trabajo más importante hasta ahora ha sido Beautiful Science, en el que han participado más de treinta personas y que ha contado con el apoyo de varias universidades, fundaciones y empresas.

    ¿Qué relación guardan ciencia y arte?

    En la ciencia, al igual que en el arte y/o diseño, se trabaja con un potente factor visual a través de las imágenes que publicamos en revistas científicas. Artistas y diseñadores guardan muchas similitudes en los procesos científico y creativo, y en los requisitos burocráticos que deben seguir. Solenne, por ejemplo, trabaja los materiales con un protocolo parecido al de un laboratorio. Sus proyectos implican un periodo de investigación previa, cálculo de recursos y planteamiento de objetivos familiar para cualquier científico. Asimismo, contempla plazos, presupuestos y normas de la organización que encarga el producto u obra de arte, que en nuestro caso sería una publicación.

    ¿Cómo se desarrolló el proyecto?

    Las colaboraciones entre los artistas/diseñadores y científicos se prolongaron casi un año y se presentaron en una charla debate en junio de 2012. El evento contó con invitados del mundo del arte, como la catedrática en conservación de museos del Kingston College Catherine McDermott, la diseñadora y fundadora de O-SB Design Anne Odling-Smee o el director de Comunicación Científica del Imperial College London, Stephen Webster, quien actuó como moderador.

    Una semana después inauguramos la exposición Beautiful Science en la Brick Lane Gallery, situada en un núcleo cultural londinense pionero en arte internacional, muy cerca del distrito financiero. La exposición duró una semana y fue visitada por unas trescientas personas. Alrededor de ella organizamos un taller para estudiantes de secundaria en el que tanto científicos como artistas trabajaron con ellos en la creación de pequeños proyectos basados en arte y ciencia.

    ¿Qué plataformas utilizáis para difundir el proyecto? 

    Acabamos de organizar una exposición con las imágenes que se mostraron en el Imperial Festival 2013 (http://www3.imperial.ac.uk/festival) y no descartamos exponerlas en otros eventos.

    Todas las actividades se anuncian en nuestra web, www.beautifulscience.info, en el canal de Facebook www.facebook.com/beausci y en el Imperial College London (www3.imperial.ac.uk/). También se han escrito artículos acerca del proyecto, tanto en revistas científicas como de arte y diseño, e incluso uno de los proyectos se publicará en la edición asiática de National Geographic.

    ¿Tanto en la ciencia como en el arte es necesario salir de los laboratorios y los museos para acercarse más a la sociedad?

    Las posibilidades de comunicar la ciencia se multiplican si ofreces la experiencia a través del arte y/o el diseño. Este desafío supone un beneficio para todos. Los científicos salen de la rutina, de la zona de confort, esforzándose en explicar sus proyectos a un público no especializado. El artista o diseñador explora nuevas fuentes de inspiración, experiencias, contactos y publicidad adicional, y el público, por último, dispone de información científica veraz y atractiva, gracias al estímulo visual de la obra de arte o el diseño. Personalmente me empuja a explorar mi lado creativo, ganar experiencia en el desarrollo y gestión de este tipo de proyectos y labrar una carrera paralela en divulgación científica. 

    ¿Es más fácil sacar adelante un proyecto como Beautiful Science en el Reino Unido?

    La diversidad y oferta cultural de esta ciudad aviva todo tipo de colaboraciones interdisciplinares. Cuando planteamos la idea al Imperial College London les pareció estupenda y sugirió ampliarla para que otros investigadores pudiesen participar. El proyecto pasó rápidamente de seis a más de treinta personas. Aquello nos obligó a buscar nuevos recursos para desarrollar los proyectos y montar una exposición. 

    Aquí existen organizaciones, tanto gubernamentales como independientes, que aportan fondos para proyectos de divulgación científica. Además, Beautiful Science consiguió una beca del Imperial College London y otra de la fundación Wellcome Trust, dentro de su programa People and Society Awards, así como el apoyo de varias empresas, como Kimberly-Clark Professional o Elga (Veolia).

    Entre vuestros planes, ¿cabe la posibilidad de llevar la exposición a otros países e incluso de colaborar con museos?

    La filosofía de Beautiful Science se basa en acercar nuestros proyectos de investigación al mayor número de gente posible, así que estamos abiertos a colaboraciones con otros museos en distintos países. 

    De hecho en esta aventura han participado personas de varias nacionalidades, lo que nos está permitiendo presentarla fuera del Reino Unido. Sería una oportunidad estupenda, tanto para la promoción del proyecto como para mí, tener la posibilidad de organizar una exposición o dar a conocer el proyecto de cualquier otro modo en España. 

    Las obras de arte son propiedad de los artistas y no puedo prometer que estén todas disponibles, pero sí las imágenes y las propuestas.