• Alumni
  • Farmacia «non stop»

    Texto Miriam Salcedo de Prado [Com 04 PhD 08]Fotografía Manuel Castells

    Una brújula, múltiples rumbos: así es la Facultad de Farmacia. Pablo, Patricia, Míriam y Eduardo salieron de sus aulas con trayectorias muy distintas. 
    Sus testimonios reflejan la evolución del farmacéutico en el siglo xxi, uno de los perfiles más versátiles y dinámicos de la actualidad.


    «La Facultad de Farmacia ha cumplido cincuenta años. Este curso, además, celebra el veinticinco aniversario de Nutrición Humana y Dietética. Es, por lo tanto, un año redondo para recordar y admirar a los pioneros, y agradecer a todas aquellas personas que, con su granito de arena, hacen posible este proyecto ilusionante. Ahora la historia nos brinda la oportunidad de construir un futuro brillante que acrecente el prestigio de esta Facultad».

    Las palabras de la sexta decana de la Facultad, Adela López de Cerain, evocan tradición y gratitud a los impulsores de los estudios de Farmacia en 1964 —cuando se convirtió en la quinta Facultad de Farmacia en España— , al tiempo que se comprometen con el presente y el futuro de sus 814 estudiantes matriculados este curso en sus grados y posgrados.

    En total, en su primer medio siglo de andadura 6 889 graduados se han formado en sus aulas y se han defendido 475 tesis doctorales. En el último curso los investigadores de esta Facultad han participado en 37 proyectos —con un 84% de financiación externa—, han firmado 106 artículos científicos y capítulos de libros, 81 comunicaciones en congresos y registrado dos patentes. Junto a estos datos, también destaca  la inserción laboral de sus graduados, que ronda el 90 por ciento.

    A pesar de los excelentes números, Farmacia no se conforma: «Trabajamos para formar a los mejores especialistas en el Medicamento y en la Nutrición, quienes en colaboración con otros profesionales sanitarios buscan el bienestar del paciente. Profesionales exigentes consigo mismos, con vocación de servicio, íntegros y enamorados de su trabajo».

    «La investigación también está en nuestro ADN y es una de nuestras maneras de contribuir al progreso de la sociedad», insiste con conocimiento de causa la decana. Como especialista en seguridad alimentaria —es catedrática de Toxicología— ha publicado varios capítulos en libros y más de cien artículos de investigación.

    En la búsqueda de una formación cada vez más completa para los alumnos, Farmacia ha firmado 58 convenios de intercambio internacional, gracias a los cuales 26 alumnos realizan sus prácticas este año en centros de otros países. El bagaje humano es, además, prioritario para esta Facultad: «Nuestra obligación es emplearnos a fondo para que durante su paso por la Universidad no sólo sienten las bases de sus conocimientos y competencias técnicas, sino que los estudiantes vivan en un ambiente idóneo donde madurar su personalidad, colaborar en proyectos de acción social, mejorar su autoestima, plantearse las grandes cuestiones de la Humanidad, conocer a personas de otros países y culturas, desarrollar espíritu crítico, practicar deporte o alguna actividad artística…».

    Para ello la decana y su equipo «hacen Facultad» día a día, con especial empeño en que quienes formaron parte de su proyecto nunca se desvinculen de él: «Queremos seguir contando contigo», interpelan a los antiguos alumnos. Ellos, dicen, son parte de su historia, y de su futuro. EduardoPabloMiriam Patricia, cinco graduados en cinco áreas muy distintas, han respondido a la llamada. Estos son sus testimonios.