Vocación docente


Se graduó en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra en 1981 y al año siguiente comenzó a dar clases. Hoy es profesor también en otros centros internacionales y es director de su propio estudio, Mangado y Asociados. Tiene una gran vocación docente y asegura que, junto con sus hijos, sus alumnos son su mejor patrimonio: “Soy profesor y arquitecto. No podría hacer la arquitectura que hago sin la enseñanza y tampoco podría enseñar arquitectura sin las experiencias vitales que me produce el ejercicio de la arquitectura”.