• Alumni
  • “El ajedrez y la comunicación comparten un denominador común: la estrategia”

    Texto Redacción NTFotografía Manuel Castells [Com 87]

    Acudió a sus primeros torneos con poco más de cinco años. Desde entonces hizo compatible su afición al ajedrez con los estudios de Periodismo


    ¿Cómo y cuándo empezó a interesarse por el ajedrez?
    Cuando teníacinco años. Mi padre me enseñó los movimientos de las piezas. Jugaba con él y todos los sábados recibía clases de un jugador muy fuerte de Burgos que me mostró las claves del deporte. A esa edad comencé a competir en torneos.

    Con solo cinco años, ¿no resulta dura tanta disciplina?

    Para nada. Los jugadores asumen voluntariamente esa disciplina, similar en otros deportes. En todos se entrena, se compite y se lucha. El ajedrez y la disciplina propia del juego ayuda a los niños en los estudios, aprenden a concentrarse mejor,  a ser más creativos, a pensar por ellos mismos, a tomar una decisión, a equivocarse, a asumir esa equivocación sin más consecuencias que perder una partida. Les ayuda a tener una visión global de una situación, a desarrollar la memoria, la intuición; aprenden a competir y a ser deportistas. Por ejemplo, los jugadores de ajedrez se dan la mano al comienzo y al final de la partida.  En conjunto, aporta conocimiento, agilidad de cálculo y reflexión. También entretenimiento. Y lo más importante: visión holística y estratégica.

    En algunos países este deporte se enseña en la escuela como una materia más.
    Exacto. Sin ir más lejos el pasado 13 de marzo el Parlamento Europeo aprobó el programa “Ajedrez en la escuela” por el que se pretende ayudar en la integración del ajedrez como asignatura en los colegios dentro de los países de la UE. Es un paso muy importante para dar un reconocimiento social a un deporte que todavía no lo tiene. Y lo más importante: ayudará a que dentro de algunos años España cuente con ajedrecistas más fuertes y mejor posicionados.

     ¿Cómo se crean las clasificaciones en el mundo del ajedrez?
    Los jugadores de ajedrez están sujetos a un ranking. El ELO (sistema de puntuación por el que se mide la fuerza de los ajedrecistas) tiene carácter nacional (ELO FEDA) e internacional (ELO FIDE). Para conseguir entrar en las lista de ELO hay que jugar con ajedrecistas que tengan puntos y puntuar en algunas partidas. Cuando sacas los puntos ELO cada partida que juegas con rivales que tengan puntuación te suma (si ganas) o te resta (si pierdes).

    ¿Cómo es el día a día en un torneo?

    Los torneos de larga duración (7-9 días) son muy exigentes ya que, a pesar de disputar una sola partida por día, éstas se pueden alargar hasta las 3-4 horas. En los torneos no solo hay que estar preparado técnicamente, sino que además el componente físico es importante, pues el desgaste es grande. También hay que estar preparado mentalmente para la presión de los enfrentamientos. Y a eso hay que sumar la preparación de cada partida y de cada rival.

    Los jugadores de élite tienen cierta fama de excéntricos ¿qué tiene esto de cierto y a qué se debe?

    No es cierto. Creo que, como en todas las disciplinas, depende de la condición humana y no debe ligarse nunca a un deporte. Existen personas excéntricas que juegan al ajedrez, al fútbol, que son cocineros, políticos o periodistas, pero no hay ajedrecistas excéntricos por el hecho de ser ajedrecistas. Algunos líderes y ciertos campeones de este deporte han dado esa visión negativa de los jugadores profesionales. Tampoco el cine ha mejorado esta imagen con películas como La defensa Luzhin o En busca de Bobby Fischer.

    Continúa en pdf.