Noticias© Comunicación Institucional, 31/12/2006

Universidad de Navarra

Manifiesto del PSOE

Autor: Josep-Ignasi Saranyana
Facultad de Teología
Universidad de Navarra

Fecha: 31 de diciembre de 2006

Publicado en: La Vanguardia (Barcelona)

El PSOE ha dado a conocer un manifiesto en el aniversario de la Constitución de 1978, que supone un innegable punto de partida para el diálogo. Es un documento de tono contenido, sólo disimuladamente agresivo en el párrafo quinto.

Los creyentes sabemos que ley y moral son ámbitos no coincidentes en todo. El asunto no es, por tanto, si constituye delito civil el aborto provocado y la unión estable entre homosexuales, aunque muchos pensamos que la permisividad corrompe la ciudadanía. Lo preocupante es que el aborto provocado (por citar uno de los casos mencionados en la proclama) sea presentado como un derecho. Nunca puede ser un derecho matar a un inocente.

Con los redactores del documento, cualquier cristiano repudia la ablación, la discriminación por sexo, el maltrato a la mujer, la tortura, la guerra (incluso cuando parece inevitable), la corrupción, el cohecho, la esclavitud, la explotación de los niños, la falta de libertad religiosa, etc. Y, por ello, nos alegramos sobremanera que nuestra constitución proteja los derechos fundamentales y que esté abierta a mejoras o perfeccionamientos futuros.

Sin embargo, el documento incrimina ladinamente a las religiones (por tanto, también a las confesiones cristianas) de crispar las relaciones humanas. Tomando pie de algunos acontecimientos luctuosos, que no se citan (quizá el 11-S o el 11-M y otros que se podrían aducir), responsabiliza a todas las creencias religiosas de mediatizar la voluntad ciudadana, haciendo imposible una convivencia verdaderamente pacífica.

Por ello, el manifiesto propone la laicidad como un "mínimo común ético constitucionalmente consagrado", que estaría por encima de toda creencia. Es obvio que no se usa aquí el término laicidad en sentido propio. Los redactores se refieren más bien al laicismo. Cualquiera sabe que la laicidad defiende la neutralidad del Estado en materias religiosas y que rehúye imponer un credo laico; un credo laico que estaría incluso por encima de la constitución…

Seamos más modestos. ¿Por qué no ir más bien a la constitución, y leer tranquilamente el preámbulo y el título primero? ¿O incluso un sólo artículo: el 16?

© 2006 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo