Noticias© Comunicación Institucional, 29/05/2005

Universidad de Navarra

Subidas del precio del petróleo: ¿Qué hemos aprendido?

Autora: Fernando Pérez de Gracia
Facultad de CC. Económicas y Empresariales
Universidad de Navarra

Fecha: 29 de mayo de 2005

Publicado en: Diario de Navarra

Aprender del pasado para comprender el presente. Esta es una máxima muy conocida entre los historiadores. Las recientes subidas del precio del petróleo son, sin lugar a dudas, un escenario ideal para aprender de la experiencia vivida.

La cotización del petróleo inició el año 2004 con una tendencia al alza que se mantuvo hasta el mes de octubre, fecha en la que alcanzó el máximo histórico de 51,5 dólares. Desde esa fecha y hasta acabar el año, el precio del crudo fue bajando y terminó 2004 en 40,46 dólares el barril. Sin embargo, en 2005 ha vuelto a subir, alcanzando máximos históricos. Recientemente, el pasado 17 de marzo, el barril superó los 56 dólares. Todos los informes apuntan que tanto la subida del año 2004 como la del año 2005 no han sido puntuales.

Son varios los motivos que nos ayudan a entender las escaladas en los precios del petróleo en los últimos años. En primer lugar, se han producido numerosos acontecimientos internacionales que han influido de una manera clara y significativa en el espectacular encarecimiento del petróleo. La incertidumbre generada por los procesos electorales en Venezuela y en los EE.UU., dos países de referencia para el mercado del crudo del petróleo; la existencia de conflictos sociales y laborales en Nigeria; la continuidad de la espiral de violencia en importantes países productores de petróleo de Oriente Medio.

En segundo lugar, otra de las razones de la subida tiene que ver con la estructura productiva en la industria del petróleo. Buena parte de la industria petrolífera, la que controla la producción y, por lo tanto los precios, ha invertido poco o muy poco en explotación, transporte y refino del crudo. Por ello, la industria productora de petróleo no reacciona rápidamente ante cambios inesperados en la demanda de petróleo.

En tercer lugar, el mercado del crudo de petróleo no genera unos excedentes de producción adecuados, lo cual afecta directamente a los precios. Esto es, la capacidad de producción excedentaria (la generada por encima de la demanda del mercado) de los países productores de petróleo se ha situado recientemente a niveles muy bajos.

Además de estos factores relacionados con la oferta, hay que tener en cuenta que la demanda de petróleo, lejos de estabilizarse, sigue aumentando. Tanto los países ya desarrollados como los emergentes están demandando más petróleo y el recurso a energías alternativas no deja de ser caro y limitado actualmente.

Todo lo expuesto nos muestra un mercado de petróleo muy sensible a cualquier perturbación o problema en la oferta y/o a movimientos inesperados en la demanda, lo cual provoca fuertes cambios en los precios.

Bueno, ¿y a partir de ahora qué podemos esperar? Todo parece indicar que el mercado de crudo de petróleo permanecerá tenso en los próximos meses. La espiral de violencia en Oriente no parece terminar, los países productores no están por la labor de aumentar significativamente la oferta de crudo y las presiones sobre la demanda parecen que se van a incrementar en el futuro más cercano. Las previsiones indican que Asia será la zona geográfica donde se concentrará el mayor aumento de la demanda y todas las miradas apuntan hacia China. Por todo ello, los precios se mantendrán en niveles elevados en el corto y medio plazo. Las recientes subidas de los precios del petróleo dejarán de ser algo coyuntural o temporal y empezarán a tener un comportamiento permanente en el mercado.

Y, ¿cómo nos afectarán dichas subidas? De nuevo, la historia nos enseña qué ha ocurrido antes. Las pasadas escaladas de los precios han tenido un impacto negativo en la economía deteriorando el crecimiento de la producción, amenazando el lento crecimiento de la productividad, repercutiendo negativamente sobre la inflación y provocando inestabilidades en los mercados financieros. El efecto final es difícil de predecir y, sin duda alguna, tenemos que ser cautos. Hay que tener en cuenta la dependencia del petróleo en los distintos países, la flexibilidad de sus economías para adaptarse al nuevo entorno y el margen de maniobra de la política fiscal y monetaria para hacer frente a la escalada de los precios del crudo. Lo que sí sabemos, por lo que hemos aprendido del pasado, es que esta variable ha sido y será determinante de la evolución económica.

© 2005 Universidad de Navarra | Campus Universitario. 31080 Pamplona. Navarra (España). Tfno: +34 948 42 56 00 | Enviar e-mail de consulta Noticias

 

NoticiasDirectorioCuerpo