Noticias:

Proximidad, apertura y diversificación: claves de la revitalización de los Cascos Antiguos

Autor: Manuel Ferrer
Profesor de Geografía
Universidad de Navarra
Fecha:  28 de octubre de 2001
Publicado en:  Diario de Navarra

Criterios de revitalización urbana

Tras dos décadas de Rehabilitación en España, los resultados son excelentes en el plano de la mejora morfológica y de la habitabilidad en aquellas ciudades o sectores urbanos donde se ha aplicado. Hay sin embargo notables diferencias cuando se analizan desde la perpectiva de la centralidad. En unos subsistemas se mantiene la centralidad social, convivencial y funcional. En otros, los más complejos, se han acentuado los procesos de despoblación, envejecimiento y deterioro social. Desde la dinámica de las actividades, es muy relevante la acción del sector público, Ayuntamientos y Autonomías, en ambos tipos de Cascos Antiguos. Los subsistemas complejos muestran, sin embargo, una gran diversidad de situaciones de las funciones económicas, especialmente vulnerables en el contexto de las transformaciones urbanas de la segunda mitad del siglo XX.

Habría que preguntarse, a fin de explicar las sombras de la Rehabilitación y plantear soluciones, en que medida se ha tenido en cuenta lo siguiente. En la base de toda organización urbana hay unos criterios básicos, según los cuales el hombre percibe el espacio en el que desarrolla su vida. Son éstos la proximidad, la lejanía, la obturación o aislamiento y la apertura. Se traducen a su vez en unas variables fundamentales. Unas son fijas y corresponden al tamaño y al soporte físico -el emplazamiento de que hablamos los geógrafos-. Otras son dinámicas y se concretan en el planeamiento en general, y en la peatonalización y el aparcamiento particularizados. Este es, pues, el nervio de mi intervención en el I Congreso de Centros Históricos organizado en Madrid por ARCHIVAL: conseguir un "Centro Histórico vivo, que no sea una pieza aparte de la ciudad, sino parte esencial de la misma", cuya Ponencia Marco he presentado.

La revitalización integral entre la renovación y la rehabilitación

Cuatro han sido los puntos nucleares en los que se fundamenta mi propuesta, estrechamente interrelaccionados, si se desea que los Centros Históricos sean organismos vivos, y por lo tanto diversos en el ejercicio de la centralidad.
1) La apertura hacia una renovación respetuosa, no sólo en el orden morfológico, esto es de la trama edificada, sino también en el económico y social.
2) La dinamización de las relaciones público-privadas.
3) La integración de los cascos en la vida urbana y regional.
4) La integración de las nuevas tecnologías.

La Renovación permite un cambio de imagen de los Cascos, a partir de tipologías de vivienda y espacios públicos creativos pero nunca rupturistas, en el marco de entornos dotados de espacios públicos abundantes, zonas verdes, pequeñas y grandes, equipamientos y comercio, de barrio y urbanos. La apuesta por la renovación urbana significa perder el miedo a las cirugías, cuyo término es bien rico en significado. Sajar significa salvar a un enfermo con una operación adecuada a su situación. Se entiende como una forma más de tratamiento, pensada para los cascos de grande y medio tamaño, combinada o complementaria de la Rehabilitación.

Queremos decir, que tras la experiencia acumulada sobre la Rehabilitación en los años ochenta y primera mitad de los noventa, carece de sentido diseñar Planes Especiales que sigan los postulados convencionales. Nos referimos a cascos donde la vulnerabilidad ha alcanzado gravedad extrema, o existe la tendencia a la agudización de problemas desde las perspectivas morfológica, habitacional, demográfica, social y funcional. Ni que decir tiene que en estos principios del siglo XXI, la flexibilizacción, todavía escasa y muy localizada en determinadas ciudades, no basta para la salvaguarda de los Cascos Antiguos. De no aplicar criterios más radicales en cascos de reciente tratamiento o en los todavía muy numerosos sin Plan, existe el peligro de que la degradación avance más rapidamente que la Rehabilitación y se difunda a esta última desde el punto de vista de la desfuncionalización y de la sustitución social.

El valor de la la diversidad

En conclusión, parece conveniente devolver al casco la diversificación funcional que es propia de su memoria histórica, respetando su legado pero integrando las funciones en el presente y el futuro. Esta redefinición del concepto de revitalización reconvirtiéndolo a la pluralidad de acciones morfológica, social, económica y ambiental, no invalida, sino que enriquecería y complementaría a la Rehabilitación. Es obvio, que la Rehabilitación en sí misma sigue teniendo validez en un contexto de mayor flexibilidad. La apertura selectiva hacia la Renovación urbana respetuosa con el entorno, contribuiría a superar la inercia de las posiciones rígidas y propiciaría actuaciones guiadas por la flexibilidad y la audacia, rompiendo moldes en exceso protectores.

La oposición a los aparcamientos, propia de la Escuela de Bolonia de los años sesenta y setenta, hoy se halla practicamente superada teniendo en cuenta el fracaso a que han dado lugar sus postulados: fijar una población de suyo envejecida o en proceso de envejecimiento, primar el artesanado y las funciones convencionales en una sociedad de diversificación funcional; recuperar el diseño de su inspiración primigenia dando lugar en ocasiones al fachadismo, que es una caricatura de la trama originaria, sin llevar a cabo las remodelaciones adecuadas de la vivienda.

Versión para imprimir