Noticias: 26/02/04 [ © Comunicación Institucional, 2004 ]
Suscríbase a las noticias 
Gracias, don Antonio
Autor:Rafael Domingo
Director de la Cátedra Garrigues
Universidad de Navarra
Fecha: 26 de febrero de 2004
Publicado en:  ABC (Madrid)

Embajador y ministro, fundador, con su hermano Joaquín, del primer despacho colectivo en España, hoy Garrigues Abogados y Asesores Tributarios, académico y ensayista, Antonio Garrigues Díaz-Cañabate fue uno de los auténticos hacedores de la historia española del pasado siglo XX.

Durante sus cien años de vida fecunda, supo estar siempre a la altura de las circunstancias por complejas que éstas se presentaran. Don Antonio abrió camino, dejó poso, tiró de España hacia arriba y, en algunos momentos políticos especialmente delicados, incluso cargó con ella, se echó España a sus espaldas, con tal señorío y discreción que sólo el paso del tiempo nos ha permitido conocer ciertos detalles de su auténtico patriotismo, en el sentido más genuino y noble del término. Esto fue posible gracias a su desinteresado afán de servicio y a sus firmes convicciones éticas, auténticas alas que le permitieron desenvolverse en la vida política, jurídica, empresarial y académica de su tiempo con la libertad propia de quien ha sabido renunciar a sus ambiciones personales.

Dotado de un eficaz sentido realista, a modo de sexto sentido, don Antonio se hacía cargo con rapidez de cada situación lo que le facilitaba enormemente la toma acertada de decisiones, huyendo de generalidades y sabiendo cambiarlas cuando así parecía exigirlo el interés general. Este realismo explica, por ejemplo, que siendo él, en su juventud, de ideas republicanas, se convenciera con los años de la necesidad de restaurar la monarquía en España en la persona de don Juan Carlos, de cuya mano vino poco después la democracia a nuestro país.

Infatigable trabajador, vivió don Antonio con intensidad cada momento de su vida. Con esa misma intensidad gozará ya del Amor eternamente.

Versión para imprimir